La CPSC advierte: A medida que aumenta el uso de las pilas...

La CPSC advierte: A medida que aumenta el uso de las pilas botón, se incrementan las lesiones y los fallecimientos relacionados con las mismas

Los niños pequeños y las personas de edad avanzada son quienes más a menudo resultan lesionados en incidentes que involucran la ingestión de pilas


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 24 de marzo de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Las pilas pequeñas, del tamaño de una moneda, se encuentran en muchos artículos en prácticamente todos los hogares de Estados Unidos. Desde la linterna que se encuentra sobre la mesa, hasta el control remoto junto a la TV, las “pilas botón”, como generalmente se las conoce, están presentes en miles de artículos que se usan en o alrededor del hogar. Los niños y las personas de edad avanzada muchas veces las ingieren sin darse cuenta y, en algunos casos, las consecuencias son inmediatas y devastadoras.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20030904/USCSCLOGO)

Un estudio reciente dirigido por el Dr. Toby Litovitz del Centro Nacional de Toxicología de la Capital (National Capital Poison Center), concluyó que desde 1985 los incidentes relacionados con las pilas botón que resultaban en graves lesiones o muertes se habían multiplicado por siete. La mayoría de los incidentes reportados involucran pilas de 3 voltios con un diámetro de al menos 20 mm. Ocasionalmente, una pila ingerida pasará a través del intestino. Sin embargo, más a menudo, las pilas quedan alojadas en la garganta o el intestino y pueden generar y liberar hidróxido, que resulta en peligrosas quemaduras químicas.

Por lo general, los incidentes involucran a niños menores de cuatro años y personas de edad avanzada. En la mayoría de los incidentes, los niños tienen acceso directo a las pilas que se encuentran en sus juegos, juguetes, calculadoras, controles remotos y otros artículos que normalmente se dejan a su alcance. Las personas de edad avanzada por su parte, a veces ingieren las pilas botón que usan en sus audífonos / prótesis acústicas, luego de confundirlas con píldoras o tabletas de medicamentos.

A menudo, los padres no se dan cuenta de que un niño se ha tragado una pila botón, lo que hace difícil diagnosticar el problema. En efecto, en el reciente estudio, más del 60% de los incidentes reportados inicialmente fueron diagnosticados erróneamente. Los síntomas se parecen a las indisposiciones comunes en los niños, tales como estómago revuelto y fiebre, y en algunos incidentes ni siquiera se presenta algún síntoma.

“Estos incidentes se pueden prevenir y la CPSC está trabajando para adelantarse rápidamente a este peligro en aumento”, afirmó la Presidente de la CPSC, Inez Tenenbaum. “Nuestros esfuerzos de concientización del consumidor y nuestras actividades de extensión para la industria electrónica están en marcha”.

La CPSC se ha comunicado con los fabricantes de las industrias electrónica y de baterías, urgiéndoles elaborar advertencias y estándares para abordar este asunto.

La CPSC recomienda los siguientes pasos para prevenir la ingestión accidental de pilas:

Disponga de las pilas botón con cuidado.

No permita que los niños jueguen con las pilas botón y manténgalas fuera del alcance de los mismos.

Advierta a los usuarios de audífonos/prótesis auditivas que mantengan los dispositivos y las pilas fuera del alcance de los niños.

Nunca lleve las pilas a su boca por ningún motivo, ya que pueden ingerirse accidentalmente con suma facilidad.

Verifique siempre sus medicamentos antes de ingerirlos. Muchos adultos han tragado pilas botón por error, confundiéndolas con píldoras o tabletas.

Mantenga los controles remotos u otros artículos electrónicos que funcionan con pilas fuera del alcance de los niños, si los compartimientos de las pilas no tienen un tornillo para asegurarlos. Use cinta adhesiva para asegurar el compartimiento de las pilas.

Si se ingiere una pila botón, procure atención médica de inmediato. La línea nacional directa de ayuda en caso de ingestión de pilas está disponible en todo momento, a través del teléfono en (202) 625-3333 (cobro revertido, si es necesario), o llame al centro de control de envenenamientos más cercano, a través del teléfono (800) 222-1222.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE.UU. está encargada de proteger al público contra riesgos no razonables de lesiones o incluso la muerte, asociados con el uso de miles de productos de consumo que se encuentran bajo su jurisdicción. Las muertes, las lesiones y los daños a la propiedad que resultan de los incidentes relacionados con productos de consumo le cuestan al país más de $800,000 millones anuales. La CPSC tiene el compromiso de proteger a los consumidores y sus familias de los productos que representen un peligro de incendio, choque eléctrico, accidente con sustancia química o peligro mecánico. A lo largo de los últimos 30 años, la labor de la CPSC para garantizar la seguridad de productos al consumo – tales como juguetes, cunas, herramientas eléctricas, encendedores de cigarrillos y sustancias químicas de uso doméstico – contribuyó significativamente a la disminución en el índice de muertes y lesiones asociadas a los productos de consumo.

De acuerdo a la ley federal, es ilegal intentar vender o revender algún producto retirado del mercado.

Para informar acerca de un producto peligroso o de una lesión relacionada a un producto, comuníquese con la línea directa de la CPSC llamando al (800) 638-2772, con la teleimpresora de la CPSC llamando al (800) 638-8270, o visite el sitio Web www.cpsc.gov/talk.html. Los consumidores pueden obtener este comunicado y la información sobre el retiro en el sitio Web www.cpsc.gov. Si desea suscribirse en forma gratuita a un boletín por e-mail, ingrese a www.cpsc.gov/cpsclist.aspx.

Línea directa de la CPSC para retiros: (800) 638-2772

Línea de la CPSC para Contacto con los Medios: (301) 504-7908

FUENTE U.S. Consumer Product Safety Commission

La CPSC advierte: A medida que aumenta el uso de las pilas botón, se incrementan las lesiones y los fallecimientos relacionados con las mismas