MEXICANA RECIBE RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE EDUCADORES BILINGUES CALIFORNIANOS

MEXICANA RECIBE RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE EDUCADORES BILINGUES CALIFORNIANOS



COMPARTE ESTA NOTA

Ciudad de Mexico–(HISPANIC PR WIRE)–11 de febrero de 2003–El 13 de febrero próximo, la Asociación de Educadores Bilingües (CABE, por sus siglas en inglés), celebrará su 28 Conferencia Anual en el California Convention Center de Los Angeles. En esta ocasión, la institución rendirá homenaje a Graciela Orozco, merecedora del premio CABE Board Award for International Advocacy, por su persistente trabajo a favor de la educación de niños mexicanos y mexicano-americanos en los Estados Unidos.

Esta es la primera vez que CABE reconoce los esfuerzos de una mexicana, en este caso una mujer que ha dedicado gran parte de su vida profesional a la promoción de una colaboración binacional, a fin de garantizar las necesidades educacionales de los estudiantes mexicanos y mexicano-americanos, así como lograr un total respeto por su cultura original en los Estados Unidos.

Graciela Orozco, pionera en el estudio y relación con las comunidades mexicanas, mexicano-americana y latina en los Estados Unidos, ha estado impulsando durante tres décadas programas de colaboración dirigidos a esta enorme comunidad de 37 millones de personas, de las cuales 23 millones son mexicanos de nacimiento u origen.

En 1970 Orozco trabajó en el Buró de la Presidencia Mexicana, donde apoyó activamente el Programa de Becas Aztlán, que llevó a cientos de mexicano-americanos a estudiar en universidades mexicanas. A mediados de esa década, estuvo a cargo de los primeros programas bilingües (español-inglés) en los Estados Unidos, donde llevó a cabo seminarios dirigidos a profesores estadounidenses para introducirlos en metodologías mexicanas de educación, así como en la comprensión de algunos aspectos históricos y culturales de sus estudiantes mexicanos. También fue ella quien hizo posible el primer programa de intercambio de maestros mexicanos con el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, y algunas escuelas públicas de Chicago. Además, ha organizado diversos programas en apoyo a diversas escuelas estadounidenses con una gran concentración de niños mexicanos, y promovió la colaboración en el campo educativo, mientras laboró en el Programa de Comunidades Mexicanas en el Extranjero, del Ministerio de Relaciones Exteriores de México (1990-1993). Desde 1994, Graciela Orozco es directora ejecutiva de la Fundación de Solidaridad Mexicano-Americana, organización binacional, privada, no partidista y sin fines de lucro, financiada por la destacada activista y un prominente grupo de líderes mexicano-americanos, así como distinguidos académicos y expertos de ambas naciones.

“México y los Estados Unidos comparten una enorme responsabilidad en el campo de la educación, donde millones de niños emigrantes mexicanos y mexicano-americanos asisten a las escuelas estadounidenses. La unificación de esfuerzos entre ambos países es esencial, a fin de ofrecer una educación adecuada a esta comunidad en particular, donde se necesita una gran motivación y autoestima para alcanzar el éxito académico”, ha dicho Orozco, entre cuyas publicaciones figuran: Mexicans in the United States, The Mexican-Americans, Hispanic and Mexican Organizations in the United States, así como diferentes artículos y ensayos que tratan temas diversos en torno a esa comunidad, la cual, dice la activista, “representa una importancia estratégica para México”.

La Fundación de Solidaridad Mexicano-Americana trabaja incansablemente en el campo de la educación, y ha concentrado sus esfuerzos en contribuir a la formación de maestros bilingües y biculturales. El Proyecto Alianza combina una colaboración entre ocho universidades del suroeste de los Estados Unidos y la Asociación de Investigación Intercultural (IDRA), con varias escuelas mexicanas para maestros (también conocidas como “escuelas normales”). Este proyecto ha rescatado el talento y capacidad profesional de casi 300 maestros normalistas mexicanos, residentes legales de los Estados Unidos, quienes trabajaban como camioneros, o incluso agricultores (piscadores), pero ahora han sido certificados por el Sistema Educativo de los Estados Unidos como maestros bilingües.

La Dra. María Quezada, mexicano-americana nacida en Jalisco, México, está al frente de la Asociación de Educadores Bilingües de California. La CABE tiene alrededor de siete mil miembros afiliados, y congregará aproximadamente a ocho mil educadores estatales y federales, casas editoriales, empleados civiles, así como líderes hispanos en su 28 Conferencia Anual a celebrarse en Los Angeles. El objetivo de esta conferencia es analizar los problemas educativos que enfrenta la población cuyo idioma natal no es el inglés. También es importante destacar que los niños hispanos que cursan educación elemental representan cerca del 17% de la matrícula total, y en estados con alta concentración de población hispana o latina, llegan al 25% y más. Por tanto, se espera que la situación educacional de los niños mexicano-americanos será una prioridad vital en estos intercambios de opiniones.

–30–

CONTACT:

Fundación Solidaridad Mexicano Americana, A.C.

Salvador Ramirez, Tel. (011) (+52) (55) 5658.4333

MEXICANA RECIBE RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE EDUCADORES BILINGUES CALIFORNIANOS