La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jerry...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jerry Kellman, quien contrató y supervisó al senador Obama en el proyecto de comunidades en desarrollo – Chicago, Illinois



COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 25 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la trascripción de un discurso, preparado para ser pronunciado por Jerry Kellman en la Convención Nacional Demócrata el lunes 25 de agosto de 2008:

En 1985, yo necesitaba un organizador comunitario. Me encontré en la ciudad de Nueva York, frente a frente con un recién graduado de la Universidad de 25 años. Quería convencerlo de abandonar una vida cómoda y un futuro brillante para venir a Chicago a hacerse cargo del desafío más duro, por un salario de apenas $10,000 por año.

No fue difícil convencer a Barack de tomar el trabajo. Sólo tuve que describirle lo que le había pasado a la gente del sur de Chicago. La región alguna vez había sido la mayor productora de acero en todo el mundo, pero una por una las acerías habían ido cerrando sus puertas. Otras industrias empezaron a cerrar, y después las tiendas y las oficinas también. Sin empleos, los barrios se vinieron abajo y los jóvenes se convirtieron en presa fácil para las pandillas y las drogas.

Dos semanas más tarde, utilizando $2,000 que le habíamos dado para comprar un carro, Barack llegó a Chicago. Muchos empleados antes que él llegará habían abandonado la tarea, frustrados ante las exigencias de los trabajos de organización. Pero no Barack. Si algo no estaba bien, se quedaba toda la noche hasta que descubría qué era lo que no funcionaba, y cuál era el modo de arreglarlo. Con su ayuda, personas que durante toda su vida se habían quedado fuera de las decisiones y se habían visto privadas de su dignidad, encontraron sus voces, y se encontraron a ellos mismos.

Él fue su maestro. Se mantenía fuera de las candilejas para que ellos pudieran brillar. Él se ganó su confianza; escuchó las historias de sus vidas y los ayudó a escribir una nueva historia. Se convirtió en un miembro más de su familia. Madres solteras, en gran medida como su propia madre, le daban de comer e intentaban engordarlo. Es obvio que eso no funcionó.

Barack ayudó a las personas que casi habían abandonado la lucha y les dio esperanzas. Barack ayudó a personas que a menudo no estaban de acuerdo con sí mismos, que a veces se desagradaban con uno al otro, y les enseñó a trabajar juntos.

Su héroe era Martin Luther King Jr., y Barack se abrazó a la visión del Dr. King de la comunidad amada, una comunidad en las cual todos los seres humanos pudieran descubrir que verdaderamente son los hijos e hijas amados por Dios.

Cuando me contó que había decidido dejar las tareas de organización para entrar a la escuela de leyes, esto es lo que me dijo: Necesitamos un cambio significativo si queremos seguir siendo una nación de justicia, dignidad y esperanza. Él quería estar en un lugar donde pudiera ayudar a los demás a producir el cambio. Aquella noche, ninguno de nosotros podría haber imaginado que el lugar sería la Casa Blanca. Pero estamos en Estados Unidos. Es el lugar donde los sueños se hacen realidad. Barack Obama ofrece el cambio que necesitamos.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por Jerry Kellman, quien contrató y supervisó al senador Obama en el proyecto de comunidades en desarrollo – Chicago, Illinois