Informe revela que las primeras 24 horas de vida son las más...

Informe revela que las primeras 24 horas de vida son las más peligrosas para los niños de países en vías de desarrollo

Cada año mueren aproximadamente dos millones de niños en su primer día de vida, según el informe ‘State of the World’s Mothers’ de Save the ChildrenTécnicas simples y costeables reducirían los fallecimientos en un 70 por ciento


COMPARTE ESTA NOTA

Westport, CT–(HISPANIC PR WIRE – US Newswire)–9 de mayo de 2006–Para la mayoría de los niños de países en vías de desarrollo, el día más peligroso de sus vidas es precisamente el de su nacimiento.

Entre los más de 10 millones de niños menores de 5 años que mueren cada año, cerca de 1 de cada 5—un estimado de 2 millones de bebitos—fallece en las primeras 24 horas de vida, según el séptimo informe anual “State of the World’s Mothers”, dado a conocer en el día de hoy por Save the Children, organización humanitaria global independiente. Según el informe, otro millón de bebitos mueren entre el segundo y séptimo día de vida. Asimismo, un total de 4 millones fallece durante el primer mes de vida.

“Las primeras horas, días y semanas de la vida de un bebito son cruciales. Aún así, sólo una ínfima minoría de niños de países pobres recibe cuidados de salud apropiados durante este período altamente vulnerable, aseguró Charles MacCormack, presidente y director ejecutivo de Save the Children. “Las medidas de salud más simples que se dan por sentadas en los Estados Unidos, pueden implicar la diferencia entre la vida y la muerte para esos bebitos. Intervenciones de bajo costo como la vacunación de las mujeres contra el tétanos, y proporcionar una asistente experimentada a la hora del nacimiento, podrían reducir las muertes de recién nacidos hasta en un 70 por ciento, si se llevan a cabo universalmente”.

El informe destaca que la mayoría de los fallecimientos de recién nacidos es resultado de causas tratables o que pudieran haberse prevenido, como infecciones, complicaciones durante el nacimiento, y bajo peso al nacer.

“Las muertes de recién nacidos son uno de los problemas de salud más ignorados”, agregó MacCormack. “Si bien en la última década se ha logrado un progreso significativo en la reducción de muertes entre niños menores de 5 años, no ha ocurrido lo mismo en cuanto a la reducción de la tasa de mortalidad de bebitos durante el primer mes de vida. Las muertes de recién nacidos son tan comunes en muchas partes del mundo en vías de desarrollo, que los padres evitan darle nombre a los bebitos hasta que tienen de una semana a tres meses de nacidos”.

HALLAZGOS DEL INFORME:

El informe revela que diez naciones componen más de dos terceras partes del total de muertes de recién nacidos en el mundo. La mayor cifra de fallecimientos se reporta en la India (más de un millón) y China (416,000). Sin embargo, a causa de la enorme población de ambos países, a ninguno de éstos se les señala con los mayores índices de muertes de recién nacidos.

En general, la región del mundo con mayores tasas de mortalidad de recién nacidos es el Africa Subsahariana, donde 1 de cada 5 madres ha perdido al menos un bebito al nacer, puntualiza el informe. El mundo industrializado, incluyendo Estados Unidos, compone sólo un uno por ciento aproximadamente del total de muertes de recién nacidos a nivel mundial.

Las Américas lograron una reducción del 40 por ciento en la tasa de mortalidad de recién nacidos, en gran medida debido al progreso en Latinoamérica, donde seis naciones han alcanzado reducciones del 50 por ciento o más. En la región, 1 de cada 5 mujeres ha experimentado la muerte de su hijo recién nacido. La tasa total de mortalidad de recién nacidos es de 3 en cada 250 nacimientos.

Al evaluar el bienestar de madres y recién nacidos en 53 países de bajos ingresos, Save the Children clasificó a Liberia y Afganistán en los últimos lugares, y ubicó a Vietnam y Nicaragua en los primeros. La tasa de mortalidad de recién nacidos en Liberia (aproximadamente 7 muertes por cada 100 nacimientos) es más de cinco veces mayor que la de Vietnam (1 por cada 100 nacimientos).

El informe también evaluó a 25 países en vías de desarrollo con ingresos de nivel medio, y ubicó a Irak en último lugar (6 muertes por cada 100 nacimientos) y Colombia en el primero (1 por cada 100 nacimientos).

De 78 países con ingresos medios y bajos, seis naciones latinoamericanas—Colombia, México, Brasil, Nicaragua, Perú y Guatemala—están llevando a cabo un trabajo admirable en el mejoramiento de la salud y la salvación de las vidas de madres y bebitos, a pesar de disponer de recursos limitados, figurando entre los 10 primeros lugares. Los logros de Nicaragua son especialmente significativos. A pesar del bajo Producto Nacional Bruto per capita, la nación ha implementado medidas efectivas para disminuir la tasa de mortalidad. En realidad, a pesar de que Nicaragua tiene aún mucho que mejorar, ha superado a 20 naciones en vías de desarrollo con mayores recursos, incluyendo a Sudáfrica y Egipto.

Entre las 33 naciones industrializadas evaluadas en el informe, Estados Unidos quedó a sólo un lugar del último, antes que Latvia y empatado con Hungría, Malta y Eslovaquia. El informe afirma que la tasa de mortalidad de recién nacidos en los Estados Unidos es aproximadamente tres veces mayor que las de Finlandia, Islandia, Noruega y Japón.

El informe, además de las cifras, ofrece impresionantes anécdotas de cómo las comunidades de países en vías de desarrollo trabajan en común para reducir los fallecimientos de recién nacidos. Por ejemplo, en Bolivia, se están implementando nuevos métodos que respetan la tradición, mejorando al mismo tiempo la prevención de infecciones. Actualmente, las piedras que se utilizan como tradición en sustitución de cuchillos para cortar el cordón umbilical (porque, según se afirma, el corte con la hoja de metal provocaría que el niño se convierta en un ladrón) son esterilizadas por las familias en una olla ceremonial de barro antes de realizar el corte.

RECOMENDACIONES

Para lograr éxitos similares en la supervivencia de recién nacidos en otros países en vías de desarrollo, el informe de Save the Children ofrece las recomendaciones siguientes:

— Invertir más para ayudar a que las chicas y jóvenes de países pobres tengan mayor acceso a educación, nutrición y anticonceptivos modernos.

— Proporcionar soluciones de bajo costo y simplicidad tecnológica a madres y bebitos que puedan salvar vidas durante el embarazo, a la hora del nacimiento e inmediatamente después del mismo. Estas medidas consisten en vacunas antitetánicas, presencia de asistentes experimentadas en el parto, tratamiento inmediato de infecciones en los recién nacidos, y educación acerca de la higiene, abrigo y lactancia apropiadas para los infantes.

— Aumentar la disponibilidad de cuidados de salud de calidad para las madres después del nacimiento del bebito.

El informe exhorta a los gobiernos a incrementar el apoyo político y financiero a estas soluciones probadas que garantizan la vida de madres y bebitos. También pide al público estadounidense apoyo a una mayor ayuda internacional a la salud materna, de los recién nacidos, y los niños, respectivamente.

MacCormack puntualizó que Save the Children tiene el compromiso de contribuir a la salvación de vidas de recién nacidos en todo el mundo. Gracias al financiamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates en el año 2000, Save the Children ha estado trabajando en la prevención de enfermedades y muertes de los bebitos que corren mayores riesgos de fallecimiento en Asia, Africa y Latinoamérica. Desde el inicio del proyecto, se han prestado servicios esenciales de salud a más de 20 millones de madres. Save the Children, a través de una nueva subvención otorgada por la Fundación Bill y Melinda Gates, recibida en diciembre del 2005, está concentrada en estos momentos en hallar formas de identificar y promover la adopción a gran escala de herramientas y métodos probados y de bajo costo en 18 naciones, para resolver las tres causas principales de muerte en bebitos de una semana de nacidos: infecciones, falta de oxígeno durante el parto y el nacimiento, y peso insuficiente al nacer.

Además de esta dedicación especial a recién nacidos y madres, el informe incluye el séptimo índice anual Mothers’ Index que identifica los países mejores y peores para ser madre y niño, mediante una observación integral a su bienestar en 125 países. Por séptimo año consecutivo, los países escandinavos dominan los primeros lugares de la clasificación, con Suecia en primer lugar. Los Estados Unidos y Gran Bretaña están empatados en el décimo lugar, y Níger ocupa el último.

Para más información acerca del informe “State of the World’s Mothers 2006”, visite el sitio Web http://www.savethechildren.org.

Save the Children es la principal organización independiente que crea cambios duraderos para niños necesitados en los Estados Unidos y el mundo. Save the Children USA es miembro de la International Save the Children Alliance, red global de 27 organizaciones Save the Children independientes, que trabajan para garantizar el bienestar y la protección de la niñez en más de 110 naciones. Para obtener más información, visite el sitio Web http://www.savethechildren.org

Informe revela que las primeras 24 horas de vida son las más peligrosas para los niños de países en vías de desarrollo