Las cámaras en las luces rojas reducen las muertes por accidentes de...

Las cámaras en las luces rojas reducen las muertes por accidentes de tránsito



COMPARTE ESTA NOTA

NOTA: La siguiente opinión editorial fue enviada por Leslie Blakey, Directora Ejecutiva de Campaña Nacional para Eliminar las Violaciones de la Luz Roja

(HISPANIC PR WIRE)–21 de marzo de 2005–La comunidad hispana de Tejas debe hallar una solución al creciente problema de la falta de respeto a la luz roja, un conflicto de seguridad estatal y nacional que está provocando sin necesidad la muerte y lesiones serias a miles de personas cada año.

El estado de Tejas ocupa el primer lugar de la nación en muertes ocasionadas por no respetar la luz roja. Entre los años 1992 y 1998, alcanzó el segundo lugar en cantidad de fallecimientos por esa causa, conformando el 11 por ciento del total nacional. Incluso después de comparar las cifras con la densidad de población, Tejas alcanzó el cuarto lugar de la nación, con una tasa de 3.5 muertes por cada 100,000 personas. El costo de las lesiones por accidentes y muertes provocados al no respetar la luz roja en Tejas, asciende a una cifra entre $1.4 y $3 mil millones al año.

Los hispanos residentes en los Estados Unidos son desproporcionadamente las víctimas de accidentes automovilísticos en nuestras carreteras. Según estadísticas federales, los accidentes de tránsito son la causa principal de muerte entre los hispanos de 1 a 44 años de edad. Pero un hecho más trágico y revelador aún es que los niños hispanos de 5 a 12 años son el 72 por ciento más propensos a fallecer en un accidente vehicular que los no hispanos.

Un estudio dado a conocer el año pasado por un prominente grupo nacional de investigaciones del transporte, reveló que el acelerado desarrollo residencial implica que cada vez más tejanos vivan sobre o cerca de autopistas multisendas con aceras inadecuadas o inexistentes, y escasos pasos peatonales. Esto convierte a Tejas en un sitio cada vez más peligroso para los numerosos hispanos que, por elección o situación económica, viajan en bicicleta o a pie. En Houston, los hispanos menores de 16 años conformaron el 42 por ciento de los peatones seriamente lesionados en el año 1999.

Un gran número de conductores no consideran el irrespeto de la luz roja como una seria infracción de tránsito, y un peligro para sus conciudadanos. Es necesaria la imposición consistente de la ley para impedir que se tome esta opción peligrosa y a menudo mortal. Uno de cada tres estadounidenses conoce a una persona que ha sufrido heridas, ha muerto, o ambas situaciones, a causa de alguien que no respetó la luz roja. Las muertes por esta causa aumentan tres veces más rápido que cualquier otro tipo de muerte en la carretera. En muchas ciudades, la luz amarilla se ha convertido en una señal para “acelerar” en vez de “aminorar la marcha”.

Sin embargo, hay una forma mediante la cual Tejas podría comenzar la reducción de la conducta agresiva en los choferes, como el irrespeto a la luz roja; mediante el uso de tecnología automatizada para el cumplimiento de las reglas del tránsito.

Las “cámaras de luz roja” que se utilizan actualmente en 110 comunidades de 20 estados y el Distrito de Columbia, han resultado en significativas disminuciones de accidentes e infracciones en las intersecciones. Varios estudios recientes muestran que el control fotográfico conduce a entre el 25 y el 30 por ciento de los accidentes con lesiones en las intersecciones. En Garland, la única ciudad tejana donde operan esas cámaras, las violaciones de la luz roja en las cuatro intersecciones monitoreadas han disminuido en un 20 por ciento desde el año 2003.

Este tipo de cámaras complementa el trabajo policial, y permite que la acción del cumplimiento de la ley se concentre en otros delitos. Además, captan y procesan una violación, sin la necesidad de una peligrosa persecución del infractor. Esta tecnología es un complemento valioso a una idónea ingeniería del tránsito, como lo evidencia la rápida expansión de esta tecnología en zonas que utilizan la tecnología de cámaras de luz roja, donde lo ha permitido la legislación estatal o local.

También hay otro aspecto de esta tecnología que le imprime particular interés a la comunidad hispana. Un estudio reciente realizado en el estado de Tejas, llevado a cabo por una coalición de organizaciones defensoras de los derechos civiles, reveló que los hispanos son registrados por la policía en un 69 por ciento más de veces que los residentes anglos después de una inspección rutinaria por cuestiones de tráfico.

La tecnología para el cumplimiento del respeto a la luz roja está libre de predisposiciones, y no graba el rostro, la raza ni otras características de los ocupantes del vehículo infractor. Al hacer cumplir la ley sin que el agente policial detenga el automóvil, las cámaras de luz roja reducen la oportunidad de “registros con consentimiento” basados en “apariencia sospechosa”. La mayoría de los estados sólo permiten que las cámaras fotografíen el vehículo cuando no respeta la luz roja, y grabe la matrícula para identificar al conductor. No hay cumplimiento selectivo alguno basado en la raza ni en otros factores.

Sólo hay un gran obstáculo para el uso de esta tecnología por las agencias del orden en Tejas: la legislatura estatal está considerando actualmente una legislación que no permitiría a los municipios el uso de cámaras de luz roja. La legislación para impedir que las ciudades impongan el respeto a la luz roja bajo las cláusulas de autonomía (“home rule”) ha sido patrocinada por el Representante Gary Elkins de Houston; mientras que la legislación patrocinada por el Representante Carl Isset, de Lubbock, prohibiría totalmente el uso de cualquier tecnología de cumplimiento de la ley mediante medios fotográficos en Tejas. La comunidad hispana de la Florida debe hacer valer su derecho de expresión, y pedir la aprobación de esta tecnología que podría salvar a miles de tejanos de morir o ser seriamente lesionados por conductores agresivos o irresponsables.

Este método de cumplimiento de la ley, combinado con buenas prácticas de ingeniería, así como con una firme concientización pública y programas de educación, ha demostrado una gran efectividad en la prevención de accidentes y las tragedias ocasionadas por el irrespeto a la luz roja. Para más información, póngase en contacto con Jeff Agnew o Chris Galm, llamando al teléfono (202) 828-9100.

La Campaña Nacional para Eliminar las Violaciones de la Luz Roja es un grupo defensor nacional encabezado por una junta asesora independiente, compuesta por líderes de los campos de seguridad del tránsito, cumplimiento de la ley, ingeniería del transporte, cuidados de salud y medicina de urgencia, así como por víctimas de accidentes de tránsito. Para más información acerca de la campaña, visite el sitio Web http://www.stopredlightrunning.com.

–30–

CONTACTO:

Jeff Agnew or Christ Galm

(202) 828-9100

Las cámaras en las luces rojas reducen las muertes por accidentes de tránsito