Las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales resultan fundamentales para la supervivencia de...

Las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales resultan fundamentales para la supervivencia de los bebés

La Fundación March of Dimes apoya la sesión informativa sobre Mortalidad Infantil que se celebrará en el Congreso


COMPARTE ESTA NOTA

WHITE PLAINS, Nueva York, 31 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Los bebés con muy bajo peso al nacer y los nacidos en forma muy prematura tienen más probabilidades de morir si no nacen en hospitales que cuenten con unidades de cuidados intensivos neonatales especialmente equipadas para atender a los recién nacidos gravemente enfermos, en contraste con los bebés que nacen en similares condiciones pero en hospitales con instalaciones especializadas.

“Alentamos a las mujeres que cursan embarazos de alto riesgo a hablar con sus médicos acerca de la atención que sus bebés pueden necesitar luego del nacimiento y acerca del hospital adecuado donde deberían dar a luz, de modo que sus recién nacidos puedan recibir un nivel de atención apropiado en las NICU (Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales)”, afirmó Diane Ashton, MD, MPH, Subdirectora Médica de la Fundación March of Dimes.

En 1976, un informe denominado “Hacia la mejora de los resultados de los embarazos” (Toward Improving the Outcomes Pregnancy), elaborado por el Comité para la Salud Perinatal y la Fundación March of Dimes, delineó un modelo de sistema regionalizado de unidades intensivas de cuidados neonatales para permitir que los bebés enfermos de todas partes de Estados Unidos pudieran tener la atención especializada que necesitaban, a la vez que se gestionaban los costos. Se considera que este informe, que recomendaba a los hospitales de Nivel I brindar atención básica, a los hospitales de Nivel II atención para bebés moderadamente enfermos y a los hospitales de Nivel III contar con instalaciones de NICU para atender los casos más severos, ha sido responsable de la mejora en el índice nacional de mortalidad infantil.

“El éxito inicial de este sistema de atención perinatal regionalizada salvó las vidas de miles de bebés a lo largo de los años”, afirmó el Dr. Ashton, haciendo notar que no siempre es posible para las madres elegir el lugar donde darán a luz. A lo largo del tiempo, el sistema regional se ha debilitado y cada vez más bebés gravemente enfermos están naciendo fuera de las NICU de los hospitales de Nivel III.

Este invierno, la Fundación March of Dimes y sus asociados publicarán el informe “Hacia la mejora de los resultados de los embarazos III” (Toward Improving the Outcome of Pregnancy III), el cual incluirá nuevas recomendaciones acerca de los esfuerzos de mejora de la calidad para las mujeres y los proveedores de atención médica, de modo de ayudar a que más bebés puedan nacer sanos.

De acuerdo a una investigación realizada y dirigida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), y publicada en la edición del 1 de septiembre del Journal of the American Medical Association, los bebés de muy bajo peso al nacer – aquellos que pesan alrededor de 3.3 libras al momento del nacimiento – y los bebés muy prematuros – aquellos que nacen antes de las 32 semanas de gestación – tienen un aumento de más del 50% en el riesgo de morir al nacer o antes de cumplir un mes, si no nacen en un hospital de Nivel III.

“Continuaremos nuestros esfuerzos para prevenir todos los nacimientos prematuros. Aún así, cuando una embarazada se encuentre en riesgo de dar a luz a un bebé de muy bajo peso o muy prematuro, deberemos brindar la mejor atención médica y la más apropiada posible con respecto al riesgo”, manifestó la CAPT Wanda D. Barfield, MD, MPH, Directora de la División de Salud Reproductiva de los CDC y coautora del estudio. “Estuvimos felices de hacer una investigación que podría beneficiar tanto a los padres como a los proveedores de atención médica, para elegir las mejores opciones posibles de atención”.

De acuerdo al Centro Nacional de Estadísticas de Salud, en 2006, el índice de mortalidad infantil descendió a 6.7 por cada 1,000 nacimientos vivos, con respecto a un índice de 6.9 en 2005. A pesar del descenso, más de 28,500 bebés murieron en 2006 antes del primer año de vida y los bebés que murieron como consecuencia de problemas relacionados al nacimiento prematuro, representaron más del 36% de las muertes.

La Fundación March of Dimes está apoyando una Sesión Informativa en el Congreso, organizada por la National Healthy Start Association y patrocinada por el congresista Steve Cohen (D-TN), como parte de las actividades que tendrán lugar a consecuencia de la designación del mes de septiembre como el Mes de la Concientización sobre la Mortalidad Infantil.

La Fundación March of Dimes es la organización sin fines de lucro líder para el embarazo y la salud del bebé. Con subsidiarias en todo el país y su evento distintivo, March for Babies(R), la Fundación March of Dimes trabaja para mejorar la salud de los bebés, a través de la prevención de los defectos de nacimiento, los partos prematuros y la mortalidad infantil. Para conocer los últimos recursos y la información más reciente, visite marchofdimes.com o nacersano.org. Si desea conocer el detalle de las estadísticas perinatales nacionales, estatales y locales, ingrese a PeriStats en marchofdimes.com/peristats.

FUENTE March of Dimes

Las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales resultan fundamentales para la supervivencia de los bebés