Pago de US$40 Millones, Plan Detallado para Promover Diversidad en Demanda por...

Pago de US$40 Millones, Plan Detallado para Promover Diversidad en Demanda por Discriminación de Empleo en contra de la Gigante Abercrombie & Fitch



COMPARTE ESTA NOTA

Los Ángeles, CA–(HISPANIC PR WIRE – BUSINESS WIRE)–17 de noviembre de 2004–Abogados de derechos civiles anunciaron hoy el arreglo de demanda de acción de clase, González vs. Abercrombie & Fitch, que exige que la gigante de venta de ropa al público pague US$40 millones de dólares a los solicitantes de empleo y empleados de los grupos minoritarios, latinos, afroamericanos, asiático-americanos y mujeres que acusaron a la compañía por discriminación. El arreglo, que fue aprobado esta mañana por Susan Illston, Juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos, también exige que la compañía instituya una variedad de políticas y programas para promover la diversidad entre su fuerza laboral y para prevenir la discriminación sobre una base de raza o género.

La demanda fue presentada originalmente ante la Corte de Distrito de Estados Unidos en San Francisco en junio de 2003 por el Fondo Mexicano-Americano Educativo y de Defensa Legal (MALDEF), y NAACP Fondo Educativo y de Defensa Legal (LDF), el Centro Legal Asia Pacífico Americano (APALC) y la firma jurídica de Lieff, Cabraser, Heimann, & Bernstein, LLP, a favor de nueve jóvenes adultos de las minorías, incluyendo estudiantes y egresados de la University of California y Stanford, que fueron rechazados para realizar trabajos en ventas o despedidos basándose en su raza u origen étnico.

“Este acuerdo promete transformar esta compañía, cuya distinción no se limitará más a una fuerza laboral e imagen de personal completamente de la raza blanca”, manifestó Thomas A. Saenz, vicepresidente de litigio de MALDEF. “Este esperado cambio nace de las acciones llenas de coraje de los demandantes que hace cinco años dieron un paso adelante para desafiar la discriminación generalizada en Abercrombie & Fitch”. Saenz explicó que el caso comenzó con una demanda presentada en 1999 por discriminación por parte de Juancarlos Gómez-Montejano.

Más tarde otros demandantes a través del país se unieron a los demandantes originales. Durante el curso de las negociaciones, los demandantes también fueron representados por la Comisión Federal de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC), que validó sus demandas, así como por Minami, Lew & Tamaki LLP, y un equipo de firmas de la región este dirigido por Kohn, Swift & Graf, P.C. en Filadelfia.

El abogado Bill Lann Lee de Lieff, Cabraser, Heimann & Bernstein explicó la magnitud del Decreto de Consentimiento, que cubre reclutamiento, contratación, asignación de trabajos, promoción y entrenamiento de empleados: “Este paquete completo de reformas garantiza que los empleados de grupos minoritarios y mujeres se sientan bienvenidos. Debemos dar crédito a la compañía por aceptar la implementación de los cambios que transformarán las bases sobre las que opera Abercrombie”, manifestó Lee, antiguo Asistente del Procurador General para los Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El arreglo exige que la tienda siga los “puntos de referencia” para la contratación y promoción de empleados latinos, afroamericanos, asiático-americanos y mujeres; la compañía debe reportar su progreso hacia estas metas en intervalos regulares ante los abogados de los demandantes y ante un Consejero Especial nombrado por la corte.

Además, la compañía debe contratar 25 reclutadores que se dedicarán a buscar empleados de los grupos minoritarios. La compañía está prohibida de dirigirse a fraternidades o asociaciones femeninas particulares con fines de reclutamiento, una práctica que anteriormente ayudó a garantizar un personal de ventas predominantemente de la raza blanca.

Para garantizar el cumplimiento de las disposiciones del Decreto de Consentimiento, la compañía nombrará un vicepresidente de diversidad, y ofrecerá entrenamiento de diversidad para todos los empleados con autoridad para contratar. Un nuevo procedimiento de quejas interno ofrecerá a los empleados un mecanismo para reportar cualquier problema que enfrenten.

Abercrombie cuenta con más de 700 tiendas y una fuerza laboral compuesta por 22.000 empleados.

La cadena de tiendas de venta al público utiliza medios visuales para promover la “Apariencia A&F” e imagen para los empleados, clientes y posibles candidatos. El arreglo requiere que los materiales de marketing, tales como: carteles, bolsas de compras y catálogos incluyan miembros de los grupos minoritarios de diversas razas y orígenes étnicos.

“Abercrombie ahora reconoce que la diversidad tiene un buen sentido operativo”, manifestó Kimberly West-Faulcon, director y asesor regional para la región oeste para el NAACP Fondo Educativo y de Defensa Legal. “Esperamos que este mensaje llegue al resto del mundo corporativo en Estados Unidos”.

El arreglo ofrece una guía muy detallada y mecanismos de cumplimiento. Además, un encargado de monitoreo evaluará y reportará regularmente sobre el cumplimiento del Decreto por parte de Abercrombie. El Decreto de Consentimiento estará en efecto por un tiempo mínimo de cuatro y medio años; su duración dependerá del progreso de la compañía.

Si el arreglo se implementa adecuadamente, las historias de los demandantes mencionados serán cosa del pasado, según los abogados.

Eduardo González, un estudiante de Stanford de Hayward, California, estuvo muy contento con el arreglo. “Recuerdo lo desalentado que me sentí cuando solicité trabajo en la tienda Santa Clara y el gerente sugirió que trabajara en el almacén de mercancías o en el equipo de horario nocturno en una posición que no sea en ventas. Pensé que esto sucedió porque soy latino, pero no había nadie a quien reportar el incidente en ese momento”.

El demandante, Anthony Ocampo, un recién egresado de Stanford, a quien le dijeron que no le podían contratar porque “ya habían demasiados filipinos”, estuvo de acuerdo con González. “Es importante que Abercrombie busque empleados de las minorías y ofrezca entrenamiento y oportunidades de promoción”.

Jennifer Lu trabajó en la tienda de Crystal Court Mall en Costa Mesa, California por tres años mientras era estudiante en la U.C. Irvine. Ella y otros cinco empleados asiático-americanos fueron despedidos después de una visita de la gerencia administrativa y reemplazados con personal de ventas de la raza blanca”. “Me sentí muy angustiada después de ser despedida por ser una mujer asiática-americana. Ahora estoy muy contenta con estas políticas y programas que Abercrombie debe implementar desarrollados como resultado de esta demanda. Espero ver un Abercrombie más diverso; que refleje verdaderamente la realidad de Estados Unidos”, manifestó Lu.

Carla Grubb, una estudiante afroamericana de California State Bakersfield, fue despedida de la tienda Abercrombie en Bakersfield Valley Plaza Mall después de ser asignada con trabajos de limpieza y otras tareas humildes. “Me sentí desmoralizada por ser la única empleada afroamericana y por ser asignada específicamente para desempolvar la tienda, lavar las ventanas y limpiar los pisos. Con este arreglo, ahora tengo la certeza de que Abercrombie no podrá tratar a otros empleados de grupos minoritarios de esa manera”.

Minah Park, abogado de personal del Asian Pacific American Legal Center aplaudió el coraje de los demandantes. “Este caso es un ejemplo de un grupo pequeño de personas que tienen impacto en la lucha por poner fin a la discriminación racial. Gracias a estos demandantes que dieron un paso hacia adelante para tomar acción, podremos ser testigos de un verdadero cambio en las tiendas Abercrombie en toda la nación, manifestó Park.

El abogado Martin J. D’Urso de Kohn, Swift & Graf, P.C. explicó que las recompensas monetarias para los miembros de la acción de clase se basarán en el número de reclamantes que siguieron adelante y en el tipo de discriminación que enfrentaron: “El verdadero valor de este arreglo va mucho más allá del dinero pagado a los miembros de la acción de clase. Los cambios que se están implementando, de conformidad con el decreto de consentimiento, ayudarán a transformar a Abercrombie en el tipo de empresa, que considero, que sus clientes desean y las leyes exigen”.

Las notificaciones se colocarán en Internet y en las revistas de mayor circulación para advertir a los miembros de la acción de clase alrededor del país. Las personas que se consideren parte de esta demanda de clase deben llamar al teléfono 1-866-854-4175 o visitar http://www.Abercrombieclaims.com donde pueden presentar la información.

Además, Abercrombie & Fitch pagará todos los costos para monitorear el cumplimiento, así como los honorarios legales. Los abogados estiman que serán aproximadamente US$10 millones adicionales.

Aviso a los editores: Las personas que consideren que son parte de la acción de clase deben llamar al teléfono 1-866-854-4175 o visitar http://www.Abercrombieclaims.com donde pueden presentar la información. Una copia del Decreto de Consentimiento y de este comunicado de prensa se publican en http://AFjustice.com/media.htm.

–30–ST/np*

CONTACTO:

Lieff Cabraser Heimann & Bernstein, LLP

Kelly Dermody, 415-956-1000

or

MALDEF

J.C. Flores, 213-629-2512

or

NAACP LDF

Marcy De Veaux/John Tucker, 310-342-5130

or

APALC

Julie Su, 213-718-5817

or

Elaine Elinson, 415-203-4378

Pago de US$40 Millones, Plan Detallado para Promover Diversidad en Demanda por Discriminación de Empleo en contra de la Gigante Abercrombie & Fitch