Libro de datos KIDS COUNT 2007 revela condiciones económicas adversas para los...

Libro de datos KIDS COUNT 2007 revela condiciones económicas adversas para los niños estadounidenses

La cifra de niños hispanos que viven en la pobreza se mantuvo estable al 10 por ciento por encima del promedio nacional


COMPARTE ESTA NOTA

Baltimore, MD–(HISPANIC PR WIRE)–6 de agosto de 2007–Aunque en general el bienestar de la niñez en la nación ha mejorado desde el año 2000 – especialmente para los adolescentes numerosos niños más pequeños, como los hispanos, siguen enfrentando significativas dificultades en cuatro áreas claves, según la Fundación Annie E. Casey. La 18va. edición anual del Libro de Datos KIDS COUNT llama la atención con respecto a los incrementos generales en niños nacidos con peso insuficiente, niños que viven en la pobreza, niños que forman parte de familias en las que ninguno de los padres está empleado a tiempo completo durante todo el año, y niños que viven en familias de padres o madres solteras.

Entre los hallazgos especialmente relacionados con los niños hispanos estadounidenses figuran:

— El veintinueve por ciento* de los niños hispanos vive en la pobreza, en comparación con el promedio nacional que es del 19 por ciento.

— El treinta y seis por ciento** de los niños hispanos forma parte de familias de padre o madre soltera, en comparación con el promedio nacional del 31 por ciento.

— El treinta y nueve por ciento* de los niños hispanos forma parte de familias en las que ninguno de los padres está empleado a tiempo completo de forma permanente, en comparación con el promedio nacional del 33 por ciento.

*No se experimentó cambio alguno desde el 2000.

**Un aumento ligero en comparación con el 35 por ciento en el 2000.

En el aspecto positivo, se reportaron mejoras significativas en los índices de mortalidad infantil, natalidad, deserción escolar en la enseñanza secundaria, y adolescentes que no estudian ni trabajan. Además, se produjeron ligeras mejoras en los índices de mortalidad infantil y mortalidad de adolescentes.

“KIDS COUNT contiene buenas y malas noticias”, afirmó Laura Beavers, asociada de investigación de la Fundación Annie E. Casey. “Si bien los indicadores de bienestar han mejorado ostensiblemente en el caso de los adolescentes, han empeorado en el caso de los bebitos. También detectamos disparidades persistentes en los resultados con respecto a los niños afroamericanos y de otros grupos étnicos, incluyendo a los hispanos estadounidenses”.

Cada año, el Libro de Datos KIDS COUNT proporciona información y tendencias estadísticas con respecto a las condiciones de los niños y familias de los Estados Unidos. En el 2007, el informe también analiza el caso de los 726,000 niños que cada año ingresan en casas de crianza en los Estados Unidos—de los cuales 122,000 son hispanos – y lo que puede hacerse para crear y fortalecer las relaciones de familia que necesitan estos niños. “Aunque la preservación de la seguridad de los niños es un papel y responsabilidad esencial de nuestros sistemas de bienestar infantil”, añadió Douglas W. Nelson, presidente de la Fundación Annie E. Casey en Baltimore, “la medida total del éxito debe residir en cómo esos sistemas garantizan a plenitud la existencia de familias vitalicias sólidas y seguras para cada niño al cual prestan servicios”.

En ensayo contenido en el Libro de Datos KIDS COUNT, titulado “Lifelong Family Connections: Supporting Permanence for Children in Foster Care” analiza la forma en que debe actuar la nación para que todos los niños que permanecen en casas de crianza puedan formar parte de una familia para toda la vida. Los defensores del bienestar infantil han afirmado durante décadas que los niños que residen en casas de crianza necesitan una conexión familiar permanente que puedan considerar como suya hasta la adultez, aunque este concepto no se ha convertido aún en el objetivo primordial y definitorio del trabajo para el bienestar infantil. Los niños y jóvenes que pasan demasiado tiempo en casas de crianza y salen de ese sistema sin una relación familiar sólida, corren un gran riesgo de experimentar embarazos precoces, conductas delictivas que les obliguen a relacionarse eventualmente con el sistema de justicia criminal, así como pobreza y desamparo.

El ensayo contenido en el Libro de Datos KIDS COUNT exhorta a nuestros sistemas de bienestar infantil y a nuestros legisladores federales a hacer cambios significativos y respaldar políticas audaces, que puedan proporcionarles conexiones familiares y mejores condiciones de vida a los niños y jóvenes en casas de crianza.

“La separación de un niño o niña de su casa debe ser la última, no la primera opción, comprendiendo que los niños deben mantenerse seguros con respecto al daño físico”, declaró Patrick McCarthy, vicepresidente Reforma del Sistema y Servicio de la Fundación Annie E. Casey. “La ubicación en casas de crianza debe ser un medio de transitar hacia una familia duradera, donde los niños se desarrollen en ambientes familiares y en sus propios barrios, y vivan con sus padres siempre que sea posible. La permanencia en casas de crianza debe ser breve, y los sistemas deben facilitarles a los niños las condiciones familiares a través de la reunificación, la custodia judicial y la adopción”. Además, el ensayo exhorta a los sistemas de bienestar infantil a darles a familias y niños suficiente apoyo “post-permanencia” como asesoría, educación, ayuda financiera y residencia temporal.

La Fundación Annie E. Casey es una organización benéfica privada, cuya misión principal es fomentar políticas públicas, reformas en los servicios humanos y apoyo comunitario que satisfagan con efectividad las necesidades de los niños y familias vulnerables de hoy. Para obtener más información, visite el sitio Web http://www.aecf.org.

El Libro de Datos KIDS COUNT, con calificaciones por estado, y el ensayo “Lifelong Family Connections: Supporting Permanence for Children in Foster Care”, se pueden accesar en el sitio Web http://www.aecf.org

Libro de datos KIDS COUNT 2007 revela condiciones económicas adversas para los niños estadounidenses