Reacción de Chevron ante decisión de la Corte federal de apelaciones de...

Reacción de Chevron ante decisión de la Corte federal de apelaciones de Estados Unidos



COMPARTE ESTA NOTA

SAN RAMON, California, 20 de septiembre de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La Corte Federal de Apelaciones para el segundo circuito emitió una orden que rechaza el intento de los demandantes ecuatorianos de recusar al Juez Lewis Kaplan. La orden, además, deja sin efecto la medida cautelar dictada por el Juez Kaplan que prohibía la ejecución de la sentencia ecuatoriana en contra de Chevron, aunque confirmó la solicitud de la petrolera para que se emita un fallo definitivo de que la sentencia ecuatoriana es inaplicable.

Al desechar la petición de los demandantes ecuatorianos, la Corte de segunda instancia rechazó las acusaciones de que el Juez Kaplan no es imparcial y se rehusó a separarlo del caso o a asignar a otro juez. La corte de segunda instancia dejó sin efecto la medida cautelar [emitida por el Juez Kaplan] luego de que el 16 de septiembre recibiera de parte de los abogados de los demandantes ecuatorianos, una declaración escrita en la que se comprometían a no intentar ejecutar la sentencia de la corte ecuatoriana mientras no se emita un fallo de segunda instancia. En múltiples ocasiones los demandantes ecuatorianos se rehusaron a asumir tal compromiso ante la corte, tanto antes como después de que la primera medida cautelar fuese emitida.

Por lo tanto, la demanda de Chevron en contra de los demandantes de Lago Agrio y sus representantes, por violación a la ley federal estadounidense contra la asociación para delinquir y extorsionar (RICO, por su siglas en inglés) continúa.

Los reclamos de Chevron se sustentan en la abrumadora evidencia que comprueba que los abogados de los demandantes de Lago Agrio realizaron pagos fraudulentos a un funcionario de la corte ecuatoriana desde una cuenta bancaria secreta y que falsificaron reportes de peritos que fueron presentados en la corte, los mismos que contenían información fraudulenta, y que además participaron en la redacción de la propia sentencia de la corte ecuatoriana. Esta evidencia ha sido documentada en los mismos archivos y materiales de los abogados ecuatorianos de los demandantes, e incluso en declaraciones de sus abogados, las cuales han sido captadas en video. No existe evidencia legítima alguna que sustente cualquier alegación de responsabilidad por parte de Chevron puesto que Texaco Petroleum Company remedió los impactos ambientales generados en el Ecuador de conformidad con su participación en el consorcio. Los impactos ambientales que aún existen son de total responsabilidad del gobierno ecuatoriano y de la petrolera estatal Petroecuador.

Chevron lamenta que el juicio que estaba previsto para noviembre se haya suspendido. Sin embargo, la empresa continua firme en su propósito de lograr que una corte imparcial evalúe los méritos del caso, particularmente del fraude perpetrado por los abogados de los demandantes ecuatorianos antes de que se intente ejecutar la sentencia dictada por corte ecuatoriana. Chevron confía en que una vez que se evalúen todos los hechos se determinará que esta sentencia fraudulenta es inejecutable y que todos aquellos que la procuraron tendrán que responder por su falta de ética.

La orden de segunda instancia no tiene efecto alguno sobre la orden de medidas cautelares emitida por el Tribunal de Arbitraje sobre los Tratados de Inversión Bilateral de la Corte Permanente de Arbitraje en la Haya en relación a los reclamos de Chevron en contra de la República del Ecuador. La orden del Tribunal de Arbitraje aún exige que la República del Ecuador tome todas las medidas a su alcance para suspender o hacer que se suspenda la ejecución o el reconocimiento de cualquier sentencia, fuera o dentro del Ecuador, en contra de Chevron por el caso de Lago Agrio, mientras esté pendiente una orden ulterior de este Tribunal.

FUENTE Chevron Corp.

Reacción de Chevron ante decisión de la Corte federal de apelaciones de Estados Unidos