Primer Impacto de Univisión investiga camino peligroso para choferes portuarios

Primer Impacto de Univisión investiga camino peligroso para choferes portuarios

Investigación documenta condiciones de trabajo explotadoras; choferes portuarios inmigrantes luchan por organizar una unión para mejorar sus vidas


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 31 de marzo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Este miércoles 1ro de abril, Primer Impacto, el programa de noticias nacionales de Univisión, transmitirá el informe de una investigación que llevó a cabo sobre las condiciones peligrosas que enfrentan los choferes portuarios. Este segmento revela la vida diaria en el trabajo de esta fuerza laboral compuesta en su mayor parte por inmigrantes, y su lucha por unirse para tener una oportunidad de realizar el Sueño Americano.

Nuestra economía se mantiene en movimiento diario gracias a unos 88,000 choferes portuarios, de los cuales unos 16,800, en su mayor parte inmigrantes latinos, trabajan en los puertos de Los Angeles y Long Beach. La mayoría de ellos son víctimas de una industria explotadora y sumamente contaminadora que por decenios se viene aprovechando de una laguna en la ley para clasificarlos indebidamente como contratistas independientes. Esta táctica -que ha sido el tema de una investigación por el Procurador General de California- le permite a las compañías de transporte abusar de sus trabajadores al negarles protecciones bajo las leyes de compensación al trabajador, incapacidad y salario mínimo.

“La desreglamentación le permitió a esta industria emplear tácticas de explotación para enriquecerse a costa de estos chóferes”, señaló Ricardo Hidalgo, ex-chofer de camión que ahora está con la International Brotherhood of Teamsters, y quien figura en el informe de Primer Impacto. “Por esa razón líderes electos, residentes de la comunidad, el clero y defensores de derechos laborales los apoyan y exigen que estas empresas empleen legítimamente a sus trabajadores.”

En varias ciudades a nivel nacional, los chóferes portuarios están organizando reuniones para ver el informe de Primer Impacto con fin de informar a miembros de la comunidad sobre sus condiciones de trabajo.

Univisión se enfoca en dos familias cuyas vidas cambiaron para siempre por causa de accidentes ocurridos cuando uno de sus seres queridos trabajaba en el Puerto de Long Beach.

Este reportaje invita a los televidentes a observar el devastador impacto de estas tragedias, que son demasiado comunes en los puertos de nuestra nación.

Efraín Medrano trabajó más de seis años como supuesto contratista independiente antes que un contenedor de carga cayera directamente sobre su camión cuando se encontraba en el Puerto de Long Beach en el 2005. El accidente destruyó totalmente su vehículo y Medrano sufrió heridas graves en la espalda y las piernas. Sin seguro médico, tuvo que acudir a una clínica local en lugar de a una sala de emergencias.

A consecuencia de los ataques de pánico, pesadillas y estrés que sufrió, la salud de Medrano se empeoró a tal grado que lo dejó incapacitado. Según Medrano, un representante del Puerto lo convenció a que firmara una exención de responsabilidad a cambio de una pequeña compensación. No hay claridad si Medrano entendió lo que estaba firmando ya que él es un inmigrante que habla poco inglés. Él sufrió un derrame cerebral después del accidente, y ahora vive de la asistencia pública. De acuerdo con la ley, no se completó ninguna investigación porque Medrano era un contratista independiente.

Pablo Antonio García murió trágicamente el 28 de enero cuando su camión fue golpeado por una grúa comprimiéndolo entre dos chasis, lo que le produjo masivas lesiones internas. García dejó a una esposa y tres niños.

La familia de García no quedó desamparada ya que dos meses antes de su muerte él había pasado a ser un chofer empleado de Maritech Trucking Inc. García acababa de afiliarse a la Unión de los Teamsters. Él y sus compañeros choferes pudieron negociar un contrato colectivo de trabajo que incluyó paga por horas extras, seguro médico y un seguro de $12,000 por muerte. Conforme a la ley, la OSHA está investigando el accidente.

La familia de García estuvo acompañada por cientos de amigos y simpatizantes en una vigilia celebrada el 11 de febrero. Se reunieron no sólo para honrar su memoria, sino también para exigir mejoras en las condiciones de trabajo para todos los choferes portuarios.

“Es preciso cambiar las leyes para proteger a estos choferes”, dijo Hidalgo. “Efraín Medrano carecía de protecciones y no tenía voz en el lugar de trabajo. No tuvo ninguna oportunidad en esta industria que explota rutinariamente a sus trabajadores.”

“Nosotros hemos perdido a Pablo Antonio García, pero su ejemplo sigue viviendo. Él conocía el valor de contar con protecciones en el lugar de trabajo, y nosotros honraremos su memoria siguiendo luchando por los derechos de los empleados – y por la libertad para escoger una unión para todos los choferes portuarios.”

FUENTE International Brotherhood of Teamsters

Primer Impacto de Univisión investiga camino peligroso para choferes portuarios