La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por John...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por John Conyers, Miembro de la Cámara de Representantes

Programado para ser Pronunciado: 26 de agosto del 2008 - 3:00-4:00 pm MT


COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 26 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción de un discurso, preparado para ser pronunciado por John Conyers en la Convención Nacional Demócrata el martes, 26 de agosto de 2008:

Programado para ser Pronunciado: 26 de agosto del 2008 – 3:00-4:00 pm MT

Recuerdo a Stephanie Tubbs Jones, como una voz fiel al favor de la justicia y la paz. Otros la conocían por su desempeño como fiscal, juez, y Presidenta de la Comité de Ética de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Fue una Demócrata fiel, una líder y ferviente en su apoyo hacia la candidatura de Hillary Rodham Clinton.

Cuando prevaleció el Senador Obama, el Caucus Afro-Americano entrevistó al senador y fue Stephanie Tubbs Jones quien encabezó nuestro intransigente apoyo de su candidatura. Ella reconoció la importancia de cada voto y la certeza de hace contar cada voto.

Después de la elección presidencial del 2004, muchos votos no fueron contados en Ohio, Stephanie Tubbs Jones se reunió conmigo y otros miembros de la Cámara en Columbus, Ohio para escuchar el testimonio de cientos de ciudadanos de Ohio, enfurecidos con el mal manejo de la elección, por parte del Secretario de Estado. Stephanie Tubbs Jones regresó a Washington jurando, “Nunca más.” Nunca más abandonaremos la justicia. Nunca más habrán votos sin contar. Nunca más ignoraremos la voz del pueblo.

Antes de que se termine esta convención, en cual presentaremos al Senador Obama como nuestro candidato, les pido que honremos la memoria de Stephanie Tubbs Jones, y con una voz unida digamos, como ella lo hubiera dicho, “Nunca más. Nunca más. Nunca más”.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser Pronunciado por John Conyers, Miembro de la Cámara de Representantes