Rompiendo el silencio sobre el VIH en comunidades afro-estadounidenses

Rompiendo el silencio sobre el VIH en comunidades afro-estadounidenses



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(PRNewswire-HISPANIC PR WIRE)–30 de enero de 2008– La afro-estadounidense de 10 años con VIH estaba sentada, radiante, frente al doctor en Yale Health Clinic. Ella causó una impresión inolvidable en el Dr. Garth Graham, por ese entonces, un estudiante de medicina; hoy, jefe de la Office of Minority Health (Oficina de Salud para las Minorías — OMH, según sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

Lo que más sorprendió a Graham fue la actitud de la niña hacia su tratamiento. “Era muy conversadora, dijo él. “Tenía bien en claro qué tratamiento tendrían que hacerle, y era una hermosa inspiración para los otros niños. Ella encarnaba la actitud de fortaleza y resistencia que necesitamos para enfrentar lo que esta enfermedad está haciendo a la comunidad afro-estadounidense”.

El 7 de febrero, se repite por octava vez el National Black HIV/AIDS Awareness Day (Día Nacional por la Concientización del VIH/SIDA de la Raza Negra), y es un día que debe preocuparnos. La población negra es el grupo racial más afectado por el VIH: totalizaron el 49 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH en 2005, mientras que representan solo el 13 por ciento de la población de EE.UU.

Graham cree que el silencio y el estigma del VIH en la comunidad afro-estadounidense continúan siendo importantes barreras para la prevención, evaluación y tratamiento. “Todavía estamos tratando de llevar el mensaje a la gente: cuando de VIH se trata, el silencio no vale oro. Al contrario: mata. Estimamos que una de cada cuatro personas infectadas no saben que lo están, porque no se han hecho las evaluaciones del VIH. Tenemos la responsabilidad de hablar sobre el modo en que las personas se pueden proteger del VIH, incluso qué deben hacer cuando se las somete a una prueba y se les diagnostica la enfermedad”.

Las poblaciones más vulnerables son los adolescentes y los jóvenes adultos, dice Graham. “Estoy muy preocupado por la devastadora cantidad de jóvenes afro-estadounidense que son VIH positivos. Debemos asegurarnos que educamos a nuestros jóvenes sobre el impacto del VIH en nuestras comunidades”.

El SIDA es hoy la principal causa de muerte para las mujeres afro-estadounidenses de entre 25 y 34 años. Un estudio hecho en 2005 por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los EE.UU. en cinco ciudades determinó que el 46 por ciento de los hombres negros que tienen sexo con hombres (“men who have sex with men” — MSM, según sus siglas en inglés) eran VIH positivos, el doble de la tasa de los MSM blancos. La mayoría de estos hombres desconocían ser VIH positivos.

Graham recordó lo que una mujer que trabajaba en la prevención de VIH le dijo hace poco: “Hubo un momento en que la gente no sabía qué hacer para prevenir la infección del VIH. Ahora saben qué hacer, pero eligen no hacerlo”.

Graham reconoce el desafío en esta afirmación de la mujer. “No nos podemos ‘permitir’ esta epidemia”, dice. “Al no existir una vacuna o una cura, la prevención y otros mensajes positivos de la sanidad pública — como una estrategia ABC: Abstinencia, ser una Buena pareja (fiel), y usar Condón — son nuestra única esperanza verdadera para detener la propagación de VIH”.

Para dar soporte a dicha iniciativa, OMH trabaja con organizaciones de todo el país, ofreciendo becas y asistencia técnica para desarrollar estrategias locales para la prevención, evaluación y tratamiento del VIH. Por ejemplo, OMH brinda a la Metropolitan Interdenominational Church de Nashville una beca que incluye apoyo para una campaña con una camioneta para la evaluación de VIH. La iglesia trabaja con otros líderes de la fe de la comunidad para identificar lugares donde se reúnen sus fieles: por la noche y los fines de semana. La camioneta lleva el servicio de pruebas de VIH y otros servicios a los miembros de la comunidad que a menudo son pasados por alto por otros programas de pruebas diagnósticas convencionales.

Aunque Graham no sabe qué ocurrió a la pequeña cuando salió de la Yale Health Clinic aquel día, él está seguro de que ella continuará inspirando a otros. Graham cree que todos podemos aprender de su fortaleza. “Lo que necesitamos es el coraje y la honestidad de esa niñita. Ella no tenía miedo de hablar sobre el VIH”, dijo Graham. “Estamos en un momento crítico en la historia de la epidemia de VIH/SIDA en Estados Unidos. Debemos asegurarnos que respondemos al crecimiento en la tasa de nuevas infecciones de VIH enérgicamente y con efectividad, antes de que sea demasiado tarde para detenerla”.

— Para ubicar un lugar para evaluación cercano a su domicilio, visite http://www.hivtest.org o envíe su código postal en un mensaje de texto a KNOWIT (566948).

— Para más información sobre el Día Nacional por la Concientización del VIH/SIDA de la Raza Negra, por favor visite http://www.AIDS.gov.

— Para más información sobre la Oficina de Salud para las Minorías, visite http://www.omhrc.gov o llame al 1-800-444-6472.

NOTA A LOS REDACTORES: Una imagen de alta resolución está disponible en:

http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20070531/DCTHFNS1

Rompiendo el silencio sobre el VIH en comunidades afro-estadounidenses