Las niñas latinas aspiran a ‘ser normales’ al tomar decisiones sobre la...

Las niñas latinas aspiran a ‘ser normales’ al tomar decisiones sobre la vida sana según el nuevo estudio del Girl Scout Research Institute

Las niñas mencionan obstáculos; definen a las madres como la mayor influencia para adoptar hábitos sanos


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–25 de enero de 2006–Un nuevo estudio del Girl Scout Research Institute arroja luz sobre la crisis de la obesidad en las niñas, que afecta a una de cada cinco niñas latinas en Estados Unidos hoy, preguntando a las niñas directamente como definen la salud y qué las motiva a llevar un estilo de vida más sano.

Según el estudio, que se publica en inglés y español, las niñas de hoy definen la salud como algo más que comer bien y hacer ejercicio; también tiene que ver con una autoestima positiva y contar con el apoyo de la familia y los compañeros. El estudio también revela que aunque las niñas latinas tienden a tener una imagen física más positiva y a aceptar un concepto de belleza más amplio que las niñas de raza blanca o asiática, muchas todavía no adoptan los hábitos sanos en su vida diaria.

“Ser normal”: La nueva percepción de las niñas sobre la vida sana combina investigación con grupos focales y encuestas en Internet de más de 2.000 niñas de 8 a 17 años, 400 de ellas latinas. El estudio revela cuatro hallazgos principales entre las niñas encuestadas:

— Las niñas tienen conocimientos básicos sobre la alimentación sana, pero a menudo no los ponen en práctica, lo que les lleva a tomar decisiones poco saludables sobre la dieta y el ejercicio.

— Las madres ejercen una tremenda influencia como fuente de información más frecuente y ejemplo para sus hijas.

— Para la mayoría de las niñas, estar sana tiene que ver más con parecer “normal” y sentirse aceptada que con mantener buenos hábitos de dieta y ejercicio.

— La salud emocional, la autoestima y la imagen física tienen un papel crítico en la actitud de las niñas sobre la dieta y el ejercicio.

“Incluir la voz de las niñas en el centro de las conversaciones sobre la obesidad infantil nos hace comprender cómo podemos inspirar y apoyar a las niñas para que adopten hábitos sanos para toda la vida”, declara Patricia Diaz Dennis, Presidenta de la Junta Directiva Nacional de Girl Scouts of the USA. “La organización Girl Scouts contará con un papel aun más significativo al asociarse con comunidades, escuelas y personas influyentes para tratar la epidemia de la obesidad a la que se enfrenta la juventud y en particular las jovencitas latinas, que son el segundo grupo de niños con más exceso de peso del país”.

Lo que las niñas dicen comparado con lo que hacen

Aunque las niñas latinas tienen conocimientos básicos de nutrición y saben los beneficios de estar en forma, muchas no ponen estos conocimientos en práctica. De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades, las mujeres latinas son el grupo menos activo entre todos los grupos étnicos, con un 27,5 por ciento de mujeres latinas que realiza menos de 10 minutos de actividad física por semana (frente a un 12,5 por ciento de las de raza blanca no hispanas). El estudio del GSRI ha descubierto que las niñas latinas siguen esta tendencia de los adultos y son las menos activas de todos los participantes de la encuesta.

Con clases de educación física optativas, las niñas no practican suficientes actividades físicas en la escuela. Casi el 60 por ciento de las niñas latinas dice que no participa en deportes escolares y el 33 por ciento menciona la falta de energía como razón principal. El treinta por ciento de las niñas latinas dice que no son físicamente activas (frente a un 25% de niñas de raza blanca no hispanas).

En el tiempo fuera de la escuela, las niñas latinas así como las otras niñas entre 11-17 años de la encuesta identifican las actividades sedentarias como sus actividades preferidas para el tiempo libre. Un 50 por ciento de niñas latinas ocupa su tiempo libre mirando la televisión, seguido de escuchar música (30 por ciento) y usar la computadora (26 por ciento).

Obstáculos en casa y en la escuela desaniman a muchas niñas a adoptar hábitos más saludables de alimentación. En la escuela, las máquinas dispensadoras, la falta de sabor y calidad de los almuerzos escolares son todas barreras para conseguir este objetivo. El 58 por ciento de las niñas latinas compra de las máquinas dispensadoras por lo menos una o dos veces por semana y el 36 por ciento se salta el almuerzo por lo menos una o dos veces por semana, más que las niñas no hispanas.

En casa, el 43 por ciento de las niñas latinas come delante de la televisión tres o cuatro veces por semana. Este descenso de la frecuencia de las comidas en familia, un aumento del tiempo que se pasa mirando la televisión y usando la computadora limitan las opciones de las niñas y hacen que las opciones menos sanas resulten más fáciles.

El papel crítico de las madres

El estudio descubrió que las madres tienen un papel crítico en los hábitos de salud de sus hijas. Los hallazgos muestran que:

— Es más probable que las niñas con madres activas sean también activas.

— Es más probable que las niñas con madres con exceso de peso también tengan exceso de peso.

— Es más probable que las niñas cuyas madres tienen una imagen física negativa de sí mismas se sientan insatisfechas con sus propios cuerpos independientemente de lo que la hija pese en realidad.

Casi el 60 por ciento de las niñas latinas (comparado con el 54 por ciento de las niñas no hispanas) menciona a sus madres como ejemplo y como fuentes importantes de información sobre nutrición. Las niñas también dicen que sus madres son la fuente principal de apoyo emocional. Aunque el 11 por ciento de las niñas latinas casi nunca oye comentarios positivos sobre su aspecto físico, el 89 por ciento dice que sus madres hacen comentarios positivos sobre su aspecto.

Dada la influencia que las madres y de las mujeres que sirven de ejemplo a las niñas tienen en ellas, los esfuerzos para mejorar los hábitos de vida sana de las niñas deben también estar dirigidos a los adultos que tienen un papel influyente en la vida de las niñas.

Parecer “normal”, sentirse sana

Casi todas las niñas, incluidas las latinas, a menudo relacionan sus metas de salud con tener un nivel “normal” de salud, concepto que frecuentemente asocian con una apariencia física normal y con sentirse apoyadas por los compañeros y la familia, como puntos más importantes. Todas las niñas del estudio tienden a considerar cualquier dieta o estilo de vida sanos siempre que no perjudiquen su aspecto ni las relaciones con sus amigos y familiares.

Para niñas latinas de familias de inmigrantes recién llegadas, el concepto de un nivel “normal” de salud se agrava más a medida que adquieren hábitos de salud considerados “normales” entre las niñas estadounidenses. Según la Asociación Americana de la Obesidad este nivel de aculturación puede incluso incrementar la vulnerabilidad de las niñas latinas y tiene unas consecuencias negativas sobre el consumo de comida, los hábitos de alimentación y la imagen física.

Un concepto de salud más completo

Las niñas no se identifican con un enfoque que se concentre sólo en la salud física. Prácticamente todas las niñas están de acuerdo en que “la salud emocional es tan importante como la salud física”, y el 86 por ciento de las adolescentes latinas piensa que sentirse bien consigo misma es más importante que el aspecto físico. Casi el 50 por ciento de las niñas latinas está de acuerdo con que tener exceso de peso no es un problema si te sientes bien contigo misma (frente a un 37 por ciento de niñas de raza blanca no hispanas).

La opinión de las niñas de que la salud física y emocional tienen la misma importancia también se refleja en su comportamiento. Por ejemplo, el 32 por ciento de las niñas latinas entre 11 y 17 años mencionó comer más cuando “está estresada”, por lo menos un 10 por ciento más que las otras niñas encuestadas. Todas las niñas también tienen tendencia a estresarse y preocuparse más que los niños, siendo así más susceptibles a este comportamiento. En el estudio, las niñas generalmente estaban más preocupadas que los niños por todo, incluido el llevarse bien con sus amigos, su aspecto físico y el rendimiento escolar.

Girl Scouts se pone en acción

Durante más de 93 años, Girl Scouts ha ofrecido a las niñas programas innovadores de deporte, nutrición y salud. El programa de Girl Scouts hace participar a las niñas en una amplia gama de actividades que les enseñan a adquirir hábitos sanos para su vida diaria, desde la importancia de hacer ejercicio y dormir lo suficiente hasta higiene y aprender sobre enfermedades como el cáncer de seno. Sabiendo que las niñas tienen un concepto de salud más completo, Girl Scouts se concentra no sólo en la educación sobre nutrición, el deporte y la actividad física sino también en la autoestima y el desarrollo emocional de las niñas.

Girl Scouts of the USA es miembro fundador de Partners in Hispanic Education (Asociación para la Educación Hispana) y ofrece sus servicios a niñas latinas a través de una gama de actividades, incluida la Conferencia Nacional de Latinas en las que las adolescentes latinas tratan asuntos relevantes en su vida, y relaciones con líderes de la comunidad como la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos. Una colaboración con Dove™ en el programa uniquely ME! fomenta la autoestima positiva de las niñas con edades entre 8 y 17 años en Estados Unidos y Puerto Rico. El programa, con el apoyo de Dove Self-Esteem Fund, abarca el enfoque más completo de la vida sana de Girl Scouts.

Para animar a las niñas a aportar su voz a las conversaciones sobre la vida sana en sus comunidades, Girl Scouts hace una llamada a todas las niñas y a sus familias a participar en el desarrollo y la puesta en marcha de una normativa de bienestar en sus centros escolares locales. Como resultado de la ley federal sobre nutrición aprobada en el año 2004, todos los distritos escolares que reciban fondos federales para el almuerzo escolar deben establecer una “normativa de bienestar” local para el primer día del año escolar 2006-2007. La ley promueve la participación de los estudiantes y los padres en la preparación de las normativas para abordar las metas de la educación sobre la nutrición y la actividad física, los estándares de nutrición y otras actividades escolares que sirven para fomentar y enfatizar los mensajes sobre el bienestar.

Metodología del estudio

El estudio combinó investigación cualitativa y cuantitativa llevada a cabo por el Girl Scout Research Institute y the Michael Cohen Group, una compañía de investigación con sede en Nueva York. Entre el 1 y el 15 de diciembre de 2004, los investigadores guiaron a 16 grupos focales que representaban un total de aproximadamente 160 niñas entre ocho y diecisiete años en cuatro mercados representativos del país. Después de la fase cualitativa, se administró una encuesta cuantitativa en Internet de más de 150 preguntas a una muestra aleatoria nacional estratificada de 2060 niñas y 461 niños. Además, se encuestó exhaustivamente a una submuestra de madres sobre sus hijas, familias, la salud personal y la nutrición. La muestra se asemeja mucho a la población de Estados Unidos en cuanto a una serie de características demográficas, incluidas la raza, la educación, el estado civil y la geografía.

Acerca del Girl Scout Institute

El Girl Scout Institute, constituido en el año 2000, es una extensión esencial de la dedicación de Girl Scouts of the USA a tratar las necesidades complejas y siempre cambiantes de las niñas. Está formado por personal y asesores especializados en los sectores de desarrollo infantil, académico, gubernamental, de negocios y sin fines de lucro. El instituto realiza estudios innovadores, publica descubrimientos e información crítica y ofrece recursos esenciales para el fomento del bienestar y la seguridad de las niñas que viven en el mundo actual.

Acerca de Girl Scouts

Girl Scouts of the USA es la organización más importante dedicada al beneficio de las niñas y cuenta con 3,8 millones de miembros entre niñas y personas adultas. En su 93º año de existencia, Girl Scouts sigue cultivando en las niñas el valor, la confianza en sí mismas y los principios a la vez que les enseña las destrezas necesarias para tener éxito como adultas. La organización se esfuerza en prestar servicio a niñas de todos los rincones de Estados Unidos, Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Para obtener más información sobre Girl Scouts o el estudio sobre la vida sana en español, llame al (866) 830 8700 o visite http://www.girlscouts.org/espanol.

Las niñas latinas aspiran a ‘ser normales’ al tomar decisiones sobre la vida sana según el nuevo estudio del Girl Scout Research Institute