¿Quien muere cuando chocan los conductores adolescentes? La mayoría de los fallecidos...

¿Quien muere cuando chocan los conductores adolescentes? La mayoría de los fallecidos en colisiones que involucran a chóferes jóvenes son los pasajeros y otros conductores

AAA concentrada en iniciativas que abogan por leyes de seguridad más estrictas para conductores adolescentes


COMPARTE ESTA NOTA

NOTA: La Guía de Conversación de Padre a Padre Acerca de la Conducción Vehicular de los Adolescentes (Parent-to-Parent Teen Driving Discussion Guide, en inglés) publicada por la AAA se encuentra disponible en: http://www.hispanicprwire.com/Parents_Discussion_Guide_S.doc

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–18 de enero de 2006–Según un reciente análisis de diez años de datos de accidentes realizado por la Fundación AAA para la Seguridad del Tránsito, la mayoría de los fallecidos en colisiones que involucran a conductores adolescentes no está conformada precisamente por estos últimos.

El nuevo análisis demuestra que los jóvenes conductores componen ligeramente más de la tercera parte del total de fallecimientos en los accidentes donde estuvieron involucrados; mientras que aproximadamente dos tercios de las personas que perecieron fueron personas en otros vehículos y peatones. La AAA (Triple A) afirma que esos datos recientes otorgan una nueva urgencia a sus iniciativas de defensa para hacer más exigentes las leyes de examen y otorgamiento de licencias de conducción (GDL, por sus siglas en inglés).

“Este análisis pone en claro que debemos enfrentar el problema de la seguridad de los conductores adolescentes de forma diferente”, expresó Robert L. Darbelnet, Presidente y Director Ejecutivo de la AAA. “Es necesario enfocarse en los efectos que tienen los accidentes provocados por estos conductores en otras personas, además de los que implican para ellos mismos”.

El análisis en cuestión revela que entre los años 1995 y 2004, los accidentes que tuvieron como protagonistas a conductores de 15,16 y 17 años provocaron la muerte de 30,917 personas en toda la nación. De esta cifra, el 36.2% (11,177 personas) fueron los propios conductores jóvenes, mientras que los 19,740 restantes (63.6%) incluyeron 9,847 pasajeros de los vehículos conducidos por los jóvenes de de 15,16 y 17 años; 7,477 ocupantes de otros vehículos operados por conductores de al menos 18 años de edad; 2,323 no conductores y otras 93 como otras/desconocidas.

“La tragedia de los accidentes que involucran a conductores adolescentes se extiende más allá de los mismos y de sus jóvenes pasajeros”, explicó Darbelnet. “Esos accidentes también cobran las vidas de peatones y pasajeros de otros vehículos, o sea, las madres, hijos, hermanos o abuelas de otras personas”.

El análisis también demuestra que si bien 12,413 de esos fallecimientos proceden de accidentes donde sólo participó el vehículo operado por el conductor adolescente, las 18,504 muertes restantes involucran múltiples automóviles y/o no conductores. Y de esta última cifra, más de la mitad de los fallecimientos fueron ocupantes de vehículos operados por conductores adultos (7,477, o el 40.4%) o no conductores (2,323, o el 12.6%). Además, aproximadamente cuatro de cada cinco conductores fallecidos de otros vehículos, así como sus pasajeros o no conductores, tenían al menos 21 años.

“Consideramos este informe como una llamada de alarma para que todo usuario de nuestras carreteras participe en esta iniciativa, contactando a sus legisladores estatales, urgiéndoles a que hagan más severas las leyes de GDL en sus estados respectivos”, agregó Darbelnet.

Si bien la AAA (Triple A) afirma que las leyes integrales de GDL son la mejor forma para aumentar la seguridad de todos los usuarios de carreteras; agrega que los padres juegan un papel vital en el cumplimiento de las leyes referentes a restricciones de pasajeros.

“Independientemente de lo que dicten las leyes estatales, los padres no deben dejar que sus hijos adolescentes viajen con conductores de su misma edad. Tampoco deben permitirles que transporten a otros jóvenes en su primer año de conducción de vehículos”, añadió Darbelnet. “Es difícil escapar a la tentadora conveniencia de tener opciones de transporte de los hijos hacia y desde la escuela y las prácticas, pero los riesgos que se corren son enormes”.

En reconocimiento de que algunos padres podrían sentirse mal al insistir en el cumplimiento de reglas que otros padres no imponen, la AAA inauguró una nueva guía de intercambio de opiniones entre los padres para contribuir a que éstos trabajen en equipo y garanticen que los adolescentes adquieran experiencia de conducción en el entorno más seguro posible durante ese primer año crucial.

“Los padres que comprenden los riesgos existentes, reconocen la importancia de evitar que los adolescentes lleven a otros jóvenes en sus vehículos, aunque esto implique que deban servir de ‘choferes’ de sus hijos por un año más”, destacó Darbelnet.

Asimismo, la Fundación AAA ha publicado la actualización de su popular herramienta educativa para los padres: el DVD interactivo de control de riesgo “Driver-ZED(TM)”. Para más información acerca de estas y otras herramientas de seguridad para los adolescentes conductores, y cómo participar contactando con su legislador estatal, visite el sitio Web www.aaa.com/publicaffairs.

Debido a que los accidentes de tránsito son la causa principal de muerte de adolescentes, la AAA se propuso en 1997 el ambicioso propósito de que se promulguen leyes más exigentes de GDL en los 50 estados y el Distrito de Columbia. El objetivo ya se alcanzó en los estados de Wyoming y Montana, donde se pusieron en vigor ese tipo de leyes en el año 2005. Estos esfuerzos legislativos han contribuido a la salvación de vidas, al exigir que los adolescentes tengan una experiencia de conducción con mayor supervisión detrás del timón, y otorgamiento gradual de privilegios de conducción durante momentos de poco riesgo hasta obtener la licencia de conducción. Sin embargo, no todas las leyes relacionadas con el GDL son integrales. Los Clubes AAA están concentrados actualmente en hacer más severas las leyes estatales correspondientes al GDL, añadiendo o ampliando las restricciones de pasajeros y de conducción en horario nocturno, además de perfeccionar otros elementos para que las legislaciones tengan una mayor integralidad.

El análisis de datos de accidentes que involucran a conductores adolescentes fue llevado a cabo por la Fundación AAA para la Seguridad del Tránsito. La Fundación analizó datos procedentes del Sistema de Reporte de Análisis de Fallecimientos (FARS, por sus siglas en inglés) de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) entre los años 1995 y 2004, que identifican y describen los accidentes fatales que involucraron a conductores de vehículos de pasajeros de 15, 16 y 17 años.

La AAA (Triple A), la mayor organización automovilística y de viajes de placer de Norteamérica, presta servicios financieros, de viajes, de seguros, automotrices y de ahorros sólo para afiliados a sus más de 49 millones de integrantes. Desde su fundación en 1902, la AAA, asociación sin fines de lucro y aporte tributario total, ha sido líder y defensora de la seguridad y el bienestar de los viajeros. Los clubes de la AAA se pueden visitar en Internet en el sitio Web: http://www.aaa.com.

NOTA: La Guía de Conversación de Padre a Padre Acerca de la Conducción Vehicular de los Adolescentes (Parent-to-Parent Teen Driving Discussion Guide, en inglés) publicada por la AAA se encuentra disponible en: http://www.hispanicprwire.com/Parents_Discussion_Guide_S.doc

¿Quien muere cuando chocan los conductores adolescentes? La mayoría de los fallecidos en colisiones que involucran a chóferes jóvenes son los pasajeros y otros conductores