Los automovilistas norteamericanos no están preparados para problemas en los viajes de...

Los automovilistas norteamericanos no están preparados para problemas en los viajes de la temporada de fiestas

Los conductores que no le dan un mantenimiento habitual a sus autos experimentan una incidencia de vehículos rotos de más del 50 por ciento más alta


COMPARTE ESTA NOTA

NORTHBROOK, Illinois, 3 de noviembre de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Casi la mitad (45 por ciento) de los conductores norteamericanos dicen que planean dar un viaje por carretera de dos o más horas durante la cercana temporada de fiestas. El dato lo ofrece la encuesta Allstate 2011 Good Hands Roadside(SM) Assistance Survey, que también halló que los conductores, a pesar de tener una considerable experiencia con vehículos dañados, subestiman las probabilidades de encontrar problemas en la carretera.

La encuesta revela que el conductor norteamericano típico ha experimentado más de cuatro casos individuales de rotura de un vehículo, y casi dos de cada tres han sufrido alguna inconveniencia o retraso a causa de esa rotura. Uno de cada cinco norteamericanos ha estado varado por más de dos horas debido a la rotura de un vehículo.

Pero el 84 por ciento de los conductores dice que no es probable que se encuentren en una situación en la que no puedan manejar su automóvil debido a una avería mecánica o a otros problemas comunes. Esta sensación de seguridad la comparten incluso el 82 por ciento de los que han experimentado personalmente cuatro o más de esas situaciones.

Avería

A pesar de lo que digan los conductores sobre lo que piensan que pasará, la realidad es que la gran mayoría de los norteamericanos ha experimentado la rotura de un auto u otra situación:

  • El 79 por ciento ha experimentado un neumático desinflado, al 77 por ciento se le ha descargado la batería del auto, al 68 por ciento el auto no le arrancaba, y el 67 por ciento ha estado en un accidente.
  • El 59 por ciento dice que se le han quedado las llaves dentro del auto, el 33 por ciento ha perdido llaves, el 38 por ciento se ha quedado sin gasolina, y al 36 por ciento le han vandalizado el auto, han entrado en él a la fuerza o se lo han robado.

El mantenimiento tiene sus ventajas

Muchas roturas de vehículos suceden como resultado de accidentes imprevistos, circunstancias inevitables o, sencillamente, por mala suerte, situaciones sobre las que los conductores tienen poco control o ninguno. Pero la encuesta revela que puede haber una correlación entre la frecuencia con que los conductores le hacen mantenimiento de rutina a sus vehículos y la rotura de un vehículo.

  • El 63 por ciento de los conductores que le hacen todo el mantenimiento y servicio de rutina a sus autos informan un promedio de 3.7 incidentes, mientras los conductores que informan un mantenimiento y un servicio menos frecuente informan 5.7 incidentes.
  • Los conductores que están al día con todo el mantenimiento de rutina tienen menos probabilidades que los que no hacen el mantenimiento de:
    • Que la batería se descargue (72 por ciento frente al 87 por ciento)
    • Que el auto no arranque (62 por ciento frente al 80 por ciento)
    • Quedarse sin gasolina (33 por ciento frente al 46 por ciento)
  • Casi una cuarta parte de los conductores norteamericanos (22 por ciento) dice que la crisis económica ha causado que retrasen o no hagan el mantenimiento de su auto.

El señor y la señora lo arreglan

Los conductores expresan un alto nivel de confianza en su capacidad de arreglar problemas comunes que pueden ocurrir a sus autos mientras manejan.

  • Una gran mayoría de los norteamericanos dice tener confianza en su capacidad de arreglar los siguientes problemas por su cuenta, sin ayuda de otra persona: un neumático desinflado (77 por ciento), un tanque de gasolina vacío (87 por ciento), una batería descargada (74 por ciento), las llaves se les quedaron dentro del auto cerrado (69 por ciento), y un fusible quemado (67 por ciento).
  • Con respecto a cada uno de estos posibles problemas, los hombres tienen considerablemente más confianza en su capacidad para resolver el problema. El porcentaje que dice que tiene “mucha confianza” en su capacidad de arreglar los siguientes problemas es: un neumático desinflado (88 por ciento hombres/39 por ciento mujeres), un tanque de gasolina vacío (77 por ciento/60 por ciento), una batería descargada (72 por ciento/39 por ciento), llaves que se quedaron dentro del auto cerrado (51 por ciento/39 por ciento), y un fusible quemado (71 por ciento/29 por ciento).

Supervivencia de los más preparados

Sólo el 51 por ciento de los conductores norteamericanos confían en su capacidad de sobrevivir con los artículos que tienen en su auto si se quedaran varados por tres días. Los hombres tienen mucha más confianza en su capacidad de sobrevivir (62 por ciento) que las mujeres (40 por ciento).

Aunque la mayoría de los conductores norteamericanos dicen que tienen los artículos esenciales de emergencia en su auto, un porcentaje mucho menor dice tener la lista completa de artículos recomendados, y muchos conductores señalan que les faltan algunos elementos de seguridad vitales.

  • El 95 por ciento tienen un neumático de repuesto y el 93 por ciento tiene un gato y una cruceta para cambiar neumáticos.
  • El 72 por ciento tiene una linterna, el 69 por ciento tiene cables de arranque, el 68 por ciento tiene un cargador de teléfono celular, y el 60 por ciento tiene un juego básico de herramientas para el automóvil.
  • El 50 por ciento tiene un botiquín de primeros auxilios y el 47 por ciento tiene una manta.
  • Sólo el 30 por ciento tiene agua potable para casos de emergencia, el 24 por ciento tiene señales luminosas, y sólo el 16 por ciento tiene alimentos para casos de emergencia.

¿A quién va a llamar?

Menos de tres de cada diez conductores norteamericanos dicen que su primera reacción instintiva sería llamar a un servicio de asistencia en carretera si se rompe su vehículo durante un recorrido habitual cotidiano. Pero en el caso de que se rompa el vehículo lejos de casa, casi el doble de los conductores llamaría a un servicio de asistencia en carretera. Entonces, ¿a quién llaman?

  • El 40 por ciento dice que llamaría a un familiar o a un amigo, mientras el 28 por ciento trataría de arreglar el problema por su cuenta. El cuatro por ciento llamaría a la policía, esperaría por otra ayuda de emergencia o le pediría ayuda a otro chofer.
  • Es más probable que las mujeres llamen a alguien que conocen. El 54 por ciento dice que su primera reacción instintiva sería llamar a un familiar o a un amigo.
  • Es más probable que los hombres tomen el camino de “ir por su cuenta”. El 44 por ciento dice que su primera reacción instintiva sería tratar de arreglar el problema por su cuenta. El 25 por ciento llamaría a un familiar o a un amigo.

Las cifras de la asistencia en carretera

  • El 61 por ciento de los norteamericanos pertenece o está suscrito a un servicio de asistencia en carretera, pero la membresía en un servicio de asistencia en carretera varía según el nivel de ingresos del núcleo familiar.
    • Sólo el 52 por ciento de los que tienen un ingreso familiar de menos de $50,000 pertenecen a un servicio, frente al 72 por ciento de los que tienen ingresos de $100,000 en adelante.
    • Es menos probable que los conductores con automóviles más viejos pertenezcan a un servicio de asistencia en carretera. El 80 por ciento de los conductores con un auto de hace un año o más nuevo pertenecen a un servicio, frente al 64 por ciento de los que tienen un auto de dos a cinco años de antigüedad, el 57 por ciento de los que tienen un auto de seis a diez años de antigüedad, y el 56 por ciento de los que tienen un auto de hace 10 años o más.
  • El 80 por ciento de los que están inscritos en un servicio de asistencia en carretera lo han usado por lo menos una vez, y el 20 por ciento lo ha usado cinco veces o más.

Acerca de Good Hands Roadside

Good Hands Roadside Assistance, que Allstate introdujo el año pasado, es el primer servicio de asistencia en carretera con inscripción gratis y pago por uso, que está a disposición de todos los conductores, no sólo de los clientes de Allstate.

Un miembro que necesita asistencia en carretera puede llamar al 1-800-ALLSTATE y recibir acceso a una red nacional de compañías confiables de remolque de automóviles que funciona las 24 horas, los 7 días de la semana. El programa ofrece tarifas fijas, prenegociadas, que quizá no estén disponibles para el consumidor típico que no sea miembro. Los consumidores con automóviles de pasajeros o camiones ligeros pagarán una tarifa fija de $75 por remolcarles el vehículo hasta 10 millas y $50 por otros problemas en la carretera, como cambiar un neumático desinflado, una batería descargada o haber dejado las llaves dentro del auto cerrado.

Acerca de la encuesta

La encuesta de conductores norteamericanos de 18 años en adelante se realizó del 12 al 17 de octubre de 2011, entre una muestra nacional representativa de 1,000 norteamericanos adultos contactados por teléfono de línea fija y celular. El margen de error de la muestra nacional de conductores es de +3.1 por ciento. La encuesta fue realizada por FTI Consulting, Inc. (FTI) para Allstate.

Acerca de Allstate

The Allstate Corporation (NYSE: ALL) es la aseguradora de líneas personales no cotizada en bolsa más grande del país, conocida por su eslogan “You’re In Good Hands With Allstate®” (Usted Está en Buenas Manos con Allstate®). Allstate, que está celebrando su 80 aniversario como aseguradora, está reinventando la protección y el retiro para ayudar a casi 16 millones de hogares a asegurar lo que tienen hoy y prepararse mejor para el mañana. Los consumidores tienen acceso a productos de seguros (automóvil, casa, vida y retiro) y servicios de Allstate a través de agencias de Allstate, agencias independientes y representantes financieros exclusivos de Allstate en los Estados Unidos y Canadá, así como a través de http://www.allstate.com y 1-800 Allstate®.

FUENTE The Allstate Corporation

Los automovilistas norteamericanos no están preparados para problemas en los viajes de la temporada de fiestas