La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser pronunciado por Robert...

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser pronunciado por Robert Casey Jr., Senador del estado de Pennsylvania

Programado para ser Pronunciado: 26 de agosto del 2008 - 7:00-8:00 pm MT


COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 26 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción de un discurso, preparado para ser pronunciado por Robert Casey Jr. en la Convención Nacional Demócrata el martes, 26 de agosto del 2008:

Programado para ser Pronunciado: 26 de agosto del 2008 – 7:00-8:00 pm MT

Es un honor estar aquí como el hijo del Gobernador Bob Casey y como alguien que está orgulloso de apoyar a Barack Obama. Pennsylvania es el hogar de las personas más trabajadoras, más fuertes, más decentes de los Estados Unidos.

Por ocho años, la gente de Pennsylvania ha sido afectada por la economía de Bush-Cheney, una economía que favorece a los poderosos y deja a los demás a valerse por sí mismos. Hemos visto nuestros empleos desaparecer al exterior, nuestros salarios disminuir y el precio que pagamos por la gasolina disparar a precios históricos. Fuimos afectados gravemente, pero estamos listos para luchar, y estamos listos para tener un presidente que luchará por nosotros. Es por eso que estoy orgulloso de apoyar a Barack Obama para Presidente de los Estados Unidos.

El mundo está pasando por un tiempo peligroso y nacionalmente, nuestro país está pasando con desafíos económicos. Sé que Barack Obama nos dirigirá, nos curará y nos ayudará a reconstruir el país que tanto queremos. Estoy seguro de esto porque yo conozco personalmente a Barack Obama. Yo he visto como inspira a la gente, incluyendo a mis cuatro hijas, a creer que los fracasos del pasado pronto darán camino al cambio que necesitamos. Yo he visto su liderazgo de cerca en el Senado, mitigando las divisiones partidarias y buscando acuerdo entre enemigos. Y yo lo he visto demostrar esas mismas habilidades y rasgos de liderazgo en el Senado y en las ciudades alrededor de Pennsylvania.

También viajé con Barack por autobús y tren por todo nuestro estado, desde Pittsburgh a Paoli, de Johnstown a Downingtown. El se sentía igual en casa al hablar sobre el fútbol americano con Jerome Bettis y Franco Harris tal como se sentía al hablar sobre los trabajos con la gente en la Compañía de Erie Bolt, o al hablar sobre los deportes con los hombres en el bar de Sharky’s en Latrobe.

Donde quiera que iba Barack, llamaba la atención y la gente preguntaba quién era este hombre, y al averiguar un poco más, se daban cuenta que era: un marido, un padre de dos hijas y un hombre con una fe profunda. A donde quiera que íbamos, la gente de Pennsylvania le daba los más grandes elogios que se puede dar: El también es uno de nosotros.

Y Pennsylvania no puede ser más orgulloso de su hijo natal, Joe Biden de Scranton. Nadie nos conoce mejor que Joe.

Después de ocho años de un presidente que le da todo el poder a las compañías de petróleo y a las personas que hacen cabildeo en Washington, hoy digo que es hora de tener un presidente y un vicepresidente que realmente nos conozca. Estamos unidos esta noche con otro gran campeón de los trabajadores, alguien con quien he trabajado para la educación infantil; alguien que condujo su campaña con una gracia excepcional bajo la presión; una senadora que ha trabajado para forjar unidad en nuestro partido y nuestro país: Hillary Rodham Clinton. Cuando ella le dio su apoyo a Barack, la Senadora Clinton nos pidió que “hagamos todo lo posible para elegir a Barack Obama como el próximo Presidente de los Estados Unidos.”

Viajando por Pennsylvania, y mirando desde esta sala, no tengo ninguna duda de que es exactamente lo que vamos hacer. Así que ahora hay que trabajar juntos, con un líder que, como Lincoln dijo, atrae lo mejor de nuestra naturaleza. Barack Obama y yo tenemos un desacuerdo honesto sobre el asunto del aborto. Pero el hecho de que yo estoy aquí esta noche es un testamento de la habilidad de Barack de mostrar respeto a los diversos puntos de vista que no están de acuerdo con él.

Yo conozco a Barack Obama. Y yo creo que como presidente, el luchará por el bien común buscando el acuerdo, en vez de tratar de dividirnos. Somos más fuertes cuando estamos unidos. Y nunca ha habido un tiempo más importante de dedicarnos a un propósito común que hoy.

La gente de Pennsylvania no puede arriesgar cuatro años más de las economías de Bush-Cheney, y con John McCain, es exactamente lo que tendremos. John McCain dice que él es un inconformista, pero vota con George Bush el 90 por ciento de las veces. Eso no es ser inconformista. Eso es ser un cómplice.

Los Republicanos Bush-McCain heredaron la economía más fuerte en la historia y lo llevaron a un déficit. Bajaron los impuestos para los más ricos y le pasaron el cargo a los que menos tienen. Acumulamos más deudas, le dieron subsidios enormes a las grandes compañías de petróleo, y ahora quieren cuatro años más.

¿Qué tal cuatro meses más? No podemos arriesgar cuatro años más de déficit y deuda. No por cuatro años más. Cuatro meses más. Y no podemos arriesgar otro presidente que vetará el seguro médico para 10 millones de niños, o que impida que los adultos mayores vayan al doctor de confianza. No a cuatro años más. Cuatro meses más.

El Gobernador Casey solía decir que la pregunta más importante para funcionarios públicos es esta: ¿Qué hiciste cuando tenías el poder? Barack Obama y Joe Biden usarán ese poder para ayudar a aquellos trabajadores de la Compañía de Erie Bolt, a los hombres en Sharky’s, y a los millones de estadounidenses que son como ellos, luchando pero listos a defenderse. Sabemos que lo harán porque tal como sabe Pennsylvania, Joe Biden es uno de nosotros. Y Barack Obama es uno de nosotros también.

La Convención Nacional Demócrata 2008: Discurso Preparado para ser pronunciado por Robert Casey Jr., Senador del estado de Pennsylvania