La Convención Nacional Demócrata: Discurso de Caroline Kennedy Schlossberg

La Convención Nacional Demócrata: Discurso de Caroline Kennedy Schlossberg



COMPARTE ESTA NOTA

DENVER, 25 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Discurso tal como fue preparado para ser Pronunciado por Caroline Kennedy Schlossberg, Hija del Ex Presidente John F. Kennedy y Jackie Kennedy

Caroline Kennedy Schlossberg

La Convención Nacional Demócrata

Lunes, 25 de agosto del 2008

Discurso tal como fue Preparado Para ser Pronunciado

Estoy aquí esta noche para rendir tributo a dos hombres que han cambiado mi vida y la vida de este país: Barack Obama y Edward M. Kennedy. Sus historias son muy diferentes, pero ellos comparten el compromiso de los eternos ideales americanos de justicia, imparcialidad, servicio y sacrificio, fe y familia.

Raramente se encuentran líderes como ellos. Pero una o dos veces en la vida, llegan justo cuando más se necesitan. Este es uno de esos momentos. Mientras nuestra nación enfrenta la opción de seguir adelante o de quedarse atrás, el Senador Obama ofrece el cambio que necesitamos.

A donde quiera que voy (en este país), la gente me dice que Barack Obama les ha brindado la esperanza, de la misma forma como se sintieron cuando mi padre fue presidente. Esto tiene que ver con las palabras que él usa, palabras que nos recuerdan que todos estamos juntos en esto y que cada uno de nosotros tiene algo con que contribuir al país que nos ha dado tanto. Pero es la vida que él ha llevado, el verdadero origen de esta inspiración, una vida dedicada a luchar por gente común en vecindarios y tribunales, en el Senado Estatal y en el Senado Federal de los Estados Unidos.

Nunca había tenido a alguien que me inspirara de la manera que la gente me dice que mi padre los inspiró a ellos, pero ahora sí. Barack Obama. Y conozco a alguien más que ha encontrado esa esperanza y a sido inspirado por el Senador Obama. En nuestra familia se le conoce como el Tío Teddy. Más que cualquier otro senador de esta generación, o tal vez de cualquier otra generación, Teddy ha mejorado la vida de mucha la gente en este país y alrededor del mundo.

Durante 46 años, él ha sido mucho más que simplemente un senador para la gente de Massachussets. Él ha sido senador para todos los que creen en un sueño que nunca ha muerto. Si ya no niegan empleos basado en tu raza, género o discapacidad, o si has visto un incremento en el salario mínimo, Teddy también es tu senador.

Si tus hijos están recibiendo cuidado médico gracias al Programa de Seguros de Salud para Niños, si usted ve enfermeras en centro de salud comunitarias o si se está beneficiando de un programa Medicare por el cual él luchó para que se creara y que apenas hace un mes tuvo que regresar al Senado para defenderlo, Teddy también es tu senador. Si tu hijo se está beneficiando de Head Start, o asistiendo a una escuela mejor o puede ir a la universidad porque una concesión Pell ha facilitado la financiación, Teddy también es tu senador. Y si tienes 18 años de edad y vas a votar por primera vez, y te apuesto que va a ser por Barack Obama, Teddy también es tu senador.

Teddy no solamente ha ayudado a poner el sueño americano al alcance de tantas familias, sino que también ha sido una fuerza poderosa alrededor del mundo luchando por los derechos humanos y la dignidad humana, por los refugiados y por los desposeídos. Él ayudó a terminar con la política de segregación racial en Sur África y a llevar la paz a Irlanda del Norte. Ha sido un líder en el control de armas nucleares y se pronunció de manera fuerte, temprana y valiente en contra de la guerra en Iraq.

Es un hombre que siempre insiste en que América actúa en conformidad con sus más altos ideales, que siempre pelea por lo que él sabe que es justo y que siempre está allí para otros. Lo he visto en mi propia vida. No importa qué tan ocupado esté, nunca falla en encontrar tiempo para los que sufren, para los afligidos, o para aquellos que sólo necesitan un abrazo. En nuestra familia nunca ha faltado a una primera comunión, a una graduación, o ha perdido la oportunidad de llevar a caminar a una de sus sobrinas.

Él tiene una relación especial con cada uno de nosotros. Y sus 60 sobrinas y sobrinos-nietos saben que las mejores galletas y las mejores risas están en casa del Tío Teddy. Ya sea que nos esté dando clases de navegación, o que nos esté enseñando acerca del Senado o acerca de la vida, nos ha mostrado como trazar nuestro rumbo, agarrar el timón y navegar contra el viento. Y este verano, mientras enfrentaba otro reto, él y Vicki nos han enseñado a todos acerca de la dignidad, el coraje y el poder del amor.

En esta campaña, Barack Obama no podría tener mejor apoyo. Cuando sea presidente tendrá el compañero más fuerte en el Senado de los Estados Unidos. Ahora, tengo el honor de presentar un tributo video al Senador Edward M. Kennedy.

La Convención Nacional Demócrata: Discurso de Caroline Kennedy Schlossberg