Nadie se salva del robo de identidad

Nadie se salva del robo de identidad

Nuevo estudio destaca impacto de este crimen en hispanos


COMPARTE ESTA NOTA

Columbus, OH–(HISPANIC PR WIRE)–15 de febrero de 2006–Un nuevo estudio de mercado acerca del robo de identidad financiera, uno de los primeros en examinar cómo afecta éste crimen a los hispanos, confirmó que ningún segmento de la población en los Estados Unidos está a salvo y que todos sufren de manera similar al tratar de recobrarse del robo de identidad. El estudio de mercado, dado a conocer el día de hoy por Nationwide Mutual Insurance Company, descubrió diferencias únicas en la manera en que este crimen afecta la vida diaria de los consumidores diversos.

En un crimen donde el tiempo transcurrido es sumamente importante para prevenir más pérdidas, el estudio muestra que, en promedio, a las víctimas de origen hispano les toma un mes más para descubrir lo que les ha sucedido, en comparación a la población general.

“Educar a toda la población es la clave para la detección temprana y prevención de éste crimen en primer lugar”, dijo Kirk Herath, gerente principal de privacidad y abogado general asociado de Nationwide. “Es más: ofrecer el apoyo preciso durante la fase de recuperación de la identidad puede ayudar a acelerar el tiempo de respuesta, proteger sus bienes y preservar la integridad de una persona”.

La encuesta muestra que las víctimas de origen hispano indicaron tener mayor posibilidad que la muestra al azar de que el crimen tenga como blanco su cuenta corriente o de ahorros.

Se encontraron también otras diferencias. Las víctimas de origen hispano encuestadas gastaron en promedio 42 horas tratando de resolver su caso, mientras que las víctimas de la muestra al azar gastaron un promedio de 53 horas. Los ladrones cargaron un promedio de $2,406 utilizando la identidad de una víctima de origen hispano. Las víctimas de la muestra al azar tuvieron un promedio de $3,240 en cargos fraudulentos.

“Mientras que observamos diferencias interesantes entre los diferentes grupos étnicos, lo importante es anotar que el robo de identidad es un crimen que tiene el potencial de afectar a cualquiera”, dijo Herath.

A las víctimas de origen hispano les toma el mismo tiempo que a otras víctimas para restaurar su identidad. De acuerdo a esta nueva encuesta, una de cuatro víctimas de robo de identidad financiera no han podido restaurar sus identidades, a pesar de llevar un promedio de un año intentando. Estas conclusiones son similares a las encontradas a través de un estudio llevado a cabo por Nationwide en julio del año pasado. El estudio muestra que 95 por ciento de las víctimas – sin importar su origen étnico – dijeron estar frustradas o han tenido dificultades tratando de restaurar su identidad. Las víctimas de origen hispano ofrecieron una variedad de respuestas cuando se les preguntó cuál es el aspecto más difícil o frustrante de tener que lidiar con este crimen:

— 20 por ciento de las víctimas de origen hispano dijeron que la peor parte es que su privacidad haya sido invadida.

“Me sentí tan vulnerable y se me hizo muy difícil pensar claramente después de eso”, Dallas

— 21 por ciento de las víctimas de origen hispano dijeron que lo que más les fastidiaba es no saber cómo es que les robaron la información personal.

“Tengo miedo de que me suceda de nuevo. Estoy tratando de no comprar nada en el Internet o de no usar mi cuenta corriente o pagar mis cuentas en el Internet”, Miami

— 14 por ciento de las víctimas de origen hispano dijeron que lo más frustrante es el papeleo, las llamadas telefónicas, cerrar y abrir cuentas, y todo lo que se necesita hacer para resolver su caso.

“Llame a la compañía de la tarjeta de crédito y me fue muy difícil lograr hablar con una persona en vivo. Tuve que cambiar todas mis cuentas un mínimo de 3 veces en menos de seis meses, y tengo que estar monitoreando constantemente mis facturas y mis cuentas bancarias”, Dallas

Herath dice que hay muchas cosas que cualquier individuo puede hacer para proteger su identidad.

— Siempre firme en la parte de atrás de su tarjeta de crédito y monitoreé las transacciones en su tarjeta. En lugar de firmar puede escribir: “pida identificación con foto” (“Ask for Photo ID”). Revise sus cuentas contra los recibos de las transacciones para asegurarse de que los cargos son correctos. Notifique a las compañías de tarjeta de crédito si su dirección cambia. Evite dejar tarjetas a la vista, donde otros pueden ver sus números, y no preste sus tarjetas de crédito.

— Compre una trituradora de papel y destruya todos los papeles que muestren información personal antes de tirarlos a la basura.

— Pida su reporte de crédito gratuito anual para verificar las transacciones que aparecen en este reporte (http://www.annualcreditreport.com).

— Mantenga una lista de todos sus números de cuentas, los nombres de las compañías, fechas de expiración, y el número de llamada gratuito en un lugar que sea distinto de donde guarda sus tarjetas, así estará preparado para reaccionar en caso se las roben.

— Evite dar ningún número de cuenta por teléfono o en el Internet, a no ser que sepa que está tratando con una compañía en la que puede confiar.

— Nunca responda directamente a un correo electrónico que solicite información personal. En lugar de eso, contacte a la compañía para determinar si la solicitud es auténtica.

“Uno tiene que tomar todos estos pasos para protegerse a si mismo, pero también necesita un plan o una red de seguridad”, concluyó Herath. “Este estudio ilustra claramente que la mayoría de las víctimas se dan cuenta del crimen por sí mismas y están solas cuando tienen que lidiar con las consecuencias. La mayoría reconocen que la tarea de recuperación es difícil y toma mucho tiempo, y es por ello que es mejor que las víctimas tengan a alguien que trabaje en su nombre y que tratará este crimen como si fuera una emergencia”.

La encuesta también ofrece un perfil estadístico de las víctimas de robo de identidad encuestadas. De acuerdo a la encuesta, la víctima de origen hispano promedio es una mujer de 36 años de edad, casada, y con título universitario. La víctima promedio de la muestra al azar es un hombre blanco, de 46 años de edad, casado y con título o cierta educación universitaria. Las víctimas en ambos grupos tienen un ingreso familiar promedio entre $50,000 y $75,000.

La encuesta de 600 adultos víctimas de robo de identidad de 11 mercados selectos de los Estados Unidos se llevó a cabo en diciembre utilizando MarketTool’s® ZoomPanel, un panel de consumidores en-línea. El estudio encuestó 200 víctimas de origen afro-americano, 200 víctimas de origen hispano, y 200 víctimas de una muestra al azar representativa de la población general de los Estados Unidos en su totalidad y a través de los diferentes segmentos de edades, étnicos y geográficos. La encuesta tiene un margen de error de más o menos 5 puntos porcentuales.

Acerca de Nationwide

Nationwide, con sede en Columbus, Ohio, es una de las organizaciones diversificadas de seguros y servicios financieros más grande del mundo, con más de $157 mil millones en activos. Nationwide ocupa el lugar número 99 en la lista de Fortune 500. La compañía ofrece una gama completa de servicios financieros y de seguros, que incluye seguros de automóvil, vivienda, vida, seguro médico, seguro comercial, servicios administrativos, rentas vitalicias, fondos mutuos, pensiones y planes de ahorros a largo plazo. Para más información visite http://www.nationwide.com.

Nationwide y el marco de Nationwide son marcas de servicio federales propiedad de Nationwide Mutual Insurance Company. Está De Tu Lado es una marca de servicio de Nationwide Mutual Insurance Company.

Nadie se salva del robo de identidad