Programas de modificación de la conducta ayudan a niños obesos a controlar...

Programas de modificación de la conducta ayudan a niños obesos a controlar el peso



COMPARTE ESTA NOTA

ROCKVILLE, Maryland, 29 de septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Niños de edad escolar y adolescentes obesos pueden bajar de peso o evitar seguir engordando si participan en programas de mediana a alta intensidad para modificar la conducta, según un informe dado a conocer hoy por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia de Investigaciones y Calidad de la Atención Médica -HRRQ) del departamento Health and Human Servicios (Salud y Servicios Humanos).

Los niños en los programas de mediana a alta intensidad para modificar la conducta se reunieron por más de 25 horas, usualmente una o dos veces a la semana, por períodos de 6 a 12 meses. Los programas eficaces utilizaron técnicas para mejorar los hábitos alimenticios y la actividad física, y algunos incluían estrategias como trazarse metas, solucionar problemas y prevenir recaídas.

Los investigadores encontraron que al concluir estos programas, los niños obesos pesaban entre 3 y 23 libras menos, como promedio, que los niños obesos que no formaron parte de esos programas. Entre los que participaron, la diferencia más grande de peso se manifestó entre los niños de mayor peso al igual que entre aquéllos en los programas más intensivos. Los investigadores también encontraron que los logros en la reducción de peso se podían mantener hasta un año entero luego de terminado el programa.

“Una prevención eficaz es la mejor forma de atacar la epidemia de obesidad en la niñez, pero también tenemos que encontrar formas eficaces y saludables de ayudar a nuestros niños y adolescentes ya en estado de obesidad a encontrar formas efectivas y saludables de lograr un peso más saludable”, señaló la directora de AHRQ Director, la Dra. Carolyn M. Clancy. “El informe de AHRQ con la nueva evidencia ayuda a encontrar posibles soluciones”.

Aproximadamente 17 por ciento de los niños en Estados Unidos son obesos, o sea, tiene un índice de masa corporal (una medida de peso conforme a la estatura, edad y sexo del infante) al menos en el percentil 95 para su edad y sexo. Por ejemplo, a una adolescente de 16 años se le considera obesa si mide 5 pies y 4 pulgadas y pesa 168 libras. Los niños obesos corren un mayor riesgo de padecer asma, diabetes tipo 2, apnea al dormir y otros problemas médicos relacionados con el peso. También pueden sufrir traumas sicológicos por el estigma que acarrea su exceso de peso.

“Puede ser que los niños obesos y sus padres estén desanimados por el problema del peso, pero nuestro estudio encontró que existen programas que pueden ayudar a los niños ya sea a aumentar de peso más lentamente mientras crecen y se desarrollan o, si es indicado, a bajar de peso”, explicó la Dra. Evelyn Whitlock, directora adjunta del Oregon Evidence-based Practice Center (Centro de Oregón para la Práctica Basada en las Pruebas) auspiciado por AHRQ, que es parte del Center for Health Research (Centro para Investigaciones de Salubridad) de Kaiser Permanente en la ciudad de Portland, el cual produjo el informe.

En un estudio de un programa de alta intensidad de 12 meses analizado por los investigadores, los niños obesos de 8 a 16 años de edad aumentaron un promedio de menos de 1 libra, comparado con niños obesos de la misma edad que aumentaron cerca de 17 libras durante el mismo período de tiempo. En el informe de AHRQ se destaca que encontraron que los programas basados en la atención médica por lo general fueron más efectivos que los programas ofrecidos en las escuelas. Por ejemplo, el informe señala que los niños obesos de 12 años de edad en un programa de atención médica de mediana a alta intensidad llegaban a pesar de 17 a 18 libras menos que sus compañeros obesos. En contraste, los niños inscritos en programas escolares terminaban pesando sólo 4 libras menos que sus compañeros también obesos.

El informe mostró además que los medicamentos por receta como parte de un programa de modificación de la conducta para controlar el peso ayudan a rebajar a los adolescentes extremadamente obesos. Sin embargo, ningún estudio evaluó el mantenimiento de la pérdida de peso después de suspendido el tratamiento con los medicamentos.

Los dos medicamentos principales que se analizaron fueron sibutramine (Meridia), que es un supresor del apetito, y orlistat (Xenical), que ayuda a bloquear la absorción de la grasa. En un estudio de 12 meses de duración, los adolescentes que tomaron sibutramine como parte de un programa de control del peso bajaron un promedio de 14 libras, en comparación con un aumento de peso de 4.2 libras entre aquellos sometidos a placebos. En otra prueba, adolescentes que tomaron orlistat en un programa de control del peso aumentaron un promedio 1.2 libras, comparados con aquellos con placebos, los cuales aumentaron cerca de 7 libras.

Aunque no se reportó ningún perjuicio en lo que respecta al aspecto de modificación de la conducta, los medicamentos sí produjeron efectos colaterales, tales como aumento en el ritmo cardiaco y en la presión arterial a causa del sibutramine. Entre los que tomaron orlistat, hasta una tercera parte reportaron dolores abdominales, manchas grasosas o urgencia fecal; 9 por ciento reportaron incontinencia fecal.

Los investigadores también analizaron la eficacia de la cirugía para disminuir de peso en los casos de adolescentes de obesidad mórbida que tenían un índice de masa corporal de 41 o más. Aunque el estudio es limitado, los resultados sugieren una pérdida de peso de moderada a sustancial. La cirugía puede resolver los problemas médicos relacionados con el peso, como los casos de apnea al dormir y de asma. Sin embargo, la cirugía comporta riesgos a corto plazo, y se han seguido pocos casos por más de 1 año.

El nuevo informe: “Effectiveness of Weight Management Programs in Children and Adolescents” (Eficacia de los Programas para Controlar el Peso en los Niños y Adolescentes) está disponible en http://www.ahrq.gov/clinic/tp/chwghttp.htm. El informe se puede conseguir gratis si llama a 1-800-358-9295 de AHRQ Publications Clearinghouse, o si envía un e-mail a AHRQPubs@ahrq.hhs.gov. Para información sobre cómo se evalúa el peso de los niños y los adolescentes y el uso de una calculadora para el índice de masa corporal, diríjase a http://apps.nccd.cdc.gov/dnpabmi/Calculator.aspx.

Nota a los editores: AHRQ también ofrece un DVD gratis para las familias y los niños de 5 a 9 años, y el DVD se llama “Max’s Magical Delivery: Fit for Kids”. El video de 30 minutos enseña a los niños y a sus padres lo que es una alimentación saludable y la actividad física. Para conseguir copias, llame al 1-800-358-9295 o envíe un e-mail a AHRQPubs@ahrq.hhs.gov.

Programas de modificación de la conducta ayudan a niños obesos a controlar el peso