La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparado para ser pronunciado por Bill...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparado para ser pronunciado por Bill Ritter, gobernador de Colorado



COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 27 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción de un discurso, preparado para ser pronunciado por Bill Ritter en la Convención Nacional Demócrata el jueves 28 de agosto de 2008:

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20080331/DNCCLOGO )

Discurso programado para ser pronunciado: 28 de agosto de 2008 – 04:00-5:00 pm MT

Honorable Bill Ritter

Convención Nacional Demócrata

Jueves 28 de agosto del 2008

Discurso preparado para ser pronunciado

¡Gracias, Denver! ¡Gracias, Colorado! ¡Gracias, América!

Mi nombre es Bill Ritter, y soy el gobernador del gran estado de Colorado.

Esta noche están conmigo mi esposa Jeannie, nuestros cuatro grandiosos hijos, mi madre Ethel, y muchos de mis once hermanos y hermanas. Mi madre crió a nuestra familia en una pequeña granja triguera, justo al este de Denver. Con raíces tan profundas en Colorado, es particularmente gratificante, un privilegio y un honor ser los anfitriones de la Convención Nacional Demócrata 2008.

Esta noche, mientras señalamos el final de esta convención reafirmamos el espíritu del Oeste como el espíritu americano. Esta noche marcamos un nuevo hito en el histórico camino de Barack Obama hacia la presidencia.

Y este año, el camino a la Casa Blanca pasa derecho por el corazón del Oeste americano.

Merle Haggard lo dijo de mejor manera: “Si Dios no vive en Colorado, apuesto que es allí donde pasa la mayor parte del tiempo.”

Aquí en Colorado, como en toda América, de Denver a Detroit a Dayton, enfrentamos increíbles desafíos. Y sabemos por qué: el Washington de George Bush y de John McCain nos ha decepcionado en cuestiones de energía, en la economía, en educación, atención médica, Irak. ¿Han tenido suficiente?

¿Están listos para poner fin a la política económica de Bush-McCain, que está debilitando a la clase media? ¿Están listos para dar vuelta la página a la fracasada política energética Bush-McCain, que se opone a las inversiones en energía renovable? ¿Están listos para cerrar el libro de la política de atención médica de Bush-McCain, que no hace nada por el que no tiene seguro, nada para reducir los costos de la atención médica, nada para ayudar a los ancianos a afrontar los costos del cuidado a largo plazo?

¿Están listos para el cambio que necesitamos? ¿Están listos para Barack Obama?

Tal vez sea la milla de altitud, y todo este aire liviano. Tal vez sea el espíritu de pioneros del Oeste americano. Sea lo que fuere, los del Oeste miramos los muchos desafíos que enfrenta América y vemos esperanza y oportunidad y posibilidad.

Yo lo llamo la promesa de Colorado: crear un futuro que le dé a cada persona en cada comunidad la oportunidad de alcanzar todo el potencial que Dios le ha dado. Vemos la oportunidad de construir una nueva economía energética sobre la base del gas natural, el viento y la energía solar, para crear miles de nuevos empleos para los esforzados residentes de Colorado. Vemos la oportunidad de construir una economía alrededor de industrias del futuro, como la aeroespacial, las biociencias y la tecnología. Vemos la oportunidad de reformar nuestro sistema de educación, de modo que cada niño obtenga las capacidades que necesita para cubrir los empleos del siglo 21.

Lo que está ocurriendo aquí es exactamente una vista previa del potente cambio que Barack Obama traerá para toda América. La experiencia del Oeste puede ser la experiencia de América. En Montana, Wyoming, Colorado, Nuevo México, Arizona, Kansas y Oklahoma, una nueva generación de gobernadores demócratas han reemplazado a los gobernadores republicanos, y le están mostrando a América cómo resolver los grandes problemas. Cómo trabajar junto con republicanos y demócratas por igual.

El amplio y abierto Oeste no se trata solamente de amplios espacios abiertos. Se trata de las posibilidades de la oportunidad americana. Se trata de un conjunto de ideales americanos que ofrecen esperanza y unidad, y la promesa de cambio. Se trata de unir a las personas con metas comunes, visiones compartidas y el espíritu pionero que define a toda América.

Hay un poco de ese espíritu del Oeste en la promesa de Colorado, en todos nosotros.

En realidad, es la promesa americana. La visión de un país donde “lo que puede ser” se convierte en “lo que es”. Esa visión sólo se convierte en realidad si tenemos un verdadero socio en la Casa Blanca: un socio como Barack Obama, que trabajará para nuestros estados, y no en contra de ellos.

En los últimos ocho años no hemos tenido ese socio, y tampoco tendremos un socio en John McCain.

América estará mejor mañana, cuando creemos un gobierno que atraviese legítimamente el lugar donde la gente se esfuerza, y sólo si elegimos un nuevo presidente audaz llamado Barack Obama, para que ponga a América nuevamente en la senda.

Una vez más, ha sido un honor ser anfitriones de la Convención Nacional Demócrata 2008.

Gracias, y que Dios los bendiga.

Y ahora me complace presentarles a los miembros de la delegación parlamentaria de Colorado.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso preparado para ser pronunciado por Bill Ritter, gobernador de Colorado