MADD anuncia una Campaña nacional para eliminar la conducción en estado de...

MADD anuncia una Campaña nacional para eliminar la conducción en estado de ebriedad

La combinación de una aplicación de la ley más rígida, leyes más estrictas y tecnología más avanzada hacen que sea posible eliminar la amenaza DOT, NHTSA, IIHS, GHSA, IACP, the Century Council, DISCUS y la Alliance of Automobile Manufacturers (Alianza de fabricantes de automóviles) unen sus fuerzas para apoyar la Campaña


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–20 de noviembre de 2006–En un nuevo esfuerzo audaz diseñado para erradicar uno de los delitos más mortales de la nación, el grupo Madres contra la conducción en estado de ebriedad (Mothers Against Drunk Driving, MADD) ha lanzado hoy a nivel nacional su Campaña para eliminar la conducción en estado de ebriedad, que apunta a erradicar literalmente la conducción en estado de ebriedad en los Estados Unidos.

A pesar de una caída del 40 por ciento en el número de muertes por accidentes de tránsito relacionados con el alcohol desde que se fundó MADD en 1980, la amenaza aún persiste. Todos los años, casi 13,000 personas pierden la vida a manos de conductores ebrios con una concentración ilegal de alcohol en la sangre (blood alcohol concentration, BAC) de .08 o más. Esto representa más de 1,000 familias que todos los meses deben vivir las trágicas consecuencias de quienes conducen en estado de ebriedad.

“La posibilidad real de eliminar la conducción en estado de ebriedad en este país es una idea poderosa, incluso atrevida. Pero en la actualidad tenemos las herramientas a nuestra disposición. Utilizando la tecnología, aplicación más rígida, leyes más estrictas y una movilización del público en general, el objetivo de eliminar una de las principales amenazas a la salud pública, que es una plaga en los Estados Unidos, está a nuestro alcance,” afirmó Glynn Birch, presidenta nacional de MADD, que perdió a su hijo de 21 meses a manos de un conductor ebrio en 1998.

Como nación, nuestros esfuerzos para evitar las muertes relacionadas con la conducción en estado de ebriedad se han estancado. El plan de MADD para eliminar esta amenaza a la salud pública requiere nuevas estrategias para complementar los métodos actuales. En la actualidad, MADD está anunciando un plan de cuatro puntos para llevar a la nación hacia el objetivo de eliminar la conducción en estado de ebriedad:

— La aplicación intensiva de las leyes en forma muy visible, que incluye medidas drásticas dos veces al año y esfuerzos frecuentes para la aplicación de las leyes como puntos de verificación de sobriedad y patrullas de saturación en los 50 estados;

— Plena implementación de las tecnologías actuales de control de alcoholemia antes de ponerse en marcha el vehículo o alcolocks, incluyendo los esfuerzos por exigir los dispositivos de control de alcoholemia antes de ponerse en marcha el vehículo para todos los conductores ebrios que han recibido condena. Una parte clave de este esfuerzo será la colaboración con los jueces, fiscales y funcionarios emisores de licencias de conducir del estado para impedir que los infractores reincidentes puedan salir en libertad;

— Exploración de tecnologías avanzadas en vehículos a través del establecimiento de un Panel de cinta azul (Blue Ribbon Panel) de expertos en seguridad del ámbito internacional para evaluar la viabilidad de una amplia gama de tecnologías que prevendrían que se conduzca en estado de ebriedad. Estas tecnologías deben tener un precio moderado, ser completamente confiables, estar calibradas al nivel de concentración de alcohol en la sangre ilegal y ser discretas para el conductor sobrio; y

— Movilización del apoyo del público en general liderado por MADD y sus más de 400 afiliados, para hacer que la erradicación de la conducción en estado de ebriedad sea una realidad. MADD está reuniendo a las víctimas de los conductores ebrios, a las familias, a los líderes de la comunidad y a los legisladores en la lucha para eliminar que se conduzca en estado de ebriedad.

Con la nueva tecnología, la visión de que los conductores ebrios no puedan operar vehículos ya no será un sueño sino que, con la ayuda de considerable estudio, será una posibilidad real. Pero para lograrlo, tienen que triunfar las cuatro estrategias. El uso de alcolocks debe ampliarse para todos los conductores ebrios que han recibido condena. Las nuevas tecnologías deben desarrollarse de modo que produzcan dispositivos eficaces y prácticos que no cohíban a los conductores que respetan la ley. La aplicación muy visible de las leyes debe continuar. Estos tres componentes deben recibir el apoyo de comunicaciones efectivas y del público en general.

La secretaria Peters estuvo acompañada en el evento por la administradora de NHTSA, Nicole Nason, que es la presidenta honoraria de la Campaña para eliminar la conducción en estado de ebriedad.

Junto a MADD en la conferencia de prensa se encontraban el Departamento de transporte (sin confirmar), la Agencia nacional para la seguridad del tránsito en los Estados Unidos (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), el Instituto asegurador de seguridad en la carretera (Insurance Institute for Highway Safety, IIHS), la Asociación de gobernadores para la seguridad en las carreteras (Governors Highway Safety Association, GHSA), la organización The Century Council, el Consejo nacional de bebidas alcohólicas destiladas de los Estados Unidos (Distilled Spirits Council of the United States, DISCUS), la Asociación internacional de jefes de policía (International Association of Chiefs of Police, IACP) y la Alianza de fabricantes de automóviles (Alliance of Automobile Manufacturers). Si se implementa de modo adecuado, esta asociación pública/privada puede guiarnos hacia a la eliminación de una de las principales amenazas de los últimos cien años para la salud pública de la familia estadounidense. Todos los partidarios lucharán por estas iniciativas de acuerdo a sus propias políticas y procedimientos.

El teniente coronel Jim Champagne, predecesor del actual presidente de GHSA, promocionó la Campaña como un modo de renovar la atención al problema de la conducción en estado de ebriedad. Según Champagne, “Las agencias estatales de seguridad en las carreteras están contentas de poder colaborar con MADD para ayudar a desarrollar esta nueva Campaña y creemos que envía un mensaje claro a aquellos que puedan estar tentados a conducir ebrios: usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para hacer que nuestras carreteras sean seguras y cuando lo arrestemos—y no dude que lo haremos—no habrá indulgencia.”

Se ha demostrado que las medidas enérgicas sumamente visibles para la aplicación de las leyes, que incluyen los puntos de control y las patrullas de saturación, sacan a los conductores ebrios de las calles. Un ochenta y siete por ciento de los estadounidenses apoyan el uso de puntos de control de sobriedad, aunque todavía 10 estados prohíben su uso. La Campaña trabajará para conseguir que los puntos de control se legalicen en todos los estados.

“Conducir en estado de ebriedad no es simplemente otra infracción de tráfico, sino que es un delito grave que con frecuencia causa muertes y lesiones innecesarias,” afirmó el presidente de IACP, Joseph Carter, Jefe del departamento de policía de tránsito MBTA. “Más de dos décadas de investigación han demostrado que los puntos de control de sobriedad y otros esfuerzos de aplicación de las leyes marcan una gran diferencia. Son técnicas de gran eficacia para sacar de nuestras carreteras a los conductores ebrios.”

La investigación muestra que la gran mayoría de las personas arrestadas por conducir ebrias han conducido en ese estado más de 50 veces antes de su primer arresto. Las dos terceras partes de quienes reciben una suspensión de sus licencias por conducir en estado de ebriedad siguen conduciendo. Se ha probado que los alcolocks tienen una eficacia de hasta un 90 por ciento en el vehículo, aunque se estima que cada año sólo uno de cada ocho conductores ebrios que han recibido condena tiene el dispositivo, y la mayoría son reincidentes. El sesenta y cinco por ciento del público aprueba el uso obligatorio de alcolocks en los vehículos de todos los conductores ebrios que han recibido condena.

Susan Molinari, presidenta de The Century Council, añadía, “Le agradezco a MADD que haya tenido la visión de que eliminar la conducción en estado de ebriedad es posible y para hacerlo necesitamos que muchos grupos tomen parte en el asunto. Si trabajamos juntos, podemos eliminar la conducción en estado de ebriedad.”

Además de una mayor aplicación de la ley y de alcolocks obligatorios para todos los conductores ebrios que han recibido condena, MADD apoya el desarrollo de la nueva tecnología de sensores que ya existe y que permite que un vehículo reconozca si el conductor está ebrio, evitando que dicho conductor pueda manejar el vehículo. El público está brindando un apoyo avasallante: con un margen de 4 a 1 (58 por ciento a 16 por ciento), los estadounidenses apoyan los avances en la tecnología de vehículos inteligentes para evitar que los conductores conduzcan ebrios.

“La aplicación es esencial, pero sabemos que nunca arrestaremos a todos los conductores ebrios una vez que ya estén en la carretera,” afirmó Susan Ferguson, vicepresidenta adjunta de investigación del Instituto asegurador de seguridad en la carretera y presidenta del recientemente anunciado Panel de cinta azul para el desarrollo de tecnología avanzada para la detección de alcohol. “Si la sociedad quiere eliminar la mortandad causada por los conductores ebrios, debemos poner más esfuerzo, para empezar, en evitar que beban y conduzcan. Afortunadamente, se está desarrollando la tecnología avanzada que podrá permitir una detección fiable y rápida para llevar esto a cabo.”

MADD, NHTSA, la industria automovilística y el Instituto del seguro para la seguridad en la carretera están formando una iniciativa de cooperación para la investigación a través de un Panel de cinta azul para el desarrollo de tecnología avanzada para la detección de alcohol con el fin de incorporar esta nueva tecnología al mercado en los próximos 10 años por medio de un esfuerzo no regulatorio, voluntario e impulsado por los datos.

“El Instituto ha estudiado durante un largo período de tiempo los modos más eficaces para implementar las leyes relativas a la conducción en estado de ebriedad,” añade Adrian Lund, presidente del Instituto. “Ahora nuestra investigación tendrá dos objetivos amplios: maximizar la eficacia de las leyes y de las técnicas de aplicación de las mismas y estudiar el modo en que la nueva tecnología se puede aplicar a la perfección a la tarea de conducir, sin que afecte a la mayoría de las personas que conducen sobrias.”

Al menos cuatro clases de tecnología merecen una mayor investigación por el Panel de cinta azul: control de alcoholemia avanzado, tanto individual como controles de alcohol en el vehículo; el uso de luces visibles para medir la concentración de alcohol en la sangre (espectroscopia); el uso de sistemas que se activan con el contacto y que no resulten invasores, para medir la concentración de alcohol en la sangre a través de la piel; y tecnología de medición del movimiento del ojo (o nistagmo) relacionado con la concentración de alcohol en la sangre, así como el cierre de los ojos que puede indicar somnolencia.

“No existe una solución única para eliminar la conducción en estado de ebriedad. Conducir ebrio sigue siendo un desafío para la conducta, un desafío para la aplicación de la ley y un desafío que requiere ideas innovadoras, entre ellas explorar nuevas tecnologías,” dijo Fred Webber, presidente & CEO, de la Alianza. “Todas estas organizaciones diversas están bien equipadas para abordar una estrategia a largo plazo.”

Junto a sus más de 400 afiliados, MADD está reuniendo a las víctimas de los conductores ebrios, a las familias, a los líderes de la comunidad y a los legisladores en la lucha para erradicar la conducción en estado de ebriedad. MADD pretende trabajar conjuntamente con agencias de aplicación de las leyes, organizaciones judiciales, fabricantes de automóviles, aseguradoras, empresas de bebidas alcohólicas destiladas, empresas tecnológicas, defensores de la seguridad, profesionales de salud pública y técnicos de emergencia para abolir la conducción en estado de ebriedad en los Estados Unidos mediante la Campaña para eliminar la conducción en estado de ebriedad.

La misión de MADD es lograr que nadie conduzca en estado de ebriedad, darle apoyo a las víctimas de este delito violento y evitar que los menores de edad ingieran bebidas alcohólicas. Fundada en 1980, MADD ha ayudado a salvar a más de 300,000 vidas. MADD es una organización benéfica constituida de conformidad con la sección 501 (c)(3), y cuenta con aproximadamente 400 filiales y 2 millones de miembros y seguidores en todo el país. Si desea obtener más información, visite http://www.madd.org o llame a 1-800-GET-MADD.

MADD anuncia una Campaña nacional para eliminar la conducción en estado de ebriedad