Los refugios de protección contra la violencia doméstica en áreas hispanas de...

Los refugios de protección contra la violencia doméstica en áreas hispanas de los EE.UU. reciben una inyección financiera durante la situación económica a la baja

La fundación iniciada por la difunta Mary Kay Ash entrega concesiones a docenas de refugios para mujeres en las áreas de población hispana


COMPARTE ESTA NOTA

DALLAS, 30 de septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — En la víspera del mes de Concienciación sobre la Violencia Doméstica, docenas de refugios de protección contra la violencia doméstica en áreas con una gran población hispana por todos los EE.UU. están recibiendo una muy necesitada inyección financiera durante el actual periodo económico a la baja. La inyección financiera proviene de la fundación iniciada por la difunta Mary Kay Ash. Los refugios, que ayudan a mujeres maltratadas en los 50 estados, están recibiendo un total de $3 millones a modo de concesiones anuales por parte de la Fundación Caritativa de Mary Kay Ash (MKACF, por sus siglas en inglés).

Preocupación por la violencia doméstica entre los hispanos

Las estadísticas de violencia doméstica parecen ser consistentes entre los grupos raciales y étnicos, según la National Latino Alliance for the Elimination of Domestic Violence (Alianza Latina Nacional para la Eliminación de la Violencia Doméstica). Sin embargo, la necesidad de financiación adicional parece ser grande en las áreas de población hispana porque, según la Alianza, “Varios factores, incluyendo la discriminación y la falta de personal bilingüe/bicultural, han derivado en una infrautilización de los refugios y otros servicios relacionados con la violencia doméstica por parte de los latinos y latinas afectados por la violencia doméstica”.

La Violence Against Women Act (Ley de Violencia contra las Mujeres), que fue aprobada en primera instancia por el Congreso en 1994 y renovada en los años 2000 y 2005, eliminó todos los obstáculos que evitan que las víctimas inmigrantes escapen de la violencia doméstica, y así facilita a las familias con personas con permisos de trabajo el pedir ayuda sin temer a la deportación. A pesar de esto, un estudio realizado por el Texas Council on Family Violence (Consejo de Texas sobre la Violencia Familiar) identificó el miedo a la amenaza de ser deportado, que resulta en la separación de la víctima de sus hijos, como la razón principal por la que algunas mujeres latinas maltratadas no piden ayuda.

El estudio también ha identificado otras barreras únicas para obtener ayuda para las víctimas latinas de la violencia doméstica en los EE.UU., incluyendo:

— Aislamiento: Las víctimas a menudo experimentan un aumento del aislamiento por motivos de barreras lingüísticas. Los inmigrantes recientes también pueden estar alejados de un núcleo familiar que los apoye.

— Falta de concienciación: Los hispanos, más que otros grupos, tienden a ser menos conscientes de que existen recursos para ayudarlos a escapar de la violencia doméstica. Muchos de ellos no tienen conciencia de que se puede proporcionar ayuda en español además de en inglés.

— Vergüenza: El alto valor que la cultura hispana otorga a la integridad familiar puede implicar que no se discutan asuntos relacionados con la violencia doméstica fuera de la familia, lo que puede acarrear un final mortal.

Concesiones de Mary Kay

“Estas concesiones de la fundación Mary Kay a los refugios en áreas hispanas pueden ayudar a afrontar estas barreras y obtener ayuda para las mujeres latinas y las familias que la necesiten”, comentó Anne Crews, miembro de la Junta Directiva de la MKACF y vicepresidente de Mary Kay Inc. “Estos refugios necesitan nuestra ayuda, especialmente durante esta situación económica a la baja, porque son el recurso principal para las mujeres latinas y sus hijos, que pueden tener unas necesidades especialmente grandes”.

WomanHaven, un refugio en El Centro, CA, tiene planeado utilizar su concesión para ayudar específicamente a las mujeres maltratadas que han emigrado recientemente a los EE.UU. La Directora Ejecutiva Adjunta de WomanHaven, Gina Vargas, menciona que “los problemas de las víctimas hispanas inmigrantes son muy complicados por el hecho de que algunas de ellas provienen de regiones del mundo en las que los funcionarios públicos son personas en las que no se puede confiar, por lo que sufren abusos en silencio y no buscan ayuda”.

Otros refugios planean utilizar las concesiones con objetivos que abarcan desde mantener sus puertas abiertas hasta mantener un personal que repare las cocinas o los tejados, así como una amplia serie de otros propósitos.

Mary Kay ha reconocido desde hace mucho tiempo la importancia de educar a las mujeres sobre la violencia doméstica y de mantenerlas a salvo. Mary Kay Inc. proporciona materiales en relación con la concienciación sobre la violencia doméstica y la prevención de ésta a su personal de ventas independiente, que supera en la actualidad el 1.8 millones por todo el mundo. En los EE.UU., casi el 20 por ciento del personal de ventas independiente de Mary Kay son latinas. Los fondos de MKACF incluyen los contribuidos por miles de consultores de belleza independientes de Mary Kay y los del patrocinador del título de la fundación, Mary Kay Inc.

Para consultar las estadísticas sobre violencia doméstica en su estado, visite: http://www.ncadv.org/unsorted/statespecificfactsheets_232.html

Sobre MKACF:

La Fundación Caritativa Mary Kay Ash se creó en 1996 y su misión se centra en dos aspectos: financiar la investigación sobre cánceres que afectan a las mujeres y ayudar a evitar la violencia doméstica promocionando la concienciación sobre el problema. Desde el inicio de la Fundación, ésta ya ha concedido cerca de $18 millones a los refugios y programas que se centran en la violencia doméstica y $10.8 millones a los investigadores de cánceres y enfermedades relacionadas en los Estados Unidos. Para obtener más información sobre la Fundación Caritativa Mary Kay Ash, entre a http://www.mkacf.org o llame al 1-877-MKCARES (652-2737).

Los refugios de protección contra la violencia doméstica en áreas hispanas de los EE.UU. reciben una inyección financiera durante la situación económica a la baja