Nuevo estudio de carne de cerdo magra revela poder de proteínas para...

Nuevo estudio de carne de cerdo magra revela poder de proteínas para preservar masa corporal sin grasa durante pérdida de peso



COMPARTE ESTA NOTA

Des Moines, IA–(HISPANIC PR WIRE)–12 de febrero de 2007–La reducción diaria del consumo de calorías es generalmente el primer método que ponen en práctica quienes se someten a dietas para bajar de peso. Sin embargo, un nuevo estudio publicado hoy en la revista Obesity revela que la inclusión de proteínas provenientes de carnes magras de cerdo en la dieta, pudiera contribuir a la retención de más masa corporal sin grasa como los músculos, mientras se pierde peso (1).

El nuevo estudio, dirigido por el Dr. Wayne Campbell, investigador principal del Laboratorio de Investigación Integrada (Laboratory for Integrative Research in Nutrition, Fitness and Aging) de la Universidad Purdue y sus colegas, evaluó la pérdida de peso de 46 mujeres pasadas de peso u obesas, quienes siguieron una de dos dietas con reducción de calorías. Un grupo consumió una dieta que incluyó aproximadamente un 18 por ciento de sus calorías provenientes de proteínas; mientras que el otro grupo ingirió una dieta con un contenido más alto de proteínas: cerca del 30 por ciento de las calorías totales provenientes de proteínas, incluyendo 6 onzas de carne de cerdo magra como promedio por día.

“Al cabo de 12 semanas, nuestro estudio reveló que el grupo de mujeres que siguió el régimen con reducción de calorías mientras consumía un mayor nivel de proteínas, logró con mayor efectividad el mantenimiento de la masa corporal magra durante la pérdida de peso, en comparación con las que consumieron la misma cantidad de calorías y menos proteínas”, explicó el Dr. Wayne Campbell. A propósito de esto, el grupo que consumió un mayor nivel de proteínas retuvo cerca del doble de la cantidad de masa corporal magra (perdiendo sólo 3.3 libras de masa sin grasa), en comparación con las participantes sometidas a la dieta normal de proteínas (quienes perdieron 6.2 libras de masa magra).

En otras palabras, el incremento de la ingestión de fuentes de alimentación a base de proteínas magras como el cerdo, conjuntamente con la reducción de calorías, puede contribuir a que la balanza se incline a su favor.

“Además de contribuir a la pérdida de peso, el consumo de una dieta con alto contenido de proteínas mejoró la sensación de saciedad y bienestar de las participantes de pre a post estudio, mientras estuvieron sometidas a la dieta”, añadió Campbell. “Este incremento en el índice de saciedad pudiera estar relacionado con una sensación más intensa de llenura, en comparación con el grupo sometido a la dieta normal de proteínas”.

Los investigadores monitorearon la ingestión de alimentos, peso y composición corporal y sensaciones de saciedad de las participantes durante todo el estudio, para comparar el efecto de dos dietas diferentes en estos resultados.

“Este estudio demuestra que la incorporación de cantidades moderadas de alimentos con alto contenido de proteínas como el cerdo conjuntamente con carbohidratos y grasas saludables a una dieta con reducción de calorías, no sólo ayuda a perder peso, sino también mantenerlo a largo plazo, preservando la masa corporal magra como los músculos”, puntualizó la Dra. Judith Rodríguez, MS, RD, PhD. “La retención de músculos es importante porque los músculos queman más calorías que la grasa”.

La carne de cerdo también contiene una cantidad significativa de nutrientes en cada porción magra. Una ración de 3 onzas de lomo de cerdo es una fuente “excelente” de proteínas, tiamina, vitamina B6, fósforo y niacina, así como una fuente “buena” de riboflavina, potasio y zinc, y además contribuye solamente con un 6 por ciento de las calorías a una dieta de 2,000 calorías.

“Varios estudios previos evaluaron el impacto que tienen las dietas con alto contenido de proteínas en un programa de pérdida de peso. Pero este es el primer estudio que utiliza el cerdo como única fuente cárnica”, añadió Ceci Snyder, MS, RD, vicepresidenta adjunta de mercadeo para el consumidor del National Pork Board. “Sabemos que a los consumidores les sorprenderá saber que el cerdo es una opción de proteína magra que puede contribuir a la de pérdida de peso. Por cierto, seis cortes de cerdo cumplen con las pautas establecidas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en la clasificación de “carnes magras” con menos de 10 gramos de grasa, 4.5 gramos de grasa saturada y 95 miligramos de colesterol por porción de 3 onzas”.

La investigación también llegó a la conclusión de que el peso de una persona antes de someterse a una dieta pudiera desempeñar un papel relevante en la cantidad de tejido corporal magro que se pierde como resultado de dietas con alto contenido proteico en comparación a las dietas con bajo contenido de proteínas. La preservación de la masa corporal magra fue más pronunciada en las mujeres pre-obesas, en comparación con las obesas. El grupo de pre-obesas perdió 2.6 libras de masa corporal magra, mientras que las obesas perdieron 6.4 libras.

“Cuando se incrementa la cantidad de proteínas que ingerimos, es importante considerar opciones magras como el lomo de cerdo, que se puede incorporar fácilmente a cualquier receta tradicional. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el lomo de cerdo contiene la misma cantidad de grasa, y ligeramente menos calorías, que una porción de tamaño similar de pechuga de pollo sin piel (2)”, agregó Rodríguez.

“Para seleccionar los cortes magros de cerdo, busque la palabra ‘loin’ (lomo) en la etiqueta, como ‘loin chop’ o ‘tenderloin’, y usar recetas o técnicas de cocción que no requieran grasas innecesarias”, concluyó Rodríguez.

Para obtener información adicional acerca del estudio, así como una amplia variedad de recetas y opciones de cocción saludables, visite el sitio Web elcerdoesbueno.com.

La investigación fue financiada por el National Pork Board.

(1) H, Carnell N, Mattes R, Campbell W. Higher protein intake preserves lean mass and satiety with weight loss in pre-obese and obese women. Obesity Research. 2007: 15;421-429.

(2) U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service National Nutrient Database for Standard Reference, Release 19 and the Revised USDA Nutrient Data Set for Fresh Pork, 2006.

Nuevo estudio de carne de cerdo magra revela poder de proteínas para preservar masa corporal sin grasa durante pérdida de peso