Internos de medicina que trabajan turnos prolongados duplican los riesgos de accidentes...

Internos de medicina que trabajan turnos prolongados duplican los riesgos de accidentes automovilísticos cuando regresan a sus hogares procedentes del hospital



COMPARTE ESTA NOTA

Rockville, MD–(HISPANIC PR WIRE – US Newswire)–12 de enero de 2005–Los médicos que pasan su primer año de adiestramiento (conocidos también como “internos”) que trabajan turnos prolongados de más de 24 horas, son dos veces más propensos a experimentar un accidente de tránsito al salir del hospital; y cinco veces más propensos a potenciales incidentes menores de colisión en la carretera que los internos que trabajan turnos de menos horas; según señala un artículo publicado en el número correspondiente al 13 de enero de la revista New England Journal of Medicine.

El artículo, titulado “Extended Work Shifts and the Risk of Motor Vehicle Crashes among Interns” (Turnos de trabajo prolongados y el riesgo de accidentes automovilísticos entre los internos), es el tercero de una serie de investigaciones en torno al impacto del horario prolongado y la fatiga de los internos, llevada a cabo por la División de Medicina del Sueño de Brigham and Women’s Hospital y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston. Los dos primeros estudios fueron publicados en el número correspondiente al 28 de octubre del 2004 de la revista NEJM. Los tres estudios fueron co-financiados por la HHS’ Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de la Salud [AHRQ] adscrita al Departamento de Salud y Servicios Humanos) y National Institute for Occupational Safety and Health in the Centers for Disease Control and Prevention (Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades).

La Dra. Laura K. Barger, Ph.D., Asociada de Investigaciones de Medicina del Brigham and Women’s Hospital y la Escuela de Medicina de Harvard , en unión de sus colegas, reclutó a 2,737 internos de varias instituciones médicas de toda la nación, para que llenaran detalladas encuestas mensuales donde anotaron sus horas de trabajo, frecuencia de los turnos de más de 24 horas, e historia de seguridad en la conducción, incluyendo accidentes automovilísticos, incidentes menores de colisión en los cuales no llegaron a producirse daños a la propiedad, e incidentes en los que el conductor se quedó dormido mientras manejaba, o durante un embotellamiento de tráfico. Se recolectaron más de 17,000 encuestas entre los meses de abril y mayo del 2003. Asimismo, los investigadores seleccionaron al azar un 7 por ciento de los estudiantes participantes para que realizaran anotaciones de trabajo diario, que fueron verificadas mediante observación directa.

El estudio reveló que la mayoría de los internos trabajaron con frecuencia durante más de 30 horas consecutivas, y reportaron que estuvieron despiertos el 96 por ciento de su horario de trabajo en el hospital, como promedio. Asimismo, durante los 12 meses que duró el estudio, los internos reportaron un promedio de 80 horas o más durante el 46 por ciento de las semanas laborales; y 100 horas o más durante el 11 por ciento de esas semanas de trabajo.

“Este estudio revela claramente que el impacto de un horario extenso de trabajo y la fatiga se extiende más allá del hospital. Estos [tres] estudios han ofrecido el basamento de la evidencia para asegurar que los turnos de trabajo hospitalario sean adecuados, a fin de ofrecer el mejor adiestramiento a los jóvenes médicos, sin implicar un peligro para su salud y seguridad, así como para la de sus pacientes y otras personas”, afirmó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ.

Los participantes del estudio reportaron un total de 320 accidentes durante los 12 meses de la investigación, incluyendo 133 que tuvieron como consecuencia tratamientos en la Sala de Emergencias, daños a la propiedad equivalentes a más de $1,000, o la confección de un reporte policíaco. Un poco más del 40 por ciento de los 320 accidentes se produjo durante el recorrido en automóvil desde el hospital. Cada turno extendido programado por mes incrementó la tasa mensual de accidentes al regreso del trabajo en un 16 por ciento; y el índice mensual de cualquier tipo de accidente automovilístico en un 9 por ciento. Asimismo, los internos fueron dos veces más propensos a quedarse dormidos mientras conducían, o más de tres veces más propensos a dormirse en un embotellamiento, durante los meses que trabajaron durante cinco o más turnos prolongados.

“Como aproximadamente el 70 por ciento de los internos participantes en el estudio tiene que conducir un vehículo para ir al trabajo, la eliminación de los turnos prolongados evita una cantidad sustancial de accidentes”, aseguró la Dra. Barger.

El Dr. Charles A. Czeisler, Ph.D., M.D., autor principal que dirige el Grupo de Horas de Trabajo, Salud y Seguridad de Harvard, equipo que llevó a cabo los tres estudios mencionados; Profesor Baldino de Medicina del Sueño, y Director de la División de Medicina del Sueño de la Escuela de Medicina de Harvard, agregó: “No es seguro estar detrás del timón de un vehículo después de trabajar durante 24 horas consecutivas. La profesión de cuidados de la salud tiene el deber de proteger a sus jóvenes internos contra la exposición al conocido peligro de la conducción soñolienta, que provoca cada año más de 100,000 accidentes automovilísticos en las carreteras de la nación”.

Nota del Editor: Para más información acerca de la falta de sueño y la seguridad, visite el sitio http://workhours.bwh.harvard.edu.

–30–

CONTACTO:

AHRQ Public Affairs

(301) 427-1855

(301) 427-1857

Internos de medicina que trabajan turnos prolongados duplican los riesgos de accidentes automovilísticos cuando regresan a sus hogares procedentes del hospital