Los básicos del brandy, por Korbel(MR)

Los básicos del brandy, por Korbel(MR)



COMPARTE ESTA NOTA

Condado de Sonoma, Valle Del Río Ruso, CA–(HISPANIC PR WIRE – PRNewswire)–1 de febrero de 2008–Rico y cálido, el brandy es una libación como pocas. Se lo saboree sólo en una copa, se lo disfrute en un cóctel o se lo aprecie en combinación con otra bebida, el carácter generoso del brandy siempre satisface. “Es claro que mucha gente está de acuerdo, ya que el brandy continúa creciendo en popularidad”, observa Gary Heck, propietario de Korbel(MR) Brandy. “Y unos pocos básicos del brandy pueden ayudarlo a aumentar su aprecio por este clásico licor”.

El brandy se crea calentando vino (o vino afrutado, si así se lo indica) en un alambique, retirando con cuidado el alcohol y el vapor de fruta, y condensándolo nuevamente en líquido, añejándolo en barriles de roble tostados (¡en el interior!) y combinando diversos lotes de barriles para alcanzar el estilo deseado. Como la fabricación del vino, la fabricación del brandy es un proceso lento, meticuloso y que requiere mucha experiencia para ser hecho bien.

El origen del brandy es un misterio, si bien la evidencia lingüística sugiere que puede datarse en la antigua Babilonia. Cualquiera sea su origen, el brandy evolucionó en Europa entre los siglos XII y XVI, y diversas nacionalidades jugaron papeles importantes: los alemanes, por considerarlo una bebida más que una medicina; los holandeses (cuyo término “brandewijn” — vino quemado — se convirtió en la fuente de su nombre), por refinar las técnicas de producción y usar barriles de roble para transportarlo; los franceses: por producir las uvas y barriles de roble necesarios; y los ingleses: por exigir calidad, que sólo se alcanzaba mediante una destilación precisa. El paso final en la evolución del brandy se dio en el siglo XIX, con la invención irlandesa del alambique de columna, una alternativa al pot still (alambique aislado) que daba a los productores control preciso sobre los niveles de alcohol y elementos frutales (impurezas) en el destilado. En los dos siglos desde entonces, la producción del brandy se ha expandido por todo el mundo. Korbel Brandy fue hecho por primera vez en 1889 — hoy es uno de los productores de brandy más antiguos de los Estados Unidos.

El buen brandy comienza con buenas uvas — predominantemente, uvas blancas y siempre variedades de uva que retienen una acidez vivificante en la madurez. Resulta interesante que la mayoría de estas variedades de uva sean exclusivas para la producción de brandy; las variedades clásicas de uva para vino desarrollan tanto carácter frutal en la madurez, que se vuelven abrumadoras cuando se las destila. Para Korbel Brandy, eso significa uvas de California de primera calidad. Las uvas son trituradas y prensadas, y el jugo se hace fermentar igual que con el vino. Sin importar si la destilación se realiza en un pot still o en un alambique de columna, debe prestarse considerable cuidado para capturar solamente el alcohol y el vapor de fruta adecuados para el brandy.

El tiempo que el brandy pasa en barriles de roble tostados es vital para su carácter. Cuanto más tiempo el brandy queda en los barriles, más rico, más suave y más concentrado se vuelve (esto debido a la lenta evaporación del alcohol a través de la madera, pérdida que se conoce como “la parte del ángel”). Todo brandy pasa, por lo menos, algún tiempo en barriles. Korbel California Brandy es estacionado un promedio de dos años en barriles y pone énfasis en el carácter fresco y juvenil que puede disfrutarse sólo o en combinación con otras bebidas. Korbel Gold Reserve VSOP Brandy (VSOP, por sus siglas en inglés, significa “pálido, añejo, muy especial”) pasa un mínimo de dos años en barriles y tiene la riqueza, la complejidad y la suavidad mejor saboreadas en una copa. Otros acrónimos con significados establecidos en el mundo del brandy incluyen VS (VS, por sus siglas en inglés, significa “muy especial”) para el brandy estacionado en barriles durante tres a cinco años, y XO (XO, por sus siglas en inglés, “extra añejo”) para el brandy estacionado en barriles, por lo menos, durante seis años.

Los pasos finales en la producción del brandy son combinación (blending), dilución y embotellado. Los diferentes lotes de barriles evolucionan de maneras diferentes, dependiendo del brandy joven almacenado en ellos, el lapso de estacionamiento y la edad del barril. Después de evaluar los lotes disponibles, el maestro enólogo lentamente “construirá” un blend, reuniendo diversos lotes para alcanzar el estilo de la “casa” para el embotellado específico. En Korbel Brandy, cada blend es de, aproximadamente, 7.000 galones. Unos pocos brandys también son hechos apenas más intensos para crear experiencias gustativa únicas: Korbel XS Brandy — por ejemplo — es combinado con vainilla de Madagascar, esencia de naranja y otros sabores exóticos para crear un brandy magníficamente adecuado para bebidas mixtas (mixed drinks). Una vez que se completa un corte (blend), el brandy se diluye con agua hasta alcanzar el nivel de alcohol específico — Korbel California Brandy y XS Brandy son embotellados a prueba de 80 (40% de alcohol) y Korbel VSOP es embotellado a prueba de 90 (45% de alcohol) — luego son filtrados y embotellados. El brandy puede ser disfrutado en cuanto se lo embotella; a diferencia del vino, no ganará mayor complejidad ni suavidad con el estacionado.

Con más de 115 años de tradición artesanal, Korbel Brandy es uno de los productores de brandy más respetados y reverenciados de los Estados Unidos. Para más información sobre Korbel Brandy, incluidas recetas de bebidas, visite http://www.korbelbrandy.com.

Beba responsablemente.

FUENTE Korbel

Los básicos del brandy, por Korbel(MR)