La terapia con radiación mediante haz de partículas es prometedora pero no...

La terapia con radiación mediante haz de partículas es prometedora pero no está probada para el tratamiento de cáncer



COMPARTE ESTA NOTA

ROCKVILLE, Maryland, 14 de septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La terapia con radiación mediante haz de partículas, una tecnología utilizada para tratar varios tipos de cáncer, es considerada por algunos clínicos mejor que la radiación tradicional, pero hay escasa evidencia acerca de su seguridad en comparación con otros tipos de terapia con radiación, según un nuevo reporte de efectividad comparativa financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para Investigación y Calidad de la Atención Médica) del HSS (Departamento de Salud y Servicios Humanos).

“Según se desarrollan las tecnologías y surgen nuevas intervenciones clínicas, es importante el equilibrio entre el acceso a nuevas tecnologías potencialmente beneficiosas y la evaluación e investigación continuas para determinar si las tecnologías cumplen lo que prometen”, señaló Carolyn M. Clancy, doctora en medicina y directora de la AHRQ. “Mayor financiamiento para investigaciones sobre efectividad comparativa es una excitante oportunidad de continuar investigaciones importantes sobre terapias e intervenciones médicas”.

La terapia con radiación mediante haz de partículas, también llamada terapia con radiación mediante partícula cargada o terapia con radiación mediante haz de protones, usa haces de protones u otras partículas cargadas para el tratamiento con radiación del cáncer. La terapia con radiación mediante haz de partículas es una alternativa a otros tipos de terapias con radiación para cáncer tales como radioterapia con haces de fotones ionizantes (rayos X o gamma) o braquiterapia con fuentes radioactivas implantadas.

Todos los tipos de terapia con radiación pueden dañar tanto tejidos cancerosos como sanos, y es por eso que los clínicos se esfuerzan por dirigir la radiación al cáncer a la vez que evitan los tejidos sanos adyacentes. Esto es especialmente importante en el caso de tumores adyacentes a partes muy importantes del cuerpo, como el ojo, el cerebro, la cabeza y el cuello. La terapia con radiación mediante haz de partículas puede dirigir la radiación con un alto grado de precisión, pero sus ventajas potenciales sobre otras alternativas de radioterapia no han sido verificadas en estudios con resultados durante un largo período, según el nuevo informe técnico de la AHRQ.

La terapia con radiación mediante haz de partículas se introdujo como un tratamiento experimental en la década de los 50 pero no recibió la aprobación para uso extendido por parte de la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) hasta 2001. La tecnología es muy cara, con un costo estimado de $175 millones por cada equipo, y normalmente sólo está disponible en centros médicos académicos muy importantes. En los Estados Unidos en la actualidad sólo hay siete centros que brindan la terapia, con un centro adicional actualmente en construcción el cual se espera que entre en funcionamiento en 2010. Aunque no se han revelado los detalles, varios otros hospitales están considerando el desarrollo de instalaciones de tratamiento más pequeñas basadas en tecnologías venideras que no ha sido aún aprobadas por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos).

El informe técnico no especificó que la terapia con radiación mediante haz de partículas es más riesgosa que la terapia con radiación convencional. Sin embargo, la mayoría de los estudios acerca de la terapia fueron realizados en pequeños números de pacientes y no compararon la seguridad de la terapia con radiación mediante haz de partículas contra otras terapias. Para muchos cánceres, fuera de cánceres de cabeza y cuello, no hay suficientes estudios comparativos en la literatura para fundamentar una evaluación de la efectividad clínica o económica de la terapia con radiación mediante haz de partículas comparada con otros tratamientos. La AHRQ está en la actualidad revisando estudios sobre terapias con radiación para cánceres de cabeza y cuello que evaluarán la efectividad clínica de la terapia con radiación mediante haz de partículas para esos cánceres.

El reporte es el primero de una serie de informes técnicos de la Agencia, informes con tiempo de respuesta rápido que resumen los aspectos clave de tratamientos emergentes. Los informes técnicos resaltan dónde es que se necesita más investigación y dónde la investigación puede ser suficiente para merecer una revisión sistemática total. Los informes técnicos son elaborados por el programa Effective Health Care (Atención Médica Efectiva) de la AHRQ. Futuros informes técnicos describirán la evidencia sobre cirugía fetal, cirugía estereotáctica para cánceres no cerebrales y válvulas cardíacas percutáneas.

El nuevo informe de la AHRQ, Technical Brief: Particle Beam Radiation Therapies for Cancer (Informe Técnico: Terapias con radiación mediante haz de partículas para cáncer), es la revisión investigativa más reciente del programa Effective Health Care (Atención Médica Efectiva) de la Agencia. Ese programa, autorizado por la Medicare Prescription Drug, Improvement and Modernization Act (Ley de Medicamentos por Receta, Mejoramiento y Modernización del Medicare), constituye un importante esfuerzo federal para comparar tratamientos alternativos para padecimientos de salud y hacer públicos los resultados. El programa pretende ayudar a que pacientes, doctores, enfermeras, farmacéuticos y otros elijan los tratamientos más efectivos. Puede encontrarse más información en http://www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

FUENTE Agency for Healthcare Research and Quality

La terapia con radiación mediante haz de partículas es prometedora pero no está probada para el tratamiento de cáncer