La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Diana...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Diana DeGette, Miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Colorado



COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 28 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción del discurso, preparado para ser pronunciado por Diana DeGette en la Convención Nacional Demócrata el jueves 28 de agosto de 2008: Programado para ser pronunciado: 28 de agosto de 2008 – 4:00-5:00 pm MT

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20080331/DNCCLOGO )

La Honorable Diana DeGette

La Convención Nacional Demócrata 2008

Jueves, 28 de agosto del 2008

Discurso preparado para ser pronunciado

Esta semana en Denver ha sido de altura. En nombre de la gente de Denver, es un honor que fue en nuestra ciudad donde nominamos al próximo presidente de los Estados Unidos, ¡Barack Obama!

Hace hoy 45 años, el doctor King dijo: “No quedaremos satisfechos hasta que la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente”. Durante los ocho años de George Bush, no hemos visto mucha justicia rodando desde Washington. Y lo decimos hoy, no estaremos satisfechos con cuatro años más de lo mismo bajo John McCain.

Aquí en Denver, cuando Susan Molina, una consejera que perdió su seguro médico, tiene que llevar a su niño a la sala de emergencia por una infección en el oído, les pregunto: ¿es justo? No. Cuando Sam Beerman, un chico de 15 años, y sus padres tienen que pasar cada día tratando su diabetes y preocupándose por su futuro, mientras una cura proveniente de la investigación de las células madre se retrasa cada vez más por las restricciones del presidente Bush, ¿es justo? No.

Cuando un soldado regresa a casa después de cumplir su misión en Irak y no puede recibir un tratamiento de salud mental porque la Administración de Veteranos no tiene fondos suficientes, ¿es justo? No, no es justo. Es evidentemente injusto.

Y para realizar el cambio que necesitamos -la sociedad justa que buscamos- necesitamos un nuevo espíritu en Washington. Necesitamos elegir a Barack Obama. Necesitamos dejar las palabrerías sobre la reforma de la atención médica y aprobarla. Necesitamos revertir las restricciones de Bush a la investigación de las células madre y poner en marcha iniciativas audaces, con estrictas normas éticas, que salven vidas.

Necesitamos proteger el derecho de la mujer a escoger y el acceso a una atención médica y una planificación familiar asequible para todos. Y debemos dejar de hablar sobre cómo poner fin a la guerra en Irak y hacerlo, hacerlo responsablemente y traer a nuestros soldados de vuelta a casa.

Con Barack Obama, tenemos la extraordinaria oportunidad de elegir a un presidente extraordinario. Un presidente que luchará para corregir lo mal hecho. Un presidente que reta a cada americano a ser el protector de su hermano, el protector de su hermana. Un presidente que “no estará satisfecho hasta que la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente”.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Diana DeGette, Miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Colorado