Nueva investigación muestra que la cesárea no siempre es lo mejor para...

Nueva investigación muestra que la cesárea no siempre es lo mejor para los bebés

Hallazgos cuestionan la creencia general


COMPARTE ESTA NOTA

DALLAS, 9 de febrero de 2012 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La suposición ampliamente generalizada de que los nacimientos por cesárea no implican riesgos para la salud del bebé está siendo cuestionada hoy por una nueva investigación que encontró que ese procedimiento no ayudó a algunos bebés prematuros que eran pequeños para la edad gestacional, y que puede incluso haber contribuido a sus problemas respiratorios.

La investigación, que fue presentada en la 32a. Reunión Anual de la Society for Maternal-Fetal Medicine (Sociedad de Medicina Materno-Fetal), “The Pregnancy Meeting” (La reunión del embarazo), mostró que los bebés pequeños para la edad gestacional nacidos prematuramente mediante una cesárea tenían índices más altos de síndrome de dificultad respiratoria que bebés prematuros similares nacidos en forma vaginal.

“Estos hallazgos invalidan la creencia convencional de que las cesáreas tienen pocos o inexistentes riesgos para el bebé, y son coherentes con el esfuerzo de March of Dimes para acabar con los partos médicamente innecesarios antes de las 39 semanas de gestación”, dice la Dra. Diane Ashton, MPH, directora médica adjunta de March of Dimes. “Aunque en muchos casos una cesárea es médicamente necesaria para la salud del bebé o de la madre, esta investigación muestra que en algunos casos la cirugía puede no ser beneficiosa para algunos bebés”.

El estudio, titulado “Method of Delivery and Neonatal Outcomes in Preterm, Small for Gestational Age Infants” (Método de alumbramiento y consecuencias neonatales en los bebés prematuros, pequeños para la edad gestacional), es el noveno de miembros de la SMFM que es reconocido por March of Dimes como investigación innovadora centrada en evitar los nacimientos prematuros y sus complicaciones.

El estudio fue dirigido por la Dra. Erika F. Werner, MS, profesora adjunta de Medicina Materno-Fetal de la Johns Hopkins School of Medicine, que realizó el trabajo junto a la Dra. Heather S. Lipkind, MS, profesora adjunta de Medicina Materno-Fetal de la Escuela de Medicina de Yale; las investigadoras revisaron los certificados de nacimiento y la información sobre altas hospitalarias de 2,560 bebés pequeños para la edad gestacional que nacieron prematuramente. Las cesáreas suelen practicarse en bebés a los que se les diagnostica restricción del crecimiento intrauterino y que no están creciendo adecuadamente en el útero. La Dra. Werner y su equipo hallaron que los bebés pequeños para la edad gestacional nacidos por cesárea antes de las 34 semanas de gestación tenían un 30% más de posibilidades de desarrollar síndrome de dificultad respiratoria que los bebés nacidos en forma vaginal a una edad gestacional similar.

Una investigación de March of Dimes y los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) del año 2008 halló que los partos por cesárea daban cuenta de casi la totalidad del aumento del índice de nacimientos prematuros singleton (de instancia única) de los Estados Unidos entre 1996 y 2004.

Según un informe del Institute of Medicine (Instituto de Medicina) del año 2006, los nacimientos prematuros, antes de las 37 semanas de gestación, son un grave problema de salud que le cuesta a los Estados Unidos más de US$26,000 millones por año. Constituyen la principal causa de muerte de recién nacidos, y un millón de bebés mueren cada año en todo el mundo como consecuencia de su nacimiento prematuro. Los bebés que sobreviven a un parto prematuro suelen enfrentar el riesgo de toda una vida de problemas de salud, tales como trastornos respiratorios, parálisis cerebral, problemas de aprendizaje y otros.

March of Dimes sostiene que si un embarazo es saludable y sin complicaciones que requieran un parto anticipado, las mujeres deben esperar a que comience el trabajo de parto por sí mismo, o por lo menos hasta las 39 semanas de gestación. Muchos de los órganos importantes del bebé, incluidos el cerebro y los pulmones, no se desarrollan completamente hasta entonces.

Durante más de dos años, The March of Dimes ha estado trabajando con hospitales y expertos en política sanitaria para implementar un kit de herramientas que desarrolló con sus socios y que fomenta políticas y prácticas destinadas a reducir la cantidad de cesáreas médicamente innecesarias y las inducciones programadas antes de las 39 semanas de gestación.

La Society for Maternal-Fetal Medicine (creada en 1977) es un grupo de membresía sin fines de lucro para los obstetras y ginecólogos que tienen educación formal adicional y capacitación en medicina materno-fetal. La sociedad está dedicada a reducir las complicaciones de alto riesgo en el embarazo mediante la educación de sus 2,000 miembros sobre las últimas evaluaciones y métodos de tratamiento del embarazo. Sirve de defensora para mejorar la política pública y ampliar los fondos y oportunidades de investigación en el campo de la medicina materno-fetal. El grupo organiza una reunión científica anual en la que se dan a conocer y se discuten nuevas ideas e investigaciones en el ámbito de la medicina materno-fetal. Para más información, visite http://www.smfm.org.

The March of Dimes es la principal organización sin fines de lucro dedicada al embarazo y la salud de los bebés. Con oficinas locales en todo el país y su principal evento, March for Babies®, March of Dimes trabaja para mejorar la salud de los bebés evitando los defectos de nacimiento, el nacimiento prematuro y la mortalidad infantil. Para ver los recursos y la información más recientes, visite marchofdimes.com o nacersano.org.

FUENTE March of Dimes

Nueva investigación muestra que la cesárea no siempre es lo mejor para los bebés