La Convención Nacional Demócrata 2008: discurso de Maya Soetoro-Ng

La Convención Nacional Demócrata 2008: discurso de Maya Soetoro-Ng



COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 25 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Discurso tal como fue preparado para ser Pronunciado por Maya Soetoro-Ng, Media Hermana de Barack Obama, Maestra de Preparatoria – Estado de Hawaii Programado para ser Pronunciado: 25 de agosto del 2008 – 6:00-7:00 pm MT

Maya Soetoro-Ng

La Convención Nacional Demócrata

Lunes, 25 de agosto del 2008

Remarks as Prepared for Delivery

Es un honor estar aquí esta noche, y ha sido un honor conocer a tantos de ustedes por todo este país y de conocer sus historias.

Esta noche, quiero compartir mi historia de cómo me crié con mi hermano mayor, Barack Obama, un acto difícil de igualar. Cuando éramos niños, nuestra familia no tenía mucho en el cuanto a riquezas, pero lo que si teníamos era mucho más importante. Teníamos a gente que nos hicieron creer que con un poco de imaginación, podemos soñar lo improbable; que a través del trabajo duro, podemos lograr lo extraordinario; que a través del poder de la educación, podemos lograr a un futuro mucho más prometedor que nuestras circunstancias nos llevan a esperar.

Tal vez más importante, tuvimos una madre. Yo he pensado en ella frecuentemente durante esta campaña y cuanto deseo de que lo hubiera visto. Ella era una mujer fuerte y una optimista eterna quien entendía que los padres son los primeros y mejores maestros. Ella nos animaba a explorar y hacer preguntas y disfrutar en descubrimientos inesperados y resultados sorprendentes. Ella nos trajo telescopios y microscopios para recordarnos de que hay un mundo mas allá de nuestro alcance limitado y de que deberíamos de vez en cuando tener fe en lo que no podemos ver.

Sobre todo, ella era un cuentacuentos. Ella nos contaba cuentos de historia sobre el heroísmo en la cara de la injusticia, sobre el poder de la belleza en vencer la oscuridad. Estas historias sugerían que nuestra más profunda humanidad y felicidad podría ser encontrada a través de alcanzar a, sentir empatía por y trabajar en servicio de los demás.

En estos tiempos interconectados, necesitamos esas historias. Como nuestra madre, Barack abrió mi mente y espíritu a un mundo más amplio. El me llevaba a los festivales y museos, me introdujo a gente de diferentes comunidades y orígenes, y me enseñó sobre la importancia de luchar por lo que uno cree. Me encanta verlo en acción, trabajando con tanta dedicación, realmente escuchando a el pueblo, trayéndolos juntos para resolver sus propios problemas.

En estos tiempos desafiantes, necesitamos esas habilidades y ese sentido de responsabilidad férreo. Como una maestra de historia estadounidense, intento de que las páginas de la fascinante historia de nuestro país resalten para mis estudiantes. Entretejido por toda esa historia está la historia de nuestra capacidad de esperar y lograr, aun durante los tiempos duros.

Muchos de los niños a quienes enseño en las escuelas públicas y las escuelas “chárter” de Nueva York y Hawái nunca han viajado más allá de sus barrios por el temor de sentirse como foráneos. Yo quiero que sepan que forman parte de algo más grande. Yo quiero que imaginen más, sueñen más y que alcancen más alto, para que sepan que tienen más poder de lo que saben. Esto es lo que esta nación le dio a Barack, y esto es lo que él quiere para sus hijas, y mi hija, y cada niño en este país: la oportunidad abundante. Es un regalo que ya nos ha dado en esta campaña.

Yo lo he visto en todos los lugares a donde viajo en personas de cada edad, fe, origen y experiencias, alcanzando uno al otro, recuperando sus sueños en lo que podemos hacer juntos en estas elecciones. Y yo sé que si elegimos a Barack como presidente, el estará allí por ustedes tanto como siempre lo ha estado por mí. Yo se que los ayudará a realizar sus sueños tal como me ayudó a realizar los míos.

La Convención Nacional Demócrata 2008: discurso de Maya Soetoro-Ng