María López, juez de televisión, es una inspiración para los hispanos

María López, juez de televisión, es una inspiración para los hispanos



COMPARTE ESTA NOTA

–(HISPANIC PR WIRE – CONTEXTO LATINO)–No hay dudas que lograr el éxito en los Estados Unidos no es cosa fácil. Para los hispanos, la tarea es aún más difícil. Ya sea por diferencias culturales o por viejos prejuicios que se niegan a desaparecer, los hispanos enfrentan con frecuencia numerosos obstáculos cuando emigran a esta nación.

Y nadie comprende mejor el tipo de obstáculos que encaran los inmigrantes cuando tratan de romper la barrera idiomática y de los prejuicios existentes que la juez María López, inmigrante cubana y ex juez de la Corte Superior y presentadora de su propio programa jurídico en televisión, “Judge María López.”

“Experimenté muchas de las dificultades que aún sufren los hispanos cuando mi familia escapó de Cuba cuando sólo tenía ocho años, y emigraron a los Estados Unidos”, afirma López, la primera hispana que ocupó un cargo como juez de distrito en Massachusetts. “No ha sido un camino fácil, pero la voluntad, el esfuerzo y un agudo sentido del humor dieron resultado al final”.

La batalla que sostuvo contra la pobreza en su niñez, la hicieron más flexible y comprensiva, como evidencia su dinámica actitud y preocupación por todo el que comparece ante su corte televisiva, que aprecian sus televidentes.

Con una nueva temporada de su programa en pleno auge, López ofrece estos consejos a los hispanos que pudieran estar pasando las mismas dificultades por las que ella pasó en su arduo camino a la cumbre.

— No dejarse intimidar. Para los hispanos recién llegados a los Estados Unidos, el país puede parecerles terrorífico. Y López lo sabe por experiencia propia, cuando su familia escapó del violento proceso revolucionario en Cuba cuando ella era una niña, sólo para encontrar penurias en un país cuyo idioma no hablaban. Pero López y su familia no se dejaron intimidar, y se las arreglaron para aprender inglés en sólo tres meses.

“Siempre recordaré el miedo y la ansiedad que sentí cuando cursaba el tercer grado en una escuela de Miami y la maestra y mis compañeros pasaban páginas en sus libros y escribían en el pizarrón, mientras yo estaba sentada allí sin saber qué estaba pasando. Me sentí muy sola”, recuerda López.

Luego de una estelar carrera académica en la que figuran diplomas de Smith College y la Facultad de Derecho de la Universidad de Boston, López siguió trazándose metas bien altas, convirtiéndose eventualmente en la primera hispana en ser designada juez de una corte de distrito en Massachusetts, a los 35 años. A ese cargo le siguió otro logro notable, cuando López se transformó en la primera hispana en ocupar un puesto en la Corte Superior de Massachusetts.

— Mantener una mente abierta. Parte de la popularidad de la juez López con sus televidentes y con aquellas personas que comparecen ante su corte, radica en su voluntad de mantener una mente abierta, independientemente de la situación que se le presente. López sabe lo difícil que resulta introducirse en una nueva cultura, tratando al mismo tiempo de preservar las tradiciones del país natal. Aunque López mantiene muchas de las tradiciones cubanas, también ha hecho suya gran parte de las tradiciones populares de los Estados Unidos.

Esa mente abierta también se ha hecho patente en la corte, donde López se ha hecho merecedora de una reputación de simpatía por los oprimidos, una reputación que ella valora y a la cual se aferra en su programa de televisión. López, conocida por sus sentencias creativas y fuera de lo convencional, cree que mantener una mente abierta en todos los aspectos de la vida, ya sea imponiendo sentencias en la corte, o adoptando una nueva cultura, es esencial para aquellos hispanos en busca de introducirse en la misma, preservando las tradiciones de su país de origen.

“Aprendí que tener una mente abierta nos permite conocer cosas nuevas”, asegura López. “El lado opuesto de la mente abierta son los prejuicios, forjarse opiniones acerca de personas y cosas a partir de estereotipos. Esas ideas son casi siempre erróneas. Manteniendo una mente abierta, puedo juzgar a las personas por sus méritos propios. Y en eso se basa precisamente ser justa e imparcial”.

— Disfrutar la experiencia. A pesar del difícil proceso que es emigrar a otro país cuando se tiene una corta edad, y de la batalla que implica ser una hispana exitosa en el mundo de las cortes estadounidenses, dominado por los hombres, la juez López ha disfrutado su experiencia desde la emigración hasta la Corte Superior, y, por supuesto, a ser una popular personalidad de la televisión.

Aunque ciertas situaciones que ha enfrentado en su carrera y en su programa han sido muy serias, López se las ha ingeniado para mantener una actitud positiva en todo momento, un método que les aconseja considerar a los hispanos en su compleja transición a una nueva cultura y un nuevo país.

“Mi cuento infantil favorito es The Little Engine That Could (El trencito que pudo). Si algo le interesa, vaya en su busca hasta que lo logre”, aconseja López. “Si tiene voluntad, hallará la forma”.

“Judge Maria Lopez” es un programa de difusión nacional. Para tener acceso a los horarios de programación local, visite el sitio Web http://www.JudgeMariaLopez.com.

María López, juez de televisión, es una inspiración para los hispanos