La Prehipertensión es de riesgo considerable particularmente en las personas mayores de...

La Prehipertensión es de riesgo considerable particularmente en las personas mayores de 45 años



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE – U.S. Newswire)–26 de octubre de 2004–Se estima que cada año, la prehipertensión—aumento de la presión sanguínea considerado como un factor de riesgo que puede ocasionar infarto e insuficiencia cardiaca, derrame cerebral y enfermedades renales—es responsable del 9.1 por ciento de los fallecimientos, del 6.5 por ciento de la admisión en asilos de ancianos, y del 3.4 de los ingresos hospitalarios de estadounidenses con edades entre 25 y 74 años, según reveló una nueva investigación realizada por la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ, por sus siglas en inglés).

La presión sanguínea se evalúa con dos medidas—la sistólica (latidos del corazón) y la diastólica (forma en que el corazón se relaja entre latidos). La hipertensión se define como una presión sistólica de 140 mmHg o mayor, y una presión diastólica de 90 mmHg o superior. Si bien ambas lecturas son importantes, en mayo del 2003, el Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure (Séptimo Informe del Comité Nacional Conjunto de Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión, ó JNC 7), del National Institutes of Health’s National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto del Corazón, Pulmón y Sangre, adscrito a los Institutos Nacionales de Salud), señaló que la presión sistólica, es decir, la cifra mayor de las dos medidas, es el mejor indicador de riesgo con respecto a otros problemas de salud. El JNC 7 identificó la prehipertensión con una presión sistólica entre 120 mmHg y 139 mmHg. Además, definió la hipertensión residual con el mantenimiento de una presión sistólica de 140 mmHg o superior, a pesar de la acción de un tratamiento existente.

El nuevo estudio de AHRQ estimó que dos terceras partes de las personas con edades entre 45 y 64 años; y el 80 por ciento de las personas entre 65 y 74 años, podrían padecer de prehipertensión o hipertensión residual. Los investigadores revelaron que por cada 10,000 adultos de 25 a 74 años, la prehipertensión y la hipertensión residual son responsables del 14 por ciento de los fallecimientos, aproximadamente el 10 por ciento de las admisiones en asilos de ancianos, y el 4.7 por ciento de las hospitalizaciones.

“La prehipertensión es un problema de salud importante, y necesita un tratamiento a base de dieta, ejercicio y la eliminación del hábito de fumar. Este estudio muestra claramente que es preciso seguir perfeccionando los servicios preventivos, y estimular a los estadounidenses a adoptar estilos de vida más saludables”, aseguró la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ, quien además citó como dos ejemplos de excelentes recursos para lograr estos objetivos al U.S. Preventive Services Task Force de AHRQ (Grupo Especial de Servicios Preventivos de AHRQ) y a la iniciativa de salud HealthierUS del presidente George W. Bush.

Los investigadores también descubrieron que las mujeres con edades entre 65 y 74 años podrían recibir el mayor beneficio al eliminarse la prehipertensión y la hipertensión residual. Los niveles de ingresos hospitalarios entre las mujeres podrían reducirse a un aproximado de 150 admisiones por cada 10,000 mujeres pertenecientes a este grupo. Por su parte, también se demostró que en el caso de los hombres se pueden experimentar sustanciales reducciones en los riesgos de salud. Los niveles de ingresos hospitalarios podrían disminuir a 85 admisiones por cada 10,000 hombres con edades entre 45 y 64 años, y a 62 ingresos por cada 10,000 hombres de 65 a 74 años.

Los investigadores Louise B. Russell, Ph.D., y Elmira Valiyeva, Ph.D., de la Universidad Rutgers, y el Dr. Jeffrey L. Carson, M.D., de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson de la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey; utilizaron un modelo de simulación basado en las Encuestas de Análisis de Salud y Nutrición Nacional I y III, para estimar el impacto de la prehipertensión y la hipertensión residual en los fallecimientos, admisiones en asilos de ancianos y hospitalizaciones de adultos estadounidenses con edades entre 25 y 74 años.

Los detalles de la investigación están disponibles en “Effects of Prehypertension on Admissions and Deaths: A Simulation”, publicado en el número correspondiente al 25 de octubre de la revista Archives of Internal Medicine. Las normativas del JNC 7 u otros materiales relacionados están disponibles en el sitio: http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/hypertension/index.htm. La información referente a los programas de servicios preventivos de la AHRQ está accesible en el sitio: http://www.ahrq.gov/clinic/prevenix.htm. Para más información acerca de la iniciativa presidencial de salud HealthierUS, visite: http://www.healthierus.gov/.

–30–

CONTACTO:

AHRQ Public Affairs

(301) 427-1858

(301) 427-1855

La Prehipertensión es de riesgo considerable particularmente en las personas mayores de 45 años