La Raza nombra la Sargento Mayor O’Neal del U.S. Marine Corps ganadora...

La Raza nombra la Sargento Mayor O’Neal del U.S. Marine Corps ganadora del premio ‘Heroes & Heritage’ en la conferencia anual del Consejo Nacional de la Raza de 2008



COMPARTE ESTA NOTA

QUANTICO, Virginia, 15 de septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Ella sí puede, y lo ha demostrado.

Cuando la Sargento Mayor Irene Zamora O’Neal ingresó al United States Marine Corps hace 23 años, lo hizo para escapar de la falta de oportunidades y de la pobreza extrema.

Hoy, ella representa los logros obtenidos por las mujeres latinas que ascienden de rango, en carreras altamente condecoradas en el servicio militar, e inspiran a otras mujeres aspirantes a posiciones de liderazgo.

O’Neal es méxico-americana y oriunda de San Angelo, Texas. Ella se enlistó en el Marine Corps a los 17 años en busca de oportunidades y educación, siguiendo los pasos de su hermano, quien se había convertido en Marine dos años antes. Su padre murió cuando ella tenía 10 años de edad y su madre luchó económicamente para sacar adelante a nueve hijos. La familia vivía en una casa sin agua potable ni energía eléctrica. Ir a la universidad no era una opción para O’Neal.

Pero desde que O’Neal se enlistó en el servicio militar nunca dudó de su decisión.

“Quizás has oído hablar de la banda de hermanos, pero yo también la llamo banda de hermanas”, dice O’Neal. “Los Marines somos como una familia. Si no has sido parte del Marine Corps, no puedes entender el tipo de unión, respeto y orgullo que sentimos. Aquí tenemos oportunidades para crecer y ser parte de una familia. Me gusta mucho.”

O’Neal ascendió de rango en el Marine Corps, incluyendo promociones a Drill Instructor, Drill Instructor Senior y Series Gunnery Sergeant. Mientras servía como Drill Instructor, ella recibió el premio Drill Instructor of the Year del Marine Corps League.

O’Neal, de 41 años, es una de las dos mujeres latinas que han logrado ascender a las posiciones más altas para personal enlistado en el Marine Corps. Ella fue promovida a su actual rango en enero de 2006 y desde 2007 ha servido como Sargento Mayor del Marine Helicopter Training Squadron-164, el Marine Aircraft Group 39, y el 3rd Marine Aircraft Wing. En su rol de asesor senior enlistado para el oficial comandante de Camp Pendleton en California, O’Neal tiene bajo su responsabilidad alrededor de 900 Marines. Por otra parte, la oficial latina de más alto rango en el Marine Corps, la General de Brigada Angela Salinas, es responsable por el entrenamiento de más de 18,000 reclutas.

En marzo de 2008, O’Neal fue reconocida como la Mujer Senior Enlistada del Año del 3rd Marine Aircraft Wing.

Mientras ha servido a su patria, O’Neal también ha servido a su comunidad sin importar en que lugar del mundo ha vivido.

A través de su carrera O’Neal se ha enfocado en el servicio comunitario, ya sea llevando comidas a hogares de personas minusválidas y de edad avanzada con el programa Meals on Wheels, o construyendo un parque para niños en Port Royal, South Carolina.

Cuando prestó servicio en Okinawa, Japón, ella visitaba orfanatos en Pattaya Beach, Tailandia, para jugar con los niños y ayudar en el mantenimiento de las instalaciones.

En 2003, durante su estadía en Irak como Sargento Mayor del Batallón del Combat Service Support Batallion-1 para la operación Iraki Freedom, se encargó de su familia Marine al organizar la recepción de paquetes de familiares y amigos para más de 1,000 Marines, compañeros de la unidad.

“Yo pienso que la mayoría de las personas que servimos a la comunidad lo hacemos de buena voluntad”, dijo ella. “Nosotros no pedimos nada a cambio. Esa es la manera en que yo fui criada, sin pedir nada a cambio. Yo sé que si ayudo a alguien en cualquier lugar, de cualquier manera, esa persona luego ayudará a otros.”

O’Neal dice que nunca se ha considerado una modelo de conducta a pesar de varios de sus logros significativos. Sus condecoraciones personales incluyen: la Meritorious Service Medal con estrella de oro, la Navy and Marine Corps Commendation Medal con tres estrellas de oro, y la Air Force Achievement Medal with Combat Action Ribbon.

Ella dice que su carrera en los Marines ha sido un reto personal, pero no por ser mujer o por ser latina. Surgieron dificultades, pero dice que en la medida que ella creció y maduró en su carrera, también creció el respeto mutuo con sus colegas. O’Neal, de 5’2″ de estatura, sólo insiste en una cosa; asegura que el aspecto físico de ser un Marine nunca le pareció muy difícil. “Yo siempre he dicho que puedo hacer cualquier cosa que hace un hombre, pero mejor.”

Después de más de dos décadas en servicio activo, O’Neal dice que hoy reconoce el impacto que ha tenido en otras mujeres Marines como mentora y líder y ha aprendido a apreciar su rol como modelo de conducta.

“Yo siempre les digo a las mujeres Marines que ellas son un reflejo directo de mi conducta y sé que las represento dignamente”, dijo O’Neal. “Muchas dicen que admiran mi ejemplo, y me enorgullece saber que hay mujeres que quieren crecer siguiendo mis pasos.”

O’Neal, madre de tres hijos, dice que espera seguir siendo una inspiración para todos los jóvenes, especialmente para las jóvenes latinas.

Sin embargo, el nivel al que ella ha llegado puede ser solitario; un hecho que recuerda al ser la única mujer presente en las reuniones de altos oficiales.

“El Marine Corps es una organización de corte muy masculino”, dice Fernando Rey, Jefe Ejecutivo de la organización Heroes & Heritage, la cual le otorgó a O’Neal una Medalla al Mérito este verano pasado. “Es diez veces más difícil tener éxito en el Marine Corps que en el Army o en el Air Force. Es raro que una mujer logre llegar al nivel a donde ella llegó. Yo la admiro.”

Por su trabajo voluntario, por servir de inspiración y por ser ejemplo de liderazgo, patriotismo y educación para la juventud latina, O’Neal fue honrada con la Medalla al Mérito y un trofeo de cristal de la organización Heroes & Heritage en la conferencia anual del Consejo Nacional de la Raza de 2008 en San Diego, California.

Ella expresó la emoción que sintió al recibir el premio durante un almuerzo al cual asistieron su esposo por 20 años, el Sargento Maestro en Artillería Anthony O’Neal, sus colegas y predecesores, líderes de la comunidad hispana, artistas, activistas y oficiales electos.

“Me sentí abrumada por el honor de ser reconocida no sólo por mi servicio militar, pero también como mujer y como hispana, y por estar en compañía de otras personas que hacen tanto por su comunidad”, dijo O’Neal. “Es como decir un ‘Quien es Quien’ en la comunidad hispana (sobre el 40vo aniversario del NCLR). Me sentí muy orgullosa de estar allí.”

Desde el año 2006, Heroes & Heritage, una organización sin fines de lucro que ayuda a veteranos y a la comunidad, ha reconocido las contribuciones de los latinos en el servicio militar y en su comunidad. La prioridad del grupo es honrar a los veteranos latinos de la Segunda Guerra Mundial, un grupo a menudo olvidado en la historia de las guerras y que está rápidamente muriendo.

Rey dijo que este año la organización ha escogido honrar a una Marine mujer que también ha desempeñado una labor sobresaliente en la comunidad.

“Ella es el ejemplo vivo de esta condecoración (por valor y patriotismo), por su servicio al Marine Corps y por su dedicación en ayudar a los pobres en todas las comunidades en las que ha servido, dedicándoles su tiempo libre,” dijo Rey.

La presencia de O’Neal en la conferencia en uniforme envía un mensaje muy alto y claro. Sí hay mujeres y latinas en el Marine Corps y por cierto en posiciones de alto rango. Y usted también lo puede lograr.

NOTA A LOS REDACTORES: Una imagen de alta resolución está disponible en: http://www.hispanicprwire.com/home.php?l=es

La Raza nombra la Sargento Mayor O’Neal del U.S. Marine Corps ganadora del premio ‘Heroes & Heritage’ en la conferencia anual del Consejo Nacional de la Raza de 2008