La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparadas para ser pronunciadas por Brian...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparadas para ser pronunciadas por Brian Schweitzer, gobernador de Montana



COMPARTE ESTA NOTA

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparadas para ser pronunciadas por Brian Schweitzer, gobernador de Montana

Programado para: 26 de agosto de 2008 – 08:00-9:00 pm MT

DENVER, 26 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Discurso preparado para ser pronunciadas por Brian Schweitzer, gobernador de Montana:

Soy un ranchero que se ha ganado la vida criando ganado y cultivando trigo, cebada y alfalfa en Montana, un lugar maravilloso con picos majestuosos, ríos impecables y praderas sin fin. Probablemente soy poco subjetivo, pero creo que es el mejor lugar del mundo para criar una familia, empezar y desarrollar una empresa, y construir una comunidad.

Cuando me postulé para ser gobernador de Montana, nunca había desempeñado antes un cargo público. Elegí a un republicano, John Bohlinger, para que fuera mi vicegobernador, con la simple propuesta de que podríamos lograr más trabajando juntos que peleando. Porque Montana en realidad no es un estado republicano o un estado demócrata. Como lo diría el senador Obama, somos un estado unido.

Y así, en tres años y medio, trabajando juntos republicanos y demócratas en Montana, hemos acordado más recortes de impuestos para más ciudadanos de Montana que en ninguna otra época de la historia, hemos aumentado la producción de energía más rápidamente que nunca en la historia de Montana, hemos hecho más inversiones de dinero nuevo en educación que nunca antes, y hemos generado el mayor excedente presupuesto en la historia de Montana. Este es el tipo de cambio que le aportamos a Montana, y es el tipo de cambio que el presidente Barack Obama le traerá a América.

Al igual que el senador Obama, mi familia tiene raíces en las Grandes Planicies. Mis abuelos eran inmigrantes que vinieron a Montana con sólo la ropa que traían puesta, grandes esperanzas y fe en Dios. Mi familia no tenía mucho en nuestra pequeña casa. Pero hay ciertas cosas que se destacan en mi memoria: un crucifijo, y un retrato enmarcado del presidente Kennedy sobre la pared de la cocina. Mis padres ni siquiera habían terminado la secundaria, pero el idealismo y el espíritu de posibilidades del presidente Kennedy los inspiraron a enviar a todos sus seis hijos a la universidad. Y cuando él dijo “iremos a la luna”, nos mostró que no había ningún desafío que no podría ser vencido.

Una generación más tarde enfrentamos un nuevo desafío, una crisis energética mundial que amenaza nuestra economía, nuestra seguridad, nuestro clima y nuestra forma de vida. Y hasta que no nos ocupemos de la crisis energética, nuestros problemas sólo van a empeorar. Durante ocho largos años, la Casa Blanca nos ha llevado en la dirección errada. Y ahora el senador McCain quiere otros cuatro años de lo mismo.

¿Podemos permitir cuatro años más? ¿No es hora de un cambio? ¿Cuándo lo necesitamos? ¿Y a quién queremos como próximo presidente de los Estados Unidos de América? Así es. ¡Barack Obama es el cambio que necesitamos!

Ahora mismo, Estados Unidos importa alrededor del 70 por ciento de su petróleo del extranjero. Al mismo tiempo, parece que miles de millones de dólares que gastamos en todo ese petróleo extranjero terminan en las cuentas bancarias de todos los que en todo el mundo son abiertamente hostiles a los valores americanos y a nuestro estilo de vida. Esta costosa dependencia de los combustibles fósiles amenaza también a América y al mundo de otras maneras. Las emisiones de CO2 están aumentando las temperaturas globales, se elevan los niveles de los mares y las tormentas son cada vez peores.

Tenemos que cortar la adicción de América al petróleo extranjero. Necesitamos un nuevo sistema de energía que sea limpio, ecológico y hecho en América. Y necesitamos un presidente que pueda ordenar los recursos de nuestra nación, que logre que se haga el trabajo y que nos dé el cambio que necesitamos.

Ese líder es Barack Obama. Barack Obama sabe que no hay una sola plataforma para la independencia energética. No es una cuestión de energía eólica o carbón limpio, energía solar o hidrógeno, petróleo o energía geotérmica. Las necesitamos a todas para crear un sistema energético americano sólido, un sistema construido sobre la innovación americana.

Tras ocho años de una Casa Blanca atada de pies y manos a las grandes petroleras, John McCain ofrece más de lo mismo. En un momento de precios del petróleo estratosféricos, cuando las familias americanas luchan para llenar el tanque de gasolina, John McCain votó 25 veces contra las energías renovables y alternativas. Contra los biocombustibles limpios. Contra la energía solar. Contra la energía eólica.

No sólo daña la independencia energética de América, sino que podría costarles a las familias americanas más de cien mil empleos. En un momento en que América debería estar trabajando más que nunca para desarrollar fuentes nuevas y limpias, John McCain quiere más de lo mismo y ha tomado más de un millón de dólares en donaciones de campaña de la industria del petróleo y el gas. Ahora quiere regalarles a las compañías petroleras otros cuatro mil millones de dólares en recortes de impuestos. ¿Cuatro mil millones en recortes de impuestos para las grandes empresas petroleras?

Eso es mucho cambio, pero no el cambio que necesitamos.

En Montana estamos invirtiendo en granjas eólicas, y estamos perforando en la formación Bakken, uno de los yacimientos petroleros más prometedores de América. Estamos intentando la gasificación de carbón con separación de carbono, y estamos promoviendo una mayor eficiencia energética en hogares y oficinas.

Incluso los líderes de la industria petrolera saben que el senador McCain no entiende correctamente el tema. Sencillamente no podemos llegar a la independencia energética mediante perforaciones, ni siquiera perforando hasta en todos los patios traseros de John McCain, incluso aquellos de los que él ni se acuerda.

Esa propuesta con una única respuesta es un pozo seco, y les explico por qué. América consume el 25 por ciento del petróleo del mundo, pero tiene menos del 3 por ciento de las reservas. No se necesita una calculadora de $2 para darse cuenta de eso. Simplemente en América no hay suficiente petróleo, ni en tierra ni costa afuera, para satisfacer las plenas necesidades energéticas de América.

Barack Obama entiende que el barril de petróleo más importante es el que no se usa. La estrategia energética de Barack Obama se alimenta de todas las fuentes y todas las posibilidades. Le concederá un crédito de impuesto si usted compra un automóvil o camioneta con consumo eficiente de combustible, aumentará los patrones de eficiencia en el consumo de combustible, y pondrá un millón de híbridos eléctricos en las rutas.

Invertirá $150 millones en los próximos diez años en tecnologías de energía limpia y renovable. Esto creará hasta 5 millones de nuevos empleos ecológicos, y crecimiento y prosperidad energética a largo plazo. El plan del senador Obama invertirá también en una red de transmisión moderna para distribuir esta nueva electricidad limpia proveniente de turbinas eólicas y paneles solares a los hogares, oficinas y a las baterías de los nuevos automóviles híbridos eléctricos de América.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparadas para ser pronunciadas por Brian Schweitzer, gobernador de Montana