Los padres de estudiantes poco representados en las ciencias e ingenierías opinan...

Los padres de estudiantes poco representados en las ciencias e ingenierías opinan sobre este tema en una nueva encuesta nacional

Afirman que las jóvenes y estudiantes afro americanos, hispanos y nativos americanos pueden lograr el éxito


COMPARTE ESTA NOTA

Untitled Document

Pittsburg, PA–(HISPANIC PR
WIRE – US Newswire)–24 de mayo de 2005–Pese al hecho de que las mujeres,
afro americanos, nativos americanos e hispanoamericanos durante mucho tiempo han
tenido poca representación en los ámbitos de las ciencias e ingenierías
en EE UU, una nueva encuesta demuestra que los padres de estos estudiantes están
en su mayoría seguros de que sus hijos – tanto chicos como chicas
– disponen de lo necesario para tener éxito en estas disciplinas en
la escuela y posteriormente en el trabajo.

Los padres consideran como
motores importantes de la economía y seguridad nacional las ciencias
y tecnología y califican de “deseables” y “viables”
las carreras de ciencias e ingenierías tanto para sus hijos como para
sus hijas. Al mismo tiempo, los padres creen que los sectores de las ciencias
e ingenierías tienen que esforzarse más para informar a los estudiantes
de hoy en día sobre las diversas oportunidades disponibles para ellos
en estos campos.

En cuanto a las desigualdades
constantes respecto a género y etnias minoritarias en estos campos, muchos
de los padres entrevistados afirman ser conscientes de tales desigualdades y
más de la mitad afirman estar preocupados por ellas. Sin embargo, a diferencia
de la Junta Nacional de las Ciencias (NSB, por sus siglas en inglés),
el cuerpo regulador de la Fundación Nacional de las Ciencias, un número
importante de padres no ve ningún peligro que pueda suponer esta desigualdad
para EE UU y su capacidad de mantener su posición de liderazgo global
en las ciencias y tecnología.

Estas son algunas de las
conclusiones clave de la última encuesta sobre conocimientos científicos
y de educación nacional de las ciencias encomendada por Bayer Corporation
como parte su programa Making Science Make Sense (R) (MSMS). La encuesta de
este año explora el tema de la poca representación de mujeres,
afro americanos, nativos americanos e hispanoamericanos en los campos de las
ciencias e ingenierías desde el punto de vista de los padres.

En la encuesta Las verdades
Bayer sobre la educación de las ciencias XI: los padres americanos opinan
sobre sus hijos y las ciencias la entrevista se realizó a 1.000 padres
americanos que tienen al menos un hijo y una hija de entre 5 y 18 años
que viven en casa. Además, para incluir etnias minoritarias poco representadas,
se añadieron las encuestas con padres afro americanos, nativos americanos
e hispanoamericanos del mismo perfil hasta que cada uno de estos grupos tuviera
250 encuestas completas. Se realizaron un total de 1.500 encuestas en marzo
y abril de 2005.

Los padres se muestran positivos
respecto a las chicas, los chicos y las ciencias.

En general, se descubrió
en la encuesta que los padres de todos los grupos consideran que sus hijos e
hijas son ganadores potenciales en cuanto a las ciencias y matemáticas.
Muchos informan de que sus hijos (el 88 por ciento) e hijas (el 85 por ciento)
se interesan por las ciencias, matemáticas o ingenierías. Séis
de cada 10 (el 63 por ciento) padres afirman que sus hijos ya han manifestado
interés por seguir estudiando o desarrollar una carrera en estos campos,
mientras que cuatro de cada 10 (el 42 por ciento) informan de que sus hijas
han mostrado el mismo interés. Están interesados, ¿pero
pueden tener éxito? Sí, dicen los padres. Casi todos los padres
(el 96 por ciento hijos; el 95 por ciento hijas) están seguros de que
sus hijos e hijas son capaces de tener éxito en estas disciplinas en
la escuela, y casi las tres cuartas partes (el 75 por ciento hijos; el 73 por
ciento hijas) se muestran “muy seguros.” Además, casi todos
los padres (el 92 por ciento hijos; el 90 por ciento hijas) están seguros
de que sus hijos serán capaces de tener éxito en carreras de ciencias
e ingenería y la mitad o más afirman estar “muy seguros”
(el 69 por ciento hijos; el 57 por ciento hijas).

Casi todos los padres consideran
como deseables estas carreras para sus hijos (el 91 por ciento) e hijas (el
86 por ciento). Además, al enterarse de que muchos puestos en estos sectores
no requieren más que un título universitario, la mayoría
de los padres (el 88 por ciento) creen que estos sectores presentan oportunidades
de empleo viables para sus hijos. Sin embargo, casi todos los padres de todos
los grupos (el 88 por ciento) creen que el sector de las ciencias e igenierías
tiene que esforzarse más a la hora de informar a los estudiantes de hoy
en día sobre estas oportunidades de empleo.

Los padres: ¿optimistas
pero imparciales?

Aunque la encuesta revela
actitudes por lo general positivas de los padres sobre la capacidad de sus hijos
para salir adelante en la escuela en las ciencias y más allá,
también revela cierto trato de favor a los hijos frente a las hijas.
Esta parcialidad queda expuesta en sus respuestas a una serie de preguntas.
Por ejemplo, mientras que casi todos (el 91 por ciento hijos; el 86 por ciento
hijas) califican de deseables estas carreras para sus hijos, el 65 por ciento
dicen que son “muy deseables” para sus hijos y el 41 por ciento las
califican de “muy deseables” para sus hijas. Además, mientras
que todos los padres (el 92 por ciento hijos; el 90 por ciento hijas) están
seguros de que sus hijos pueden tener éxito en el sector de las ciencias
e ingenería , el 69 por ciento están “muy seguros” en
cuanto a sus hijos y sólo un 57 por ciento están “muy seguros
en cuanto a sus hijas.

Ante todo, hemos de felicitar
a los padres por reconocer la capacidad de sus hijos e hijas para salir adelante
en los campos de las ciencias, matemáticas e ingenierías y por
animar y ayudarles de forma regular formal e informalmente en su educación
científica,” dijo el Dr. Mae C. Jemison, la primera mujer astronauta
afro americana del país y la portavoz nacional MSMS de Bayer. “Dicho
eso, los padres y todos los adultos deben entender que nuestros propios prejuicios
inconscientes a menudo se comunican a nuestros hijos sin darnos cuenta y con
consecuencias negativas. En cuanto a las ciencias, matemáticas e ingenierías,
hemos de reconocer que para que EE UU construya y sostenga la clase de investigación
creativa y explorativa que mantiene vivos el descubrimiento y la innovación,
todo el mundo debe contar con una oportunidad.”

Retos

En el aprendizaje de las
ciencias, los padres identifican más retos para sus hijas que para sus
hijos. Al pedirles que evaluaran tales retos potenciales, los padres señalaron
lo siguiente como retos importantes o algo importantes:

— Las clases de ciencias
son aburridas o poco interesantes (el 58 por ciento chicas; el 51 por ciento
chicos)

— Profesores poco cualificados
para enseñar ciencias (el 57 por ciento chicas; el 47 por ciento chicos)

— Pocas figuras modelo
para ellos (el 56 por ciento chicas; el 45 por ciento chicos)

— Las ciencias son difíciles
de aprender (el 54 por ciento chicas; el 43 por ciento chicos)

Temas que según muchos
padres suponen poco o ningún reto para sus hijos:

— Las ciencias no son una
disciplina “divertida” (el 64 por ciento chicas; el 67 por ciento
chicos)

— Profesores que consideran
que sus hijos e hijas no deberían estar en ciencias (el 69 por ciento
chicas; el 75 por ciento chicos).

“Las buenas noticias
son que los viejos estereotipos parecen estar desapareciendo,” dijo Jemison.
“El hecho es que las ciencias ya no tienen esa imagen de “disciplina
para cerebritos” y que a los profesores se les ve más abiertos en
cuanto a los chicos y chicas que aprenden ciencias – se trata de pasos
importantes.”

Poca representación

Aún así, dice
Jamison, hace falta seguir avanzando, especialmente en lo que se refiere a la
poca representación. Por ejemplo, mientras que dos tercios (el 66 por
ciento) de los padres entrevistados dicen ser conscientes de la poca representación
de las mujeres, afro americanos, nativos americanos e hispanoamericanos en el
sector de las ciencias e ingenierías, más de la mitad (el 56 por
ciento) están preocupados, sólo un 15 por ciento están
“muy preocupados” y un número importante de todos los padres,
— excepto los afro americanos – no están preocupados (en total
de un 44 por ciento; un 63 por ciento de los nativos americanos y un 52 por
ciento de los hispanoamericanos). Un mayor número de padres afro americanos
(el 69 por ciento) están preocupados.

Además, los padres
no parecen compartir una preocupación destacada por la NSB y la Fundación
Nacional de las Ciencias en informes nacionales recientes. Estos informes advierten
de que la fuerte posición de liderazgo global de EE UU en las ciencias
y tecnología podría verse amenazada en el futuro si no empezamos
a contribuir más mujeres y etnias minoritarias al número de científicos
e ingenieros que hacen falta para seguir siendo competitivo. Al preguntarles
si esta falta de participación supone una amenaza para la capacidad de
EE UU de competir con otro país en las ciencias e ingenierías,
los padres estaban divididos. Aproximadamente la mitad decían que “sí”
(el 47 por ciento) frente a un 49 por ciento que decía que “no.”

“El sector de las ciencias
e ingenierías no sólo tienen que esforzarse más para informar
a los estudiantes sobre la diversidad de oportunidades laborales, sino que tenemos
nosotros que esforzarnos mucho más para comunicarles a ellos – y
a sus padres – que necesitamos y queremos que estén en estos sectores.
Una manera de conseguir esto es apoyar activamente a los programas de educación
de las ciencias que aspiren a eliminar esta desigualdad y crear condiciones
equitativas,” dijo el Dr. Attila Molnar, el presidente y director ejecutivo
de Bayer Corporation.

Cerrando la brecha

Los padres están
de acuerdo. Creen que los sectores de las ciencias e ingenierías (el
92 por ciento), junto con los mismos padres (el 98 por ciento) y otros, tienen
la misma responsabilidad de asegurarse de que las mujeres y etnias minoritarias
tengan éxito en estos sectores. Además, muchos están de
acuerdo (el 72 por ciento) con que el sector de las ciencias e ingenierías
debería desarrollar programas que interesen, animen y capten el interés
de las chicas y de los estudiantes de etnias minoritarias por las ciencias y
matemáticas.

Los padres también
consideran que la educación es clave. Una forma importante de eliminar
esta poca representación es que las chicas y las etnias minoritarias
reciban una buena educación de ciencias y matemáticas empezando
por la escuela primaria, dicen el 95 por ciento de los padres. Casi todos los
padres (el 81 por ciento) creen que a las ciencias se les debería dar
la misma importancia que a la lectura, escritura y matemáticas, aunque
la mitad (el 56 por ciento) creen que a las ciencias se les da/dio menos importancia
en la escuela primaria.

Casi todos los padres de
todos los grupos (el 87 por ciento) dicen que el método más eficaz
para que los estudiantes aprendan ciencias es mediante la enseñanza interactiva
basada en preguntas y en la que los estudiantes realicen experimentos, formen
opiniones y discutan y defiendan sus conclusiones con los demás. Casi
ningún padre (el tres por ciento) destacó el método tradicional
de la educación de las ciencias, basados en el uso de textos académicos
como un método más eficaz.

“El camino de las ciencias
e ingenierías no empieza en la universidad, ni en el instituto. Empieza
en la escuela primaria en los cursos más bajos cuando a todos los estudiantes
les interesan las ciencias,” explicó Sarah Toulouse, que dirige
la iniciativa MSMS de Bayer. “Las ciencias a golpe de experimentos, basadas
en el descubrimiento, capta y sostiene este interés mientras fomenta
importantes habilidades en los conocimientos científicos como el análisis
profundo, resolución de problemas y el trabajo en equipo. Creemos que
esto es la manera de crear un buen camino – y no sólo de futuros
científicos e ingenieros – sino de una ciudadanía con conocimientos
científicos.”

La serie de encuestas Las
verdades Bayer sobre la educación de las ciencias, que forma parte de
un proyecto anual de investigación de la opinión pública,
es un componente de la iniciativa Making Science Makes Sense de Bayer a nivel
empresa que busca aumentar los conocimientos científicos mediante un
aprendizaje interactivo de las ciencias basado en las preguntas, el voluntarismo
de los empleados y la educación pública. Actualmente, 11 centros
Bayer mantienen programas locales MSMS , los cuales representan un cuerpo nacional
de voluntarios de más de 1.000 empleados.

Bayer Corporation, con sede
en Pittsburgh, es una filial de la multinacional Bayer Group, un grupo internacional
de sanidad, nutrición y materiales innovadores con sede en Leverkusen,
Alemania. En Norteamérica, desde abril de 2005, Bayer contaba con 16.000
empleados y registraba ingresos netos de 8,3 mil millones de euros. Las empresas
operativas de Bayer – Bayer HealthCare LLC, Bayer CropScience LP y Bayer
MaterialScience LLC – mejoran la vida de la gente mediante una amplia gama
de productos esenciales que ayudan a diagnosticar y tratar enfermedades, proteger
cosechas y lograr avances en la seguridad y durabilidad del automóvil.
Stock del Bayer Group es componente del DAX y aparece en la Bolsa de Nueva York
(símbolo: BAY).

Los resultados de la encuesta
Las verdades Bayer sobre la educación de las ciencias XI, realizada por
Market Research Associates, se basan en entrevistas telefónicas dirigidas
a un total de 1.500 padres americanos empleando marcación aleatoria de
números. El grado de aproximación a la realidad logrado en la
realización de las primeras 1.000 entrevistas es del 95 por ciento con
un margen de error de +/- tres por ciento. Cada una de las 250 entrevistas telefónicas
finalizadas entre los tres grupos de etnias minoritarias ofrece un grado de
aproximación a la realidad de un 95 por ciento con un margen de error
de +/- siete por ciento.

Para más información
sobre la encuesta Las verdades Bayer XI en inglés y español, por
favor visite la página Web MSMS de Bayer, http://www.BayerUS.com/MSMS

Fact sheet

Verdades Bayer sobre la
educación de las ciencias XI: Los padres americanos opinan sobre sus
hijos y las ciencias

Conclusiones clave de la
encuesta:  padres hispanoamericanos

Los padres, sus hijos y
las ciencias

Según los padres
hispanoamericanos, ellos mismos son los que tienen el mayor papel a la hora
de provocar el interés de sus hijos por las ciencias (el 52 por ciento),
seguidos de los profesores (el 30 por ciento) y los medios como el cine, la
televisión, los libros y las revistas (el 13 por ciento)

Sin embargo en cuanto a
sus hijas, consideran que son los profesores quienes más influencia ejercen
(el 43 por ciento), seguidos de ellos mismos (el 31 por ciento) y los medios
(el 19 por ciento)

En lo que se refiere a los
juguetes científicos como los microscopios, los telescopios, las maquetas
de experimentos y las colecciones de piedras, minerales o fósiles, más
de la mitad de los padres hispanos afirman que han regalado tales objetos a
sus hijos en el pasado año (el 79 por ciento hijos; el 54 por ciento
hijas)

Mientras que más
de ocho de cada 10 padres hispanos entrevistados dicen que sus hijos se muestran
interesados por las ciencias (el 84 por ciento hijos; el 85 por ciento hijas),
son más propensos a decir que sus hijos están “muy interesados”
(el 61 por ciento) frente a sus hijas (el 31 por ciento)

Al ser preguntados si sus
hijos han manifestado interés por seguir estudiando o trabajar en ciencias,
matemáticas o ingenierías, dos tercios (el 69 por ciento) dicen
que sí. Sólo el 46 por ciento afirman lo mismo sobre sus hijas.

Mientras que nueve de cada
10 (el 91 por ciento) de los padres hispanos califican de deseable una carrera
en las ciencias e ingenierías para sus hijas y ocho de cada 10 (el 78
por ciento) así la califican para sus hijos, un mayor número la
consideran como “muy deseable” para sus hijos (el 70 por ciento) frente
a sus hijas (el 44 por ciento)

Mientras que más
de nueve de cada 10 (el 95 por ciento hijos; el 92 por ciento hijas) padres
hispanos están seguros de que sus hijos son capaces de tener éxito
en la escuela en las ciencias y matemáticas, un mayor número se
muestra “muy seguros” en cuanto a sus hijos (el 82 por ciento) frente
a sus hijas (el 69 por ciento)

Mientras que aproximadamente
nueve de cada 10 (el 86 por ciento hijos; el 92 por ciento hijas) de los padres
hispanos están seguros de que sus hijos son capaces de tener éxito
en una carrera de ciencias e ingenierías, un mayor número se muestra
“muy seguros” en cuanto a sus hijos (el 77 por ciento) frente a sus
hijas (el 61 por ciento)

Mientras que los padres
hispanos animan y/o ayudan de manera activa a sus hijos a aprender ciencias,
afirman que lo son más con sus hijos que con sus hijas. Concretamente,
en el pasado año, informan sobrehaber participado en las siguientes actividades
al menos una vez por semana con sus hijos:

Actividad realizada –          
Hijos            Hijas

al menos una vez por
semana     hispano         
hispano-
                               
americanos       americanos

Animarles a hacer-
lo bien en la escuela          
99%             
99%

Dar importancia al-
aprendizaje de las ciencias    
77%              69%

Dar clases informales-
de ciencias en casa            
45%             
36%

Ayudarles con deberes de-
ciencias/proyectos escolares   
41%             
23%

Animarles a aprender-
ciencias mediante libros       
54%             
22%

Animarles a aprender-
ciencias de manera interactiva 
37%             
30%

Retos en el aprendizaje
de las ciencias

En lo que se refiere al
aprendizaje de las ciencias, los padres hispanoamericanos ven más retos
para sus hijas que para sus hijos. Más de la mitad de los padres señalan
los siguientes retos (“grandes” o “algo grandes” para sus
hijas:

— Clases de ciencias aburridas
o poco interesantes (el 56 por ciento hijas, el 51 por ciento hijos)

— Las ciencias son difíciles
de aprender (el 54 por ciento hijas, el 27 por ciento hijos)

— Pocas figuras modelo
en las ciencias (el 51 por ciento hijas, el 36 por ciento hijos)

Los padres hispanoamericanos
están divididos en cuanto al reto que suponen los profesores poco cualificados
para enseñar ciencias, mientras que un 48 por ciento afirma que es un
reto para sus hijas y un menor porcentaje, el 38 por ciento, que lo es para
sus hijos.

Más de la mitad de
los padres hispanoamericanos entrevistados dicen que los siguientes hechos suponen
poco o ningún reto para sus hijas e hijos a la hora de aprender ciencias.

— Los profesores que consideran
que sus hijos no deberían estar en ciencias (el 76 por ciento hijas,
el 79 por ciento hijos)

— Aprender ciencias cuando
el inglés no es su idioma nativo (el 62 por ciento hijas, el 55 por ciento
hijos)

— Las ciencias no son divertidas
(el 53 por ciento hijas, el 77 por ciento hijos)

Carreras de ciencias e ingenierías
para sus hijos: ¿fantasía o realidad?

Más de las cuatro
quintas partes (el 85 por ciento) de los padres hispanos consideran que es necesario
tener un título universitario superior para poder trabajar en las ciencias
e ingenierías

Más de la mitad (el
56 por ciento) de los padres hispanos se sorprendieron al enterarse que según
la Fundación Nacional de las Ciencias, siete de cada 10 estadounidenses
que trabajan en las ciencias o ingenierías están a lo sumo licenciados.

Tres cuartos (el 78 por
ciento) de los padres hispanos dicen que tras enterarse de que siete de cada
10 americanos que trabajan en las ciencias e ingenierías están
a lo sumo icenciados les hace pensar que en las ciencias e ingenierías
puede haber oportunidades de empleo viables para sus hijos.

Casi todos (el 94 por ciento)
los padres hispanos consideran que el sector de las ciencias e ingeniería
debe esforzarse más para informar a los estudiantes de hoy en día
sobre estas oportunidades de empleo.

Poca representación

Dos tercios (el 62 por ciento)
de los padres hispanos son conscientes de la poca representación de las
mujeres y etnias minoritarias en los campos de las ciencias e ingenierías.

La mitad (el 48 por ciento)
de los padres hispanos están preocupados sobre esta poca representación,
aunque sólo un tercio (el 35 por ciento) dice estar “muy preocupados”

En cuanto a los padres hispanos
que se muestran preocupados, sus motivos son:

— La discriminación
de cualquier tipo es poco apropiado e injusto (el 41 por ciento)

— Todo el mundo debe tener
la misma oportunidad de conseguir estos trabajos (el 38 por ciento)

— Nos hace falta todo el
talento que se pueda conseguir (el 16 por ciento)

— Otros (el 13 por ciento)

¿A quién se
debe responsabilizar?

Al ser preguntados sobre
quién tiene la “mayor responsabilidad” a la hora de asegurar
que las mujeres y etnias minoritarias tengan éxito en los campos de las
ciencias e ingenierías, los padres hispanos entrevistados dicen

— Los padres (el 70 por
ciento)

— Las mismas mujeres y
etnias minoritarias (el 62 por ciento)

— El sector de las ciencias
e ingenierías (el 31 por ciento)

— Las escuelas (el 31 por
ciento)

— El Gobierno ( el 23 por
ciento)

Para eliminar esta poca
representación, nueve de cada 10 (el 88 por ciento) padres hispanos creen
importante una buena educación en las ciencias y matemáticas para
las chicas y etnias minoritarias empezando por la escuela primaria, y más
de las cuatro quintas partes (el 85 por ciento) lo consideran como “muy
importante”

Dos tercios (el 68 por ciento)
de los padres hispanos están de acuerdo en que el sector de las ciencias
e ingenierías, incluidas las empresas que contratan a trabajadores de
ciencias e ingenierías, deberían desarrollar programas que interesen,
animen y capten el interés por las ciencias y matemáticas de las
chicas y estudiantes de etnias minoritarias en la escuela

Concretamente, los padres
hispanos consideran que los siguientes programas patrocinados por empresas tendrían
mérito:

— Prácticas o programas
de colocación de estudiantes en las empresas para chicas y estudiantes
de etnias minoritarias que les coloquen en empresas para trabajar con profesionales
de las ciencias e ingenierías (el 89 por ciento)

— Becas que ofrezcan ayuda
financiera a las chicas y etnias minoritarias que se comprometan a sacar un
título en las ciencias e ingenierías (el 89 por ciento)

— Programas docentes que
reúnan a las mujeres y etnias minoritarias con profesionales de las cienicas
e ingenierías para ser figuras modelo (el 83 por ciento)

La mitad (el 54 por ciento)
de los padres hispanos consideran que la poca representación de las mujeres
y etnias minoritarias supone una amenaza para la capacidad de EE UU de competir
con otros países en las ciencias e ingenierías

Educación de las
ciencias y conocimientos científicos

Nueve de cada 10 (el 92
por ciento) padres hispanos consideran que en la escuela primaria, a las ciencias
se les debería dar la misma importancia que a la lectura, escritura y
matemáticas

Cuatro de cada 10 (el 42
por ciento) padres hispanos afirman que durante los años que estuvieron
sus hijos en la escuela primaria, se les dio la misma importancia a las ciencias
que a la lectura, escritura y matemáticas. Aproximadamente el mismo número
(el 38 por ciento) afirma que se les ha dado menos importancia. El ocho por
ciento afirma que se les ha dado más importancia.

A nivel de la escuela primaria,
la mayoría (el 39 por ciento) de los padres hispanos ponen una nota “B”
a la educación de las ciencias. El 34 por ciento ponen una “C”
y sólo un 15 por ciento la califican con una “A”

En los cursos del colegio,
la mayoría (el 39 por ciento) de los padres hispanos ponen una nota “B”
a la educación de las ciencias de sus hijos. El 24 por ciento ponen una
“A” y el 14 por ciento la califican con una “C”

De los padres hispanos entrevistados
con hijos en edad del instituto, casi siempre califican con una “B”
la educación de las ciencias (el 26 por ciento). El 15 por ciento asignan
una “A” y el nueve por ciento ponen una “C”.

Casi todos (el 96 por ciento)
los padres hispanos consideran que los conocimientos científicos son
importantes para los que no trabajan en las ciencias e ingenierías. Ocho
de cada 10 (el 81 por ciento) lo consideran como “muy importante”

Las cuatro quintas partes
(el 79 por ciento) de los padres hispanos consideran que ellos mismos tienen
conocimientos científicos.

Casi todos (el 89 por ciento)
los padres hispanos afirman que el aprendizaje interactivo, donde los estudiantes
realizan experimentos, forman opiniones, discuten y defienden conclusiones con
otros es la manera más eficaz para que aprendan ciencias.

–30–

CONTACT:
Bayer Media Line
Rebecca Lucore
412-777-5200
o
Sarah Toulouse
412-777-5200

Los padres de estudiantes poco representados en las ciencias e ingenierías opinan sobre este tema en una nueva encuesta nacional