La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jack...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jack Reed, Senador Federal para Rhode Island

Programado Para ser Pronunciado: 27 de agosto del 2008 -- 8-9 P.M. EDT


COMPARTE ESTA NOTA

— CON LOGO — A EDITORES DE ASUNTOS NACIONALES Y POLÍTICA:

DENVER, 27 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción del discurso, preparado para ser pronunciado por Jack Reed en la Convención Nacional Demócrata el miércoles, 27 de agosto del 2008:

Honorable Jack Reed

Convención Nacional Demócrata 2008

Miércoles, 27 de agosto del 2008

Discurso Preparado para ser pronunciado

Como alguien que ha tenido el privilegio de comandar paracaidistas, conozco el inmenso sacrificio que están haciendo nuestras tropas y sus familias. Ellos se merecen un liderazgo que haga valer el sacrificio de ellos. Un liderazgo que nos una, que se alimente de ese exclusivo espíritu americano que, en cada etapa de la historia de nuestra nación, nos ha permitido convertir la adversidad en progreso, y la tragedia en triunfo. Es el tipo de liderazgo que el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden nos brindará.

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20080331/DNCCLOGO)

Cada día, nuestros hombres y mujeres en las fuerzas armadas arriesgan sus vidas, y hacen todo lo que está a su alcance para lograr nuestro objetivo. Pero la solidez y la seguridad de nuestra nación no están solamente a cargo de los que se visten en uniforme. Pero es la responsabilidad de cada uno de nosotros; de las decisiones que hacemos; en los valores que les enseñamos a nuestros hijos; en los compromisos que mantenemos con la familia, en la comunidad y el país. La potencia de los ideales estadounidenses no será jamás sobrepasada, a medida de que nosotros, como ciudadanos, aceptemos la responsabilidad de impulsar las causas de la libertad e igualdad.

Mi padre daba mantenimiento en una escuela después de servir en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Como muchos padres, él y mi madre valoraban la educación y el deber cívico. Mi papá con frecuencia entraba temprano para asegurar que los niños llegaran seguros a la escuela, y se quedaba hasta tarde para que la gente pudiera hacer reuniones comunitarias. Me enseñaron que hay heroísmo en cada ciudadano deseoso de sacrificarse para mejorar nuestra sociedad. Barack Obama comparte estos valores. Él fue criado con estos valores. Y por más de dos décadas, los ha vivido como funcionario público.

Recientemente, acompañé al senador Obama y al senador Chuck Hagel en un viaje bipartidista a Irak y Afganistán. A todos nos impresionó el heroísmo y la dedicación de nuestras tropas. Lo que realmente me impactó fue el notable nivel de admiración, entusiasmo y respeto que tienen nuestras tropas por el senador Obama. A cada lugar que visitábamos, los soldados, aviadores y Marines rodeaban a Barack porque simplemente querían tener la oportunidad de saludarlo y agradecerle por sus esfuerzos y su liderazgo. Nuestros hombres y mujeres de uniforme reconocen a un líder cuando lo ven.

Nuestro viaje tuvo un ritmo agotador. Muchos días empezaban a las 5 de la mañana. Muchos días estaban llenos de visitas a bases operativas de avance, hospitales militares, reuniones con las tropas y encuentros informativos con oficiales de mayor rango tarde a la noche. Barack Obama demostró, como lo ha hecho una y otra vez, que será un gran Presidente.

Hay una opción clara para estas elecciones. Durante ocho años, John McCain se ha alineado con cada una de las decisiones en seguridad nacional de George Bush, y ahora nos ofrece otros cuatro años de las mismas políticas fracasadas. Barack Obama ha demostrado que tiene el criterio para aportar el cambio que necesitamos.

Mientras el senador McCain era porrista principal de la decisión de la Administración de Bush para precipitarse a declarar la guerra a una nación que no planteaba ninguna amenaza inminente, Barack Obama y yo nos opusimos a la guerra en Irak desde el primer día.

Mientras el senador McCain sostenía que nos recibirían como liberadores en Irak, Barack Obama advirtió sobre una “ocupación de duración indeterminada, con costos indeterminados y consecuencias indeterminadas.”

Mientras el senador McCain respaldaba las políticas que quitaron la presión a al-Qaeda y le permitieron a bin Laden seguir en libertad, Barack Obama dijo, desde el 2002, que necesitábamos concentrarnos en terminar la lucha contra bin Laden y al-Qaeda. Como Presidente, él mantendrá ese compromiso.

La valentía de nuestros soldados y la generosidad del pueblo estadounidense no tienen límites, pero después de ocho años de la administración Bush, nuestros recursos para la seguridad nacional son limitados. No podemos seguir enviando nuestras tropas a luchar en Irak, un turno tras turno, sin una misión clara y una estrategia para el éxito. Nuestros ejercito no da a vasto, las familias de nuestros militares tienen una carga excesiva, y acuciantes amenazas de seguridad se dejan de controlar.

Pero el senador McCain quiere quedarse en Irak indefinidamente, gastando $10,000 millones por mes mientras los políticos iraquíes se sientan sobre un superávit de $79,000 millones. No podemos permitir más de lo mismo. Es hora de poner un fin responsable a la guerra de Irak, y eso es lo que hará Barack Obama. Barack Obama trabajará con nuestros comandantes militares para comenzar el nuevo despliegue por fases de nuestras tropas para salir de Irak en 16 meses. Sólo mantendrá tropas estratégicas en Irak para protegernos de al-Qaeda, y a entrenar a las tropas iraquíes. Barack Obama reconstruirá nuestro ejército militar y pondrá los recursos necesarios para terminar el trabajo de George W. Bush: perseguir a Bin Laden y destruir su red.

Barack Obama y Joe Biden tienen un plan estratégico para finalizar la guerra en Irak y fortalecer a nuestra nación. Van a usar todas las herramientas de nuestro poder diplomático, económico y militar para alcanzar estas metas. Y después de ocho años de una política basada en la división, una vez más convocarán a los estadounidenses para un propósito común.

Y juntos, con Barack Obama y Joe Biden al frente, América estará preparado para enfrentar los desafíos de nuestro tiempo y voltear la página a un nuevo capítulo lleno de esperanza, próspero y seguro en la grandiosa historia de nuestra nación.

Muchas gracias.

FUENTE Comité de la Convención Nacional Demócrata 2008

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jack Reed, Senador Federal para Rhode Island