March of Dimes aporta $3 millones en nueva financiación para investigaciones sobre...

March of Dimes aporta $3 millones en nueva financiación para investigaciones sobre el nacimiento prematuro

Siete científicos apuntan a dar pasos para predecir y prevenir los nacimientos prematuros


COMPARTE ESTA NOTA

WHITE PLAINS, Nueva York, 22 de febrero de 2012 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Con la ayuda de financiación de March of Dimes, investigadores de cinco estados y de Canadá buscan respuestas a interrogantes tales como de qué modo los procesos a nivel celular que controlan los músculos uterinos pueden afectar el trabajo de parto prematuro, las causas de la preeclampsia y de qué modo la polución del aire puede afectar el embarazo y el nacimiento prematuro, todo con el objetivo de evitar el nacimiento prematuro, para que más bebés puedan tener un inicio saludable en la vida.

Estos temas forman parte del trabajo de siete investigadores, que en los próximos tres años recibirán el apoyo de los subsidios de la Iniciativa para la Investigación sobre Prematuridad (Prematurity Research Initiative, PRI). Los casi $3 millones en subsidios respaldarán esfuerzos científicos para aprender a identificar qué mujeres están en riesgo de tener un parto prematuro, y cómo evitarlo. Estos subsidios de 2012 llevan el total del programa de 8 años de antigüedad a más de 22 millones.

Después de tres décadas de aumentos, en 2010 en los Estados Unidos se observó la primera declinación de cuatro años en el índice de nacimientos prematuros, a 11.99 por ciento. No obstante, a pesar de la mejora, cada año casi medio millón de bebés nacen demasiado pronto, destaca March of Dimes.

March of Dimes ha establecido la meta de bajar el índice de nacimientos prematuros del país a 9.6 por ciento para 2020. La meta se estableció estimando el máximo de beneficios que se pueden alcanzar de aplicar estrategias conocidas para evitar el nacimiento prematuro, tales como los programas de abandono del consumo de tabaco, los tratamientos de progesterona para las mujeres médicamente elegibles y otros, pero se reconoció que es preciso continuar las investigaciones para lograr nuevos avances médicos.

La Dra. Sarah K. England, profesora del Departamento de Ginecología y Obstetricia, División de Investigación en Ciencias Básicas en Washington University en St. Louis, Missouri, ha estado entre los receptores de los subsidios de PRI desde que se inició el programa en 2005. La Dra. England está investigando de qué modo las mutaciones a un gen, que regula aberturas minúsculas en las membranas celulares que permiten que el potasio salga de las células de los músculos uterinos, afectan el trabajo de parto prematuro. Cuando el potasio sale de las células, el útero se relaja y permite que el embarazo continúe. La Dra. England investiga si una mutación genética puede hacer que las membranas celulares se cierren en forma anticipada, lo que impide que el potasio salga del útero y dispara el trabajo de parto. Si se prueba que esto es correcto, podría llevar al desarrollo de fármacos que abran los canales y eviten o detengan el trabajo de parto prematuro.

Otros de los receptores de los subsidios son:

— Dra. Jennifer Catherine Condon, profesora adjunta, Departamento de Ginecología, Obstetricia y Ciencias Reproductivas, University of Pittsburgh, Pittsburgh, Pensilvania, quien investiga el papel del retículo endoplasmático en la regulación de una enzima denominada caspasa-3. Los bajos niveles de caspasa-3 pueden desencadenar el trabajo de parto prematuro. De ser así, puede ser posible desarrollar fármacos para regular los niveles enzimáticos y evitar el trabajo de parto prematuro.

— Dr. Nihar Ranjan Nayak, DVM, profesor adjunto, Departamento de Ginecología y Obstetricia, Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, que estudia la interacción de dos genes en la placenta y el modo en que ello puede provocar preeclampsia, una forma de hipertensión arterial relacionada con el embarazo que puede ser fatal tanto para la madre como el niño, y es responsable de alrededor del 15 por ciento de los nacimientos prematuros en los Estados Unidos. La causa de la preeclampsia es desconocida, y el único tratamiento efectivo es la inducción del parto anticipado.

— Dra. Tippi C. MacKenzie, profesora adjunta, Departamento de Cirugía, División de Cirugía Pediátrica y Centro de Tratamiento Fetal, University of California, San Francisco, quien investiga de qué modo el sistema inmunológico de la madre puede desencadenar el trabajo de parto prematuro tras una infección.

— Dra. Judith T. Zelikoff, profesora del Departamento de Medicina Ambiental, Facultas de Medicina de la NYU, que investiga si existe una relación de causa y efecto entre la contaminación del aire y el riesgo de parto prematuro.

— Dr. Sudhansu K. Dey, profesor y titular de la cátedra Lova Riekert, Departamento de Ciencias Reproductivas, Cincinnati Children’s Hospital Medical Center, Cincinnati, Ohio, quien investiga las sustancias químicas que regulan la inflamación tras una infección uterina, para comprender de qué modo pueden contribuir al trabajo de parto prematuro.

— Dr. Sylvain Chemtob, profesor, departamentos de Pediatría y Farmacología, CHU Sainte-Justine Research Center, Montreal, quien investiga el modo en que las proteínas en la pared uterina pueden contribuir al trabajo de parto prematuro.

March of Dimes es la organización sin fines de lucro líder en embarazo y salud infantil. Con capítulos en todo el país, y su evento principal, March for Babies®, March of Dimes trabaja para mejorar la salud de los bebés mediante la prevención de los defectos congénitos, el nacimiento prematuro y la mortalidad infantil. Para conocer los últimos recursos y novedades, visite marchofdimes.com o nacersano.org. Encuéntrenos en Facebook y síganos por Twitter.

March for Babies es patrocinada a nivel nacional por el respaldo corporativo número uno de March of Dimes Kmart, Farmers Insurance Group, Cigna, Famous Footwear, Sanofi Pasteur, FedEx, Mission Pharmacal, Watson Pharmaceuticals, First Response y United Airlines.

FUENTE March of Dimes

March of Dimes aporta $3 millones en nueva financiación para investigaciones sobre el nacimiento prematuro