No Child Left Behind tiene apoyo de hispanos, padres, maestros y administradores...

No Child Left Behind tiene apoyo de hispanos, padres, maestros y administradores de escuela: encuesta de ETS

Necesaria mayor flexibilidad para mejorar escuelas que fallan, revela encuesta


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–19 de junio de 2007–Al acercarnos a un verano de debate en el Congreso sobre la ley Que Ningún Niño Quede Rezagado (No Child Left Behind, o NCLB), una importante encuesta realizada por ETS revela que los hispanos, padres, maestros y administradores de escuelas apoyan abrumadoramente la renovación del presupuesto para la ley. También están a favor de mayor flexibilidad en ayudar a alumnos y escuelas que luchan para alcanzar altos estándares, y desean presupuestos más grandes para escuelas que no logran progresar adecuadamente.

La séptima encuesta anual “Americans Speak” (los americanos hablan), “Normas, Responsabilidad y Flexibilidad: Los Americanos Hablan Sobre el Refinanciamiento de la Ley NCLB”, fue realizada por los encuestadores bipartidistas Peter Hart, demócrata, y David Winston, republicano. Encuestas previas de la serie “Americans Speak” han tratado cuestiones educativas que confronta la nación, incluso unas cuantas preguntas sobre las impresiones del público sobre NCLB desde que el proyecto de ley se aprobó. La investigación de este año se dedica en su totalidad a dicha ley, e incluye una muestra de hispanos y de hispanohablantes.

“La encuesta indica claramente que no obstante una falta de conocimiento entre el público y serias dudas de parte de maestros y administradores de escuelas, existe un apoyo decidido para el refinanciamiento de Que Ningún Niño Quede Rezagado”, dice Kurt Landgraf, presidente-director de ETS. “La falta de comprensión al principio entre padres de niños de edad escolar y el público en general produjo actitudes un poco más negativas que positivas con respecto a NCLB, pero una vez que se les explica la ley, una mayoría apoya su continuación. Esto demuestra que los que apoyan a NCLB necesitan aumentar el conocimiento y comprensión del público sobre el contenido y beneficios de la ley”.

Los resultados indican que menos de la mitad (45%) del público cree que saben mucho o bastante acerca de NCLB. Antes de escuchar una descripción de la ley, el público era un poco más negativo (43%) que positivo (41%). Una vez explicada NCLB, el apoyo creció una tercera parte para llegar a un 56 por ciento favorable por un 39 por ciento desfavorable. Es más, a pesar de los puntos de vista fuertemente negativos con respecto a NCLB entre los educadores, tan solo un 25 por ciento de los maestros y un 22 por ciento de los administradores de escuelas dicen que el Congreso no debería renovar el financiamiento de la ley.

La encuesta también arroja que 3 de cada 5 de los hispanos, un 60 por ciento, y de los adultos y padres de niños de kinder a 12º grado, un 59 por ciento, creen que NCLB debería ser más uniforme, sustituyéndose las 50 series de normas estatales y pruebas por una única serie de normas y pruebas nacionales, sin importar el estado en que residen. La mayoría de los maestros y administradores de escuelas públicas se manifiestan en sentido opuesto, considerando que deberíamos mantener el sistema tal como está, porque permite que cada estado defina sus propias metas académicas.

Otros resultados en la encuesta revelan que:

— El 57 por ciento del público cree que no debería permitirse que los estados se excluyan de las estipulaciones de la ley, si desean recibir fondos federales.

— Cerca de 8 de cada 10 (77%) de los maestros creen que a los alumnos que aprenden el inglés se les debería dar más tiempo para aprender el idioma antes de obligarlos a aprender el currículum requerido de su nivel.

— Los maestros y el público están en desacuerdo sobre si las notas de pruebas de estudiantes del inglés deberían excluirse de los cálculos de NCLB por hasta dos años. El 66 por ciento de los maestros los excluirían, pero tan sólo un 32 por ciento del público los excluirían, y el 28 por ciento de los hispanohablantes harían lo mismo.

— Los maestros, los administradores, el público y hasta los padres de niños de edad escolar consideran que la falta de participación de los padres es uno de los mayores problemas que confrontan las escuelas de la nación. La falta de disciplina en las aulas es el segundo problema más grande, según los padres y el público. Los maestros y los administradores dicen que la falta de recursos económicos es el segundo problema más grande.

“Otro mensaje que se destaca es que los americanos creen que debería existir más flexibilidad en reparar las escuelas que fallan”, dice Peter Hart, coautor de la encuesta. “Ellos rechazan rotundamente soluciones comprensivas para escuelas que no rinden adecuadamente en pruebas estatales, y quieren soluciones adaptadas especialmente para escuelas individuales. Es más, el 57 por ciento creen que los fondos deberían incrementarse para emplear a más maestros, reducir el tamaño de las clases y mejorar las condiciones”.

David Winston, el coautor, agrega que “el público también está de acuerdo en que el éxito futuro de Estados Unidos en la economía global depende del mejoramiento de nuestro sistema de educación pública, de manera que la juventud norteamericana pueda competir con estudiantes alrededor del mundo”.

Una mayoría (59%) del público se preocupa de que si no se hacen cambios en el sistema educativo, la competitividad norteamericana en el mundo entero y la pujanza de nuestra economía serían afectadas de una manera negativa dentro de los próximos 10 años.

“Que Ningún Niño Quede Rezagado puede que no sea la única medida necesaria para colocar a la educación norteamericana en el camino apropiado, pero la mayoría de los que formulan la política pública, el público en general, los padres, los maestros y los administradores escolares desean su renovación”, concluye Landgraf.

Mayores detalles del estudio pueden encontrarse en http://www.ets.org-americanspeak.html.

Del 4 al 15 de mayo de 2007, Peter D. Hart Research Associates, Inc., y The Winston Group realizaron una encuesta nacional entre 1.526 adultos. Entre ellos hubo 626 padres de alumnos de kinder al 12º, 101 administradores de escuelas públicas (superintendentes, miembros de juntas escolares, y directores y subdirectores de escuelas y colegios), y 251 maestros de escuelas públicas. A un nivel de confianza del 95%, el margen de error de los datos es de ±3,1 puntos de porcentaje entre todos los adultos, y mayor entre las sub-muestras de padres de alumnos de kinder al 12º grado (±3,9), administradores de escuelas públicas (±9,7), maestros de escuelas públicas (±6,2, y residentes de California (±4,5).

ACERCA DE ETS

ETS es una institución sin ánimo de lucro cuya misión es aumentar la calidad y la equidad en la educación mediante la provisión de pruebas justas y válidas, la investigación y servicios relacionados para todas las personas en el mundo entero. Al servir a individuos, instituciones educativas y agencias gubernamentales alrededor del globo, ETS crea soluciones hechas a la medida para satisfacer la necesidad de tener productos y servicios para el desarrollo profesional de maestros, pruebas tanto durante el año escolar como a fin de curso, y herramientas para la enseñanza y el aprendizaje fundamentadas en la investigación. Fundado en 1947, hoy día ETS desarrolla, administra y evalúa más de 50 millones de pruebas por año, en más de 180 países, en más de 9.000 locales a través del mundo. Mayores informes están disponibles en http://www.ets.org.

No Child Left Behind tiene apoyo de hispanos, padres, maestros y administradores de escuela: encuesta de ETS