Nueva encuesta: Padres de familia declaran sentar a más de 3.3 millones...

Nueva encuesta: Padres de familia declaran sentar a más de 3.3 millones de niños en el asiento de enfrente aunque el de atrás es más seguro; 324 niños murieron en el asiento de enfrente en el 2002

Campaña de Seguridad anuncia una asociación nacional para lograr que los niños viajen en el asiento trasero


COMPARTE ESTA NOTA

Untitled Document

Washington DC.–(HISPANIC
PR WIRE – U.S. Newswire)–11 de febrero de 2004–Los resultados de una nueva
encuesta nacional de opinión pública revelan que padres de familia
colocan a cerca de 3.3 millones de niños menores de 12 años (6%
de todos los niños en el país) en el asiento de enfrente, aumentando
así su riesgo de sufrir heridas o la muerte.   La encuesta también
concluyó que familias de bajos ingresos, de bajos niveles de educación,
familias hispanas y familias afroamericanas son las que tienden a sentar a los
niños en el asiento de enfrente.

La compañía
Public Opinion Strategies (Estrategias de Opinión Pública) 
llevó a cabo la encuesta para la Campaña de Seguridad de Bolsas
de Aire y Cinturones; la campaña es un esfuerzo del Consejo Nacional
de Seguridad.  La campaña, la Academia Americana de Pediatras (AAP)
y la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras(NHTSA por
sus siglas en inglés) le recomiendan con insistencia que los niños
menores de 12 años viajen bien sujetados en los asientos traseros. 
La recomendación es la misma para bebés en asientos que encaran
hacia atrás, niños en asientos convertibles, niños en sillas
elevadas, y niños sujetados sólo con el cinturón de seguridad. 
Estudios señalan que los asientos traseros son hasta 35% más seguros.

“El asiento de atrás
es un lugar mucho más seguro para los niños que el asiento de
enfrente y hemos trabajado muchos años para inculcar ese mensaje,”
dijo Ellen Engleman Conners, Directora del NTBS.  “Hay más
trabajo que debemos de hacer para asegurar que padres actuen en éste
mensaje—los niños estan mas seguros en un asiento trasero.”

Un estudio reciente de la
Campaña determinó que 1,700 niños se hubieran podido salvar
si simplemente los hubieran sentado en el asiento de atrás.  Aún
con estos adelantos, la campaña realizó un nuevo análisis
de datos de mortalidad del gobierno que indica que en el año 2002, 324
niños murieron en el asiento de enfrente.

Los resultados de la encuesta
se basan en conducta autoreportada – lo que los padres mismos dicen estar
haciendo.

Datos de estudios dados
a conocer en febrero del 2003 que incluyen observación de comportamiento
indican que la situación es peor.  De acuerdo a la NHTSA, los padres
colocan en el asiento de enfrente a un 15 % de bebés menores de un año,
un 10% de niños de 1 a 3 años, y a un 29% de niños de edades
4 a 7.

El análisis de los
datos de mortalidad también reveló que en el curso de 10 años,
muertes a causa de sentarse en el asiento de enfrente descendieron un 36% entre
los niños menores de 12 años.  Pero el análisis también
demuestra que un alarmante número de niños todavía viaja
enfrente pues el 32% de las muertes de niños en autos fueron a causa
de que viajaban en el asiento de enfrente.

“Estos resultados son
una alerta roja de que los padres no han entendido el tan importante mensaje
de seguridad, bolsa de aire vieja o nueva, o sin bolsa de aire, los niños
están más seguros atrás cuando bien abrochados”, dijo
Chuck Hurley, director ejecutivo de la Campaña de Seguridad de Bolsas
de Aire y Cinturones del Consejo Nacional de Seguridad.  “Es especialmente
importante que este mensaje llegue a familias de bajos ingresos y de bajos niveles
de educación, cuya autoreportada conducta pone a sus hijos en grave peligro”.

La encuesta revela que en
general, un 6% de todos los niños menores de 12 años viajan en
el asiento de enfrente, esto de acuerdo a sus padres.  El 7% de todos los
niños menores de un año viaja enfrente, pero el porcentaje sube
al 13% en el caso de niños hispanos o afroamericanos.

Viajes en el asiento de
enfrente

Niños               
Total    Africoamericanos    Hispanos
———————————————————-
Menores de un año     
7%            13%           
13%
1 a 4 años            
2%             3%            
2%
5 a 12 años           
8%            14%           
10%

La encuesta también
determinó que padres de bajos ingresos y de bajos niveles de educación
tienden a colocar a sus hijos en el asiento de enfrente.

Viajes en el asiento de
enfrente

Preparatoria o menos —
10%

Salario de $80,000 — 6%

Algunos cursos universitarios
— 3%

Graduados de la universidad
— 11%

Salario menos de $40,000
— 5%

Salario de $40 a $80,000
— 3%

Para hacerle llegar el mensaje
de “Los niños viajan atrás” a estos grupos que corren
un mayor riesgo, la Campaña anunció una alianza con la Asociación
Nacional WIC, la cual regula los programas de bienestar y salud públicos
que se ejecutan bajo el Programa Especial de Nutrición para Mujeres,
Infantes y Niños (WIC por sus siglas en inglés).  Cerca del
47% de todos los bebés que nacen en los Estados Unidos participan en
el programa WIC.  De todas las mujeres, infanates y niños 
que tienen derecho al programa, se estima que el 90% aprovecha de él.

La Campaña incrementó
sus esfuerzos que ahora incluyen la publicación de materia educacional
en temas de seguridad en Inglés y en Español que será distribuida
a las divisiones de WIC que comprenden grupos de alto riesgo.

“WIC lleva 29 años
a la vanguardia en programas para mejorar la salud, el crecimiento y el desarrollo
de los niños”, dijo el reverendo Douglas Greenaway, director ejecutivo
de la Asociación Nacional WIC.  “El mensaje de seguridad de
abrochar a los niños en el asiento de atrás es muy importante,
y queremos ayudar a promoverlo”.

La colocación de
los niños en el asiento trasero recibe el mérito de ayudar a reducir
considerablemente las muertes de niños causadas por bolsas de aire, y
las muertes de niños en general.  Desde 1996, el número de
muertes de niños causadas por bolsas de aire se ha reducido un notable
94% a pesar de que el número de autos equipados con bolsas de aire se
ha multiplicado más de cinco veces.

“Los accidentes automovilísticos
son la causa número uno de fatalidades de los niños de 4 a 15
años en este país”, dijo el doctor Jeffrey W. Runge, un administrador
de la NHTSA.  “Los niños de 12 a 26 años de edad, reducen
por un 26 a 35% su probabilidad de lastimarse gravemente en un accidente si
van en el asiento de atrás.”

Hurley dice que la situación
es peor aún para los niños de 4 a 8 años porque ellos corren
el riesgo no sólo de ser colocados en el asiento de enfrente, sino también
de no utilizar sillas elevadas.  De acuerdo a la NHTSA, un 80 a 90% de
los niños que deberían ser colocados sillas elevadas, no lo son. 
Las sillas elevadas reducen el riesgo de heridas un 59% – el uso del cinturón
de seguridad por sí solo no es suficiente para los niños que miden
menos de 4 pies, nueve pulgadas porque los cinturones son diseñados para
los adultos, y no les quedan bien a los niños.

La campaña le recuerda
a los adultos estas reglas de seguridad que salvan vidas:

Los niños menores
de 12 años deben de viajar sujetados correctamente en el asiento de atrás.

Niños menores de
un año deben viajar en asientos que encaran hacia atrás hasta
que cumplan 12 meses Y pesen al menos 20 libras.

Niños mayores de
un año que ya no puedan viajar encarando hacia atrás, deben viajar
en asientos para niños que encaran hacia enfrente.

Niños que pesan más
de 40 libras deben de ser sujetados correctamente en sillas elevadas y con el
cinturón hasta que los cinturones de seguridad estándar y los
asientos del vehículo les quepan bien (cuando midan más de 4 pies,
nueve pulgadas).

Una vez que los niños
quepan bien en los asientos del auto, y los cinturones los sujeten correctamente,
los cinturones de regazo y hombro se deben emplear correctamente.

Cualquier asiento de seguridad
debe instalarse y usarse siguiendo las instrucciones del fabricante y el manual
de uso del vehículo.  Para más información visite
la página de Internet: http://www.nhtsa.gov

La Campaña de Seguridad
de Bolsas de Aire y Cinturones del Consejo Nacional de Seguridad es una alianza
pública /privada de fabricantes de autos, compañías de
seguro, agencias gubernamentales, profesionales de la salud, y organizaciones
en pro de la salud y seguridad de los niños.  La misión de
la campaña es incrementar el uso correcto de los cinturones de seguridad
y de los asientos de seguridad de niños, así como informar al
público las maneras de incrementar la capacidad de las bolsas de aire
de salvar vidas mientras se reducen los riesgos.

–30–

Contact:
John Chambers
202.338.8700
202.285.0448 cell

Nueva encuesta: Padres de familia declaran sentar a más de 3.3 millones de niños en el asiento de enfrente aunque el de atrás es más seguro; 324 niños murieron en el asiento de enfrente en el 2002