La Convención Nacional Demócrata 2008

La Convención Nacional Demócrata 2008

Discurso Preparado para ser Pronunciado por Tammy Duckworth, Directora del Departamento de Veteranos de Illinois, Pilota de helicóptero y veterana herida en la guerra de Irak Programado para ser Pronunciado: 27 de agosto del 2008 - - 8:00-9:00 pm MT


COMPARTE ESTA NOTA

— CON LOGO — A EDITORES DE ASUNTOS NACIONALES Y POLÍTICA:

DENVER, 27 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción del discurso, preparado para ser pronunciado por Tammy Duckworth en la Convención Nacional Demócrata el miércoles, 27 de agosto del 2008:

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20080331/DNCCLOGO)

Hace cuatro años, mientras navegaba un helicóptero Blackhawk al norte de Bagdad, una granada con propulsión estalló en mi cabina. Mis amigos sacaron mi cuerpo sin saber si estaba muerta o viva. Es el credo del soldado: el nunca dejar atrás a un compañero herido. Ellos honraron el credo. Arriesgaron sus vidas por la mía. Por sus esfuerzos, estoy aquí, como una veterana de la guerra en Irak, una pilota de helicóptero y una guerrera herida – quien vive en un país donde los incapacitados tienen derechos. Por sus esfuerzos, estoy aquí hoy – soy Asia-estadounidense, miembro de las Hijas de La Revolución Estadounidense y la hija de un inmigrante.

Actos valientes como los de mis compañeros suceden en donde quiera que se encuentren nuestras tropas. Suceden a cada momento. Lo sé – y lo sabe mi familia. Mi padre se desempeño en Vietnam, mi hermano en el servicio ¨Coast Guard”, y mi esposo acaba de regresar de la Operación Libertad Iraquí. Cumplimos nuestro deber porque creemos en esta gran nación y en las oportunidades que nos ha brindado. Y siendo que nuestros soldados nos apoyan, debemos siempre tener fe en ellos.

La administración de George Bush – apoyada por John McCain a cada paso – no ha cumplido a nuestros soldados. Nuestras tropas son valientes, fuertes y feroces. Pero esta administración los ha desamparado, una y otra vez, hasta estar cansados y estresados.

Nuestros guerreros deben luchar en Afganistán donde al-Qaida y el Talibán ejercitan su campaña ofensiva.

Pero en lugar de destruir a nuestros enemigos, los mismos enemigos que nos atacaron en el 11 de septiembre, hemos desviado nuestros recursos a Irak, un país que no tuvo nada que ver con el 11 de septiembre. Cuando nuestros guerreros regresan a este país, merecen recibir los mejores servicios médicos del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) pero en lugar de beneficios reciben burocracia. Se topan con poco acceso, infraestructura inferior y un papeleo frustrante.

Y ahora John McCain quiere racionar el cuidado médico. Bajo su plan, el Departamento de Veteranos solo se encargaría en atender a aquellos heridos en batalla y todos los demás veteranos recibirían un seguro privado. Barack Obama y los Demócratas no piensan igual. Barack Obama honrará la tradición de sacrificio de nuestros soldados. La guerra será la última opción de Barack Obama, no la preferida. Barack Obama entiende que para apoyar al ejercito, un Presidente necesita más que un cartelón que diga, “Misión Lograda”, más que un uniforme prestado, y mucho más que cuatro años adicionales de una política exterior fracasada.

El Presidente Obama restaurará el poder del ejército, invertirá en nuestras tropas y solo mandará a nuestros hijos a la guerra con una misión clara y con las herramientas necesarias para llegar a la victoria.

Hablo con certeza porque conozco a Barack Obama. Lo conocí en su visita al hospital Walter Reed. Vino sin reporteros. No venia para recibir halagos. Solo le importaba nuestra salud. El reconoce que a pesar de las opiniones particulares sobre la guerra, debemos apoyar a nuestros soldados, y el nos está apoyando.

Ttestifiqué ante su comité; lo escuché, pero después vi sus hechos y sus votos. Como senador, Barack Obama se ha esforzado por mejorar las vidas de nuestros veteranos. Ha luchado por mejorar a nuestros hospitales viejos. Ha luchado por minimizar la burocracia. Hay una gran diferencia entre John McCain y Barack Obama. Barack Obama luchó por una nueva ley del “G.I.” – y ganó – para que cada veterano tuviera la misma oportunidad que sus abuelos tuvieron después de la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, sé qué clase de presidente será.

Un país bajo el Presidente Obama tendrá un VA moderno. Mejorará el acceso a servicios médicos. Procesará peticiones de incapacidad rápidamente. Aumentará los servicios disponibles, al nivel nacional, para el tratamiento del trastorno por estrés postraumático y lesiones cerebrales traumáticas tal como hemos hecho bajo el liderazgo del Gobernador Blagojevich.

Barack Obama tiene un principios claros para los veteranos indigentes: cero tolerancia, porque todos perdemos cuando aquellos que dieron tanto por nuestro país viven en las calles. Y lo que no hará: el Presidente Obama rechazará el plan de privatización del sistema de veteranos apoyado por John McCain. No haremos que nuestros veteranos busquen servicios médicos con tan solo una tarjeta y la promesa de pago. No excluiremos a veteranos basado en sus salarios. ¿Por qué? Porque Barack Obama sabe que cuando nos reclutaron nadie nos pregunto donde vivíamos o cuanto ganábamos y no nos deben de preguntar ahorra después de haber derramado sangre para proteger a nuestro país.

Demócratas, amigos; Creo en esta nación que amo más que a mi propia vida.

Hoy tenemos la oportunidad de honrar a nuestros soldados que están cumpliendo el credo del soldado. Hoy tenemos la oportunidad de darles a nuestros veteranos los beneficios que merecen. Hoy tenemos la oportunidad de cambiar nuestra interacción con el mundo.

Creo que nuestro país elegirá a un líder que siempre ha luchado por cumplir las promesas a sus veteranos. Creo que nuestro país elegirá un líder que fortalecerá nuestra nación.

Barack Obama hará lo mejor para nuestro ejército. Barack Obama hará lo mejor que pueda para ayudar a nuestros veteranos. Barack Obama hará todo lo posible para cuidar a por nuestro país. Y por eso, Barack Obama será nuestro próximo mandatario.

Que Dios les bendiga, y que siempre bendiga a nuestra nación.

FUENTE Comité de la Convención Nacional Demócrata 2008

La Convención Nacional Demócrata 2008