No es comprendido y a menudo no recibe tratamiento: el melasma, o...

No es comprendido y a menudo no recibe tratamiento: el melasma, o ‘paño’, afecta aproximadamente a seis millones de mujeres

Las investigaciones muestran que el melasma afecta negativamente la calidad de vida de las mujeres hispanas y que a menudo empeora y presenta mayores problemas en los meses de otoño


COMPARTE ESTA NOTA

San Francisco, CA–(HISPANIC PR WIRE)–19 de octubre de 2006–Cada año, cuando el verano da lugar al otoño, muchas mujeres del área de Dallas se preguntan qué pueden hacer acerca de los problemas de la piel que han aparecido o empeorado después de haber estado expuestas al sol del verano.

Monika Lee, de 47 años y madre de dos hijos que vive en Fremont, comenzó a notar las manchas de color marrón en su cara hace dos años durante unas vacaciones en México. “Me daba mucha pena por las manchas oscuras en la cara. Trataba de cubrirlas con base de maquillaje, pero era difícil esconderlas. No me gustaba mirarme en el espejo porque lo único que veía eran las manchas”, explicó Monika. “Pensé que simplemente tenía que aceptar el problema”.

Luego de una larga lucha con el dilema de la misteriosa condición de la piel, Rebecca pidió una cita para ver a un dermatólogo. Se sorprendió al enterarse de que la condición tenía un nombre: melasma, una hiperpigmentación de la piel. Aún de mayor importancia, se sintió aliviada cuando le dijeron que había un tratamiento.

El melasma afecta aproximadamente a seis millones de mujeres de los Estados Unidos y es una de las condiciones de pigmentación de la piel más comunes que empeoran con la exposición al sol. Esta afección de la piel se caracteriza por manchas oscuras en la cara, en la frente y en el cuello. Aunque el melasma es común entre las mujeres de todas las razas, las mujeres latinas tienen la mayor preponderancia a la condición.

Las investigaciones documentan que las pacientes que no son de raza blanca tienen un 30 por ciento más de probabilidades de afecciones de pigmentación que las pacientes blancas. Aunque entre el 50 y el 70 por ciento de las mujeres embarazadas presentan cierto grado de melasma, el índice de melasma entre las mujeres embarazadas hispanas es de hasta el 80 por ciento. El 30 por ciento de las mujeres hispanas que desarrollan la condición durante el embarazo mantienen la afección de por vida si no reciben el tratamiento adecuado.

Al melasma se lo conoce como “paño” en México y como “manchas” o “máscara del embarazo” en Centroamérica y Sudamérica. La condición tiene connotaciones negativas en las culturas latinas; comúnmente considerándose una desfiguración y a menudo asociada con la malnutrición.

Las nuevas investigaciones, que serán publicadas próximamente en el Journal of Dermatological Treatment (Periódico del Tratamiento Dermatológico), establecen que la condición tiene un impacto significativamente negativo en los temas de la calidad de vida, afectando la vida social, el bienestar emocional, la salud física y hasta la situación financiera. “Se ha comprobado que el melasma presenta una importante carga emocional y psicosocial para las mujeres que lo padecen”, dijo el Dr. Sunil Dhawan, un dermatólogo del Área de la Bahía. “Cambia la manera en la que una persona se ve a sí misma. Cambia la manera en la que otros ven a esa persona. La condición literalmente afecta la habilidad de una persona para enfrentar al mundo.

“El melasma puede ser causado por un desequilibrio hormonal, por el uso de anticonceptivos por vía oral o por la terapia de reemplazo hormonal y se lo conoce comúnmente como la ‘máscara del embarazo’”, dijo el Dr. Dhawan. “La genética también influye. Sin embargo, la exposición al sol puede desencadenar o empeorar la apariencia de la condición. El otoño es la época ideal para consultar con un dermatólogo acerca de cómo enfrentar los temas de pigmentación y para hacerse una evaluación general de la condición de la piel”. El Dr. Dhawan recomienda que todos los que sufran de esta condición visiten el sitio web http://www.melasmafacts.com para conseguir información adicional y para ver las opciones de tratamiento.

Monika dijo que con el tratamiento apropiado, pronto comenzó a notar un cambio. “Después de ocho semanas, las manchas casi no podían verse”, dijo. “Fue tan fácil tratar mi melasma que ojalá lo hubiera comenzado antes”.

“La Crema Tri-Luma(R) es el único tratamiento recetado de uso local aprobado por la FDA para el tratamiento del melasma”, dijo el Dr. Dhawan. “En una sociedad en la cual la apariencia es importante y valorada, no hay razón para sufrir cuando existe un tratamiento disponible que su doctor puede recetarlo fácilmente”.

FOTOS DE ALTA RESOLUCIÓN DISPONIBLES. POR FAVOR, PIDA ARCHIVO ADJUNTO.

Información acerca del Melasma:

— La Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology) calcula que el melasma afecta a aproximadamente seis millones de personas en los Estados Unidos. Aproximadamente el 90 por ciento de la gente que sufre de melasma son mujeres.

— El melasma puede ser causado por un desequilibrio hormonal debido al embarazo, al uso de anticonceptivos por vía oral o de la terapia de reemplazo hormonal; la genética también influye.

— La exposición al sol es un factor desencadenante. Para la mayoría de las mujeres, el melasma se nota más durante el otoño.

— Aunque el melasma es común entre las mujeres de todas las razas, las mujeres latinas tienen la mayor incidencia de esta condición médica.

— Las pacientes que no son de raza blanca tienen un 30 por ciento de probabilidades más alto de presentar afecciones de pigmentación que las pacientes de raza blanca.

— Aunque entre el 50 y el 70 por ciento de las mujeres embarazadas presentan cierto grado de melasma, el índice de melasma entre las mujeres embarazadas hispanas es de hasta el 80 por ciento. El 30 por ciento de las mujeres hispanas que desarrollan la condición durante el embarazo mantienen la afección de por vida si no reciben el tratamiento adecuado.

— Las nuevas investigaciones publicadas en el Journal of Dermatological Treatment (Periódico del Tratamiento Dermatológico) establece que la condición tiene un impacto significativamente negativo en los temas de la calidad de vida, afectando la vida social, el bienestar emocional, la salud física y hasta la situación financiera. Específicamente, el melasma está asociado con la disminución del funcionamiento social, con la reducción de la productividad en el trabajo, con el miedo negativo a la evaluación, con la ansiedad y con la depresión, que llevan al aislamiento social y a la soledad.

— Para más información acerca del melasma, por favor visite http://www.MelasmaFacts.com.

Equilibrio Justo de la Crema Tri-Luma(R) (acetónido de fluocinolona 0.01%, hidroquinona 4%, tretinoína 0.05%)

Puede presentar enrojecimiento, descamación, ardor, sequedad o picazón leves o moderados. Las personas que tienen reacciones alérgicas (como el asma) a los sulfatos no deben usar la Crema Tri-Luma(R). La seguridad y eficacia de la Crema Tri-Luma(R) para los pacientes que tienen piel de tipo V y VI no han sido investigadas. No se puede excluir el excesivo blanqueamiento que lleve a efectos cosméticos indeseados entre los pacientes que tienen pieles más oscuras.

La seguridad y eficacia de la Crema Tri-Luma(R) para las mujeres embarazadas y las madres que están en período de lactancia no han sido establecidas. La Crema Tri-Luma(R) contiene hidroquinona, la cual puede producir ocronosis exógena, un oscurecimiento azul-negruzco gradual de la piel, cuya aparición indica la inmediata interrupción del tratamiento. La Crema Tri-Luma(R) contiene el corticoesteroide acetónido de fluocinolona. La absorción sistemática de los corticoesteroides de uso local puede producir la supresión del eje hipotálamo-pituitario-adrenal o HPA (hypothalamic-pituitary-adrenal) con el riesgo posible de producir deficiencia de glucocorticoides luego de suspender el tratamiento.

Se debe evitar la exposición al sol, a las lámparas solares o a la luz ultravioleta y al calor, al viento o a los fríos extremos. Es necesario utilizar protectores solares de amplio espectro con factores de protección solar 30 o superiores. Use ropa para protegerse del sol y, en el caso de utilizar métodos anticonceptivos hormonales, cambie a métodos no hormonales.

No es comprendido y a menudo no recibe tratamiento: el melasma, o ‘paño’, afecta aproximadamente a seis millones de mujeres