La campaña por la equidad en escuelas secundarias hace un llamado a...

La campaña por la equidad en escuelas secundarias hace un llamado a los legisladores de California y federales para que aborden la crisis de estudiantes que abandonan sus estudios

La alianza de derechos civiles publica agenda política con énfasis en las inequidades en la educación; responsabilidad por las escuelas secundarias, reportes de datos y desempeño de estudiantes entre las prioridades de la reforma política


COMPARTE ESTA NOTA

SAN DIEGO, 5 de diciembre / PRNewswire-HISPANIC PR WIRE / — La Campaña por equidad en escuelas secundarias (CHSE por sus siglas en inglés), una alianza de grupos líderes activistas de derechos humanos que trabajan por la reforma educativa, reunió hoy a líderes de la educación y derechos civiles en una sesión informativa de política para debatir las recomendaciones de su agenda política, “Reforma de la política para escuelas secundarias: Un plan de éxito”.

En la sesión, celebrada para coincidir con la conferencia anual de educación de la Asociación de Juntas Escolares de California, CHSE envió un mensaje urgente a los legisladores del estado y al Congreso: Para mejorar los índices de graduación, revertir las tendencias de alumnos que abandonan sus estudios y fortalecer la economía se necesitan políticas de educación que hagan a las escuelas secundarias responsables y den a las escuelas los recursos para preparar a los estudiantes correctamente para la universidad y la fuerza laboral moderna.

La crisis de estudiantes que abandonan sus estudios en California ha alcanzado proporciones epidémicas, lo que refleja las tendencias nacionales. Diez por ciento de las escuelas secundarias de California se consideran fábricas de estudiantes que abandonan sus estudios, escuelas donde más del 60 por ciento de la clase de primero año no se gradúa en cuatro años. Y mientras que el 70 por ciento de todos los estudiantes en California se gradúan, dos de cada cinco estudiantes afroamericanos y latinos no lo hacen, y más del 50 por ciento de los estudiantes provenientes de Camboya, Laos y de habla hmong no se graduaron en el año 2000 conforme al Departamento de Educación de California. A nivel nacional, sólo el 50 por ciento de los nativos americanos y de Alaska, 55 por ciento de los afroamericanos y 57 por ciento de los estudiantes latinos se gradúan de la escuela secundaria cada año en comparación con el más de 75 por ciento de los estudiantes de la raza blanca.

“La crisis económica que ronda en gran medida a California y a todo el país está inseparablemente relacionada con la política educativa”, dijo Michael Wotorson, director ejecutivo de CHSE. “Una educación secundaria de alta calidad representa verdaderos dólares y oportunidades de empleo, elementos especialmente esenciales para la salud financiera de California, un estado con una de las mayores economías del mundo. No podemos esperar más por políticas educativas que hagan responsables a las escuelas secundarias por la graduación de todos los estudiantes y por su preparación para la universidad y el ámbito laboral del siglo 21”.

Conforme a la Alliance for Excellent Education (Alianza para una Educación Excelente), los casi 162,000 estudiantes no graduados de la clase de 2008 de California dejarán de ganar más de US$40 mil millones de dólares en ingresos durante su vida. Si California puede elevar los índices de graduación e inscripción en universidades de los estudiantes de color a los niveles de sus compañeros blancos para el año 2020, el estado vería más de US$101 mil millones inyectados en su economía. A nivel nacional, el mismo incremento en los índices de graduación añadiría, según cálculos conservadores, más de US$310.4 mil millones a la economía de Estados Unidos.

Jack O’Connell, superintendente, Departamento de Instrucción Pública de California; Ramón Miramontes, decano de asuntos académicos, Los Angeles Southwest College y director del distrito de Los Ángeles, Liga de Ciudadanos Latino Estadounidenses (LULAC por sus siglas en inglés); Ray King, presidente y director ejecutivo, Liga Urbana del Condado de San Diego; Dr. Phoumy Sayavong, investigador en jefe, distrito escolar unificado de Oakland; y Carmen Iñiguez, director estatal de campaña, Californians for Justice, se unieron a Wotorson y líderes políticos, de educación y de derechos civiles de todo California en la sesión, donde enfatizaron la importancia de la reforma de la educación secundaria.

“Reforma de la política para escuelas secundarias: Un plan de éxito”, ofrece recomendaciones específicas a la política para eliminar la diferencia entre desempeño e incrementar los índices de graduación para cada estudiante. Estas recomendaciones incluyen:

— requerir reportes públicos de datos desglosados por antecedentes raciales y étnicos para resaltar los subgrupos de estudiantes;

— hacer responsables a las escuelas secundarias por el incremento en los índices de graduación para todos los subgrupos de estudiantes y considerar los índices de graduación con la misma importancia que las evaluaciones de alta calidad alineadas con la preparación para la universidad y el trabajo;

— mejorar las aptitudes para leer y para las matemáticas sin sacrificar el acceso a materias de alto nivel académico;

— proporcionar excelentes profesores a los estudiantes y ayudar a los padres para que jueguen un papel más importante en la educación de sus hijos; y

— garantizar que la política federal proporcione recursos suficientes para atender las necesidades de todos los estudiantes, incluso los que están aprendiendo el idioma inglés.

“La Ley Sin dejar Ningún Niño Atrás (No Child Left Behind Act) y otros vehículos legislativos ofrecen sistemas para mejorar las oportunidades educacionales para todos los estudiantes, especialmente los estudiantes de color”, dijo Brent A. Wilkes, director ejecutivo de LULAC, socio de CHSE. “Por ejemplo, California puede garantizar que los estudiantes de color en escuelas con altas necesidades tengan acceso a instrucción de la misma calidad que los estudiantes en áreas adineradas mediante la recopilación y los reportes abiertos de datos escolares que muestren las diferencias en el desempeño y los índices de graduación por raza, grupo étnico e ingresos.”

CHSE es una alianza de organizaciones líderes en derechos humanos que representan a las comunidades de color centrada en la reforma educativa de las escuelas secundarias. Entre sus miembros están la Liga Nacional Urbana, Consejo Nacional de La Raza, Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, Conferencia de Liderazgo sobre el Fondo Educativo de Derechos Humanos, Fondo México-americano de Defensa Legal y Educativa, Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nominados, Alianza por una Educación Excelente, Asociación Nacional de Educación Hindú y el Centro de Acción de Recursos del Sudeste Asiático.

CHSE es un proyecto especial de Rockefeller Philanthropy Advisors.

FUENTE Campaign for High School Equity

La campaña por la equidad en escuelas secundarias hace un llamado a los legisladores de California y federales para que aborden la crisis de estudiantes que abandonan sus estudios