Los hispanos que no consumen productos lácteos corren riesgos de ingestión insuficiente...

Los hispanos que no consumen productos lácteos corren riesgos de ingestión insuficiente de calcio



COMPARTE ESTA NOTA

NUEVA YORK, 27 de mayo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La integración de la leche y los productos lácteos a la dieta cotidiana es importante para el mantenimiento de un estilo de vida sano. Pero para cerca del 75% de los latinos que son intolerantes a la lactosa, la idea de incorporar la leche a sus dietas es algo inconcebible(1). A propósito de esto, una encuesta reciente reveló que el 63% de los hispanos que padecen de trastornos estomacales u otros síntomas de intole-rancia a la lactosa como resultado del consumo de productos lácteos reducen o dejan totalmente de consumirlos(2).

Pero esta decisión preocupa a los médicos y nutricionistas, porque la eliminación de los productos lácteos podría incrementar el riesgo de deficiencias de calcio y vitamina D. Además, el consumo de niveles adecuados de calcio y vitamina D puede contribuir a reducir los riesgos de padecer osteoporosis mas tarde en la vida y desempeña un papel importante en la coagulación, señalización nerviosa y contracción y relajación muscular. Por tanto para ayudar a que los hispanos intolerantes a la lactosa se enteren de soluciones fáciles para sus síntomas que no los harán correr riesgos de deficiencia de calcio, Angélica Vale les ofrece su historia.

“Mi café con leche me dio la primera indicación de que era intolerante a la lactosa: después de la primera taza me sentía incómoda. Una amiga me sugirió que tal vez yo era intolerante a la lactosa, y me aconsejó que probara la leche sin lactosa”, cuenta la actriz. “El cambio marcó una tremenda diferencia. Ahora puedo disfrutar de mi café con leche, de mis quesos favoritos y de todos los alimentos que me gustan, sin preocuparme por las incomodidades estomacales. La Leche LACTAID(R) y los Suplementos Dietéticos LACTAID(R) Fast Act me devolvieron el acceso a los alimentos que en otro tiempo estaban ‘fuera de los límites’ de mi mesa”.

¿En qué consiste la intolerancia a la lactosa? ¿Cómo puedo encontrar alivio?

La intolerancia a la lactosa es una condición provocada por la deficiencia de la enzima lactasa en el organismo, encargada de digerir la lactosa o azúcar de la leche, presente en los productos y bebidas lácteas. La incapacidad de digerir la lactosa contribuye a los síntomas físicos de irritabilidad estomacal. Las personas que padecen intolerancia a la lactosa no pueden disfrutar de sus platos y bebidas favoritas como las enchiladas suizas, o incluso hasta de un simple café con leche, de manera que renuncian por completo a los mismos.

Sin embargo, el cambio de la leche regular a la que no tiene lactosa, o la ingestión de suplementos pueden ayudar a las personas que padecen de intolerancia a volver a traer sus platillos favoritos a la mesa, sin eliminar los productos lácteos de la dieta. La Leche LACTAID(R) es auténtica y 100% sin lactosa y se puede usar en cualquier receta que lleve leche. Por su parte, los Suplementos Dietéticos LACTAID(R) contienen la enzima lactasa que digiere la lactosa y facilita su digestión, cuando se ingieren con la primera porción de productos lácteos.

“Ya no hay excusas para que las personas con intolerancia a la lactosa no consuman productos lácteos”, añade Vale. “Y debido a la importancia de una adecuada ingestión de calcio y vitamina D, nunca ha sido un mejor momento de incrementar el consumo de leche y productos lácteos”.

Para obtener recetas y hacer una prueba gratuita de intolerancia a la lactosa, visite el sitio Web http://www.lactaidenespanol.com.

1) American Gastroenterological Association. Lactose Intolerance. February

27, 2008. http://www.gastro.org/wmspage.cfm?parm1=854

2) La encuesta sobre la intolerancia a la lactosa fue realizada por

Yankelovich, Inc. en representación de McNeil Nutritionals, del 28 de

febrero al 3 de marzo, 2008 mediante entrevistas por Internet a una

muestra de 200 adultos Hispanos mayores de 18 años.

Los hispanos que no consumen productos lácteos corren riesgos de ingestión insuficiente de calcio