SBC Communications avisa sobre los principales tipos de fraude y amenazas del...

SBC Communications avisa sobre los principales tipos de fraude y amenazas del 2004

Estas sugerencias le pueden ayudar a los consumidores a protegerse en contra de trampas engañosas e ilegales en el 2005


COMPARTE ESTA NOTA

San Antonio, TX–(HISPANIS PR WIRE)–29 de diciembre de 2004–SBC Communications Inc. (NYSE: SBC) publicó hoy una lista con los casos reportados con mayor frecuencia de fraudes y amenazas del 2004, incluyendo prácticas telefónicas fraudulentas, trampas por Internet y las estafas cada vez más comunes de robos de identidad. La compañía también publicó recomendaciones para que los consumidores se protejan en contra de fraudes engañosos o ilegales en el 2005. Para educar a los consumidores, a continuación se describen los principales fraudes y amenazas de comunicaciones de este año, además de sugerencias importantes para los consumidores sobre cómo prevenirlos.

ROBO DE IDENTIDAD: Según la guía “The Identity Theft Prevention and Recovery Guide” (Guía de prevención y recuperación contra los robos de identidad), ocurren alrededor de 13 robos de identidad por minuto. Asimismo, según un estudio del Identity Theft Resource Center (Centro de recursos contra robos de identidad), las víctimas pueden invertir hasta 600 horas recuperándose de este tipo de crímenes al tener que lidiar con las agencias de crédito, los bancos y las autoridades correspondientes. Los ladrones obtienen ilegalmente información personal confidencial como números de tarjetas de crédito o seguro social, que muchas veces aparecen en estados de cuenta, recibos de servicios públicos o cheques personales que se encuentran en la basura. La información se puede utilizar para abrir cuentas inautorizadas de teléfonos de línea fija o celulares, para hacer compras con tarjetas de crédito existentes o abrir cuentas nuevas, y/o transferir fondos bancarios. Según la Federal Trade Commission (conocida por sus siglas en inglés FTC: Comisión Federal de Comercio), el fraude en servicios telefónicos o públicos ocupó el segundo puesto entre los casos más populares de robo de identidad (21 por ciento) en el 2003, después del fraude de tarjetas de crédito (que representa una tercera parte de las víctimas).

Fraudes de listas de “No llamar” – Aunque se supone que las listas de “No llamar” sirvan para proteger a los consumidores de solicitudes indeseadas, algunas personas las están usando como plataformas para tender sus trampas. Los consumidores reciben una llamada de alguien que dice representar a las listas federales o estatales de “No llamar”, y se les pide que provean información personal importante como sus números de Seguro Social o números de cuentas de banco para inscribirse en el registro. Esta información no es necesaria para registrarse en estas listas y estas solicitudes podrían ser intentos de robo de identidad.

“Spoofing” o “Phishing” – Un tipo de falsificación por Internet, esta artimaña se ejecuta cuando una persona copia el contenido Web de una organización legítima en un URL fraudulento o falsifica un e-mail para que aparente provenir de una persona conocida u organización familiar. Los consumidores creen estar haciendo transacciones con una empresa o persona de confianza, y podrían responder a solicitudes falsas o divulgar información personal confidencial como resultado.

AMENAZAS POR INTERNET: A medida que los estadounidenses continúan usando el Internet y dependiendo cada vez más de sus servicios, los consumidores deberán estar alertos a las siguientes amenazas de la Web, que van desde secuestros de módems y propagación de virus, hasta fraudes en subastas y mucho más.

Secuestros de módem – El tipo de fraude más reciente en la Web podría resultarle muy caro a los consumidores. Cuando los clientes desinstalan sin querer una de las funciones del Internet, empiezan a aparecer los molestos anuncios “pop-ups” y pueden marcar números automáticamente que incurren en cobros o ingresan en otros sitios Web, incluyendo sitios para adultos. Es difícil o imposible deshacerse de los “pop-ups” y puede que muchas veces los consumidores no estén al tanto de los cargos hasta recibir sus recibos telefónicos. Por medio de uno de los tipos de secuestro de módemcomúnmente llamado “marcado internacional de módem”se efectúan llamadas internacionales costosas a través del número telefónico del consumidor.

Gusanos y virus por e-mail – Los piratas cibernéticos, cada vez más voraces que antes, continúan contagiando sus gusanos y virus rápidamente aprovechándose de las vulnerabilidades de seguridad en el software y el e-mail. Algunos de los gusanos más potentes del 2004 incluyen al Bagle, MyDoom y Netsky, infectando algunos sistemas de forma novedosa, contagiando a otros a través del e-mail y proporcionándole a los hackers un método de “puerta trasera” por donde pueden realizar manipulaciones a través de los servidores infectados. Los gusanos de Internet pueden desactivar firewalls y software antivirus, exponiendo potencialmente a la información confidencial almacenada en las computadoras como la información bancaria, los números de tarjetas de crédito, nombres de usuarios, contraseñas y archivos electrónicos.

Subastas en línea – Desde el comienzo de las subastas en línea, el fraude asociado se encuentra entre las principales quejas (sino la queja principal) de la lista que se le presenta a la FTC anualmente. La mayoría de estas quejas son consumidores que reportan que las compras en línea no fueron entregadas o que hubo algún tipo de engaño. “Bid siphoning” también puede ocurrir cuando a los compradores se les pone un señuelo en un sitio legítimo con la promesa de recibir el “mismo” artículo a través de entradas fraudulentas. Uno de los engaños más populares es el fraude de “escrow”, que se lleva a cabo cuando un vendedor solicita el uso de una compañía específica de pago o depósito para artículos de subasta. Los consumidores no saben que el servicio falso de escrow está fraudulentamente asociado con el vendedor para robarle su dinero.

Correo basura y cartas en cadena – Estos e-mails no solicitados no sólo son molestosos, sino que además pueden engañar a los consumidores a que investiguen oportunidades de negocios ilegítimos como pirámides para “trabajar desde casa”, o envíen sumas grandes de dinero a cambio de un pago más grande. Por ejemplo, las víctimas del fraude llamado “Nigerian Fee Advance” (Cuota nigeriana por adelantado), un ejemplo frecuente de este tipo de amenaza, reciben e-mails o faxes no solicitados de un residente de Nigeria, Zimbabwe o Sierra Leone que suplanta a un empleado civil. Esta persona le suplica al remitente que permita la transferencia de dinero de este país a su cuenta de banco. A los consumidores que permiten que el dinero se transfiera se les promete un porcentaje de los fondos que se movilizan, pero tienen que pagarle al remitente cierta cantidad antes de finalizar el trato, supuestamente para cubrir los costos o pagar sobornos.

Los consumidores también podrían recibir una lista de nombres con instrucciones de pagarle cierta suma de dinero a la gente en la lista, poner su propio nombre en la lista o pasárselo a otros para recibir un pago aún más grande. La FTC reporta que este es uno de los fraudes de e-mail más comunes, en uno de sus reportes recientes.

FRAUDES TELEFÓNICOS: Las personas que promueven productos por teléfono legítimamente pueden alertar a los consumidores acerca de los productos, servicios y ahorros que desean o necesitan. Sin embargo, también hay pillos profesionales en el fraude telefónico que están estafando a los estadounidenses todos los días. El National Fraud Information Center (Centro Nacional de Información contra el Fraude) estima que el fraude por telemercadeo le costó un promedio de $1,504 a cada víctima en el 2003. Durante el primer semestre del 2004, ese promedio ya había subido a $2,085 por víctima (de enero a junio). Se les recomienda a los consumidores que estén pendientes de los siguientes fraudes de telemercadeo que fueron reportados en el 2004:

Fraude “72#” – Este fraude involucra la práctica ilegal de dirigir las llamadas que le entran a algún cliente, sin su permiso. Generalmente, el cliente recibe una llamada por cobrar de alguna prisión o un mensaje que invita al cliente a reclamar algún premio. La persona que llama le pide al cliente que ingrese una serie de números que, a su vez, activan la función de dirigirlas llamadas de su número telefónico(72#)lo cual le da a la persona que llama acceso a la línea telefónica del cliente. Al final, al cliente se le cobran las llamadas dirigidas, que incluyen cargos por cobrar o de larga distancia.

Fraude de Código de Área 809 – Este fraude común continúa sorprendiendo a los clientes desprevenidos, y los invita a responder a e-mails, llamadas telefónicas, localizadores (beepers) numéricos o mensajes de correo de voz, indicándoles que deberán llamar a un número telefónico que comienza con el código de área 809 u 823. Estos son códigos de área legítimos en el Caribe que operan como números 900 aquí en los Estados Unidos. Algunos de estos tramposos se aprovechan de que hay gente que cree que éste es un código de área 800 sin cobros o uno de los varios códigos de área nuevos en los Estados Unidos, en vez de una llamada de “pago por marcado”. Generalmente, estos mensajes les piden a las víctimas que devuelvan alguna llamada al código de área “8XX” con relación a algún tema de importancia, como un premio ganado o una emergencia médica de algún familiar. A los consumidores que devuelven las llamadas se les hacen cobros internacionales en sus recibos telefónicos.

Slamming – A las víctimas del slamming se les cambian sus proveedores de servicio telefónico sin su conocimiento o consentimiento. El slamming generalmente es el resultado de prácticas engañosas de ventas de telemercadeo, incluyendo:

— Conseguir firmas para sorteos de premios u otras razones que aparentan ser legítimas, sin clarificar que dicha firma se utilizará para cambiar el servicio telefónico del cliente;

— Enviarle cheques a los clientes sin una explicación adecuada que indique que al depositar el cheque, el proveedor de servicio local y/o de larga distancia quedará cambiado;

— Declarar ser el representante de la compañía telefónica local de algún cliente o decir que proveen servicios de facturación en nombre de esta compañía, para hacer que los consumidores cambien su servicio.

Cramming – Este tipo de fraude sucede cuando se le cobra a los consumidores por servicios que no autorizaron, presentándoselos a la compañía de servicio telefónico local. La FTC reporta que los cargos muchas veces entran en tres categorías: servicios de entretenimiento que ocurren una sola vez, tarifas mensuales recurrentes de membresía, y funciones de telecomunicaciones tales como correo de voz y servicios de localización. Puesto que a las compañías de servicios telefónicos locales de SBC se les exige por ley que facturen en nombre de los proveedores de servicios de larga distancia e información, aunque no estén afiliados, los consumidores deberán revisar sus estados de cuenta cuidadosamente y disputar formalmente cualquier cargo que no hayan autorizado o aprobado.

Reporte de engaños y fraudes

Si los consumidores tienen preguntas sobre algún cargo en su recibo telefónico, deberán contactar a la compañía portadora de donde se originan los cargos, cuyo nombre y número telefónico con cargos gratuitos deberá ir impreso en la misma página de la factura donde aparece el cargo en cuestión. Muchas veces, el problema se puede resolver con una sola llamada telefónica. Si la compañía portadora donde se originó el cargo no está de acuerdo en resolver el problema, los clientes de SBC deberán contactar a un representante de servicio al cliente de SBC usando el número telefónico en su recibo o visitando: http://www.sbc.com/contact_us. Los representantes de SBC trabajarán con el cliente y la compañía portadora para ayudar a remover los cargos fraudulentos del recibo telefónico. Los consumidores que crean haber sido víctimas de slamming deberán contactar a la FCC, llamando a la línea telefónica gratuita: 888-CALL-FCC. Para instrucciones más detalladas para presentar una queja, se puede visitar: http://www.fcc.gov/cgb/complaints.html. La FCC y la mayoría de los estados de la Unión tienen normas que penalizan a la compañía portadora inautorizada y protegen a los clientes que hayan sido víctimas de slamming, siempre que el cliente presente su queja.

Los consumidores que hayan sido víctimas de robo de identidad pueden presentarle sus quejas a la FCC en línea o llamando a su línea gratuita: 1-877-IDTHEFT. Estos consumidores también deberán notificar al menos a una de las agencias principales de reporte de crédito y continuar monitoreando sus reportes de crédito por 6 a 12 meses después del incidente sospechado.

Los consumidores que hayan sido víctimas de fraude por telemercadeo o Internet pueden presentar sus quejas a la National Consumer League (Liga Nacional del Consumidor) o llamando sin costo al 1-800-876-7060.

Visite http://espanol.sbc.compara obtener mayor información sobre cómo proteger a su hogar en contra de engaños y fraudes.

FUENTE: “The Identity Theft Prevention and Recovery Guide” (Guía de prevención y recuperación contra los robos de identidad), por Michael Pastore, Nov. 19, 2004. Disponible en: http://www.insideid.com/idtheft/article.php/3438261

FUENTE: “Top Ten Telemarketing Scams” (Diez fraudes principales en telemercadeo). National Consumers League (Liga Nacional del Consumidor) y National Fraud Information Center (Centro Nacional de Información contra el fraude). Disponible en: http://www.fraud.org/telemarketing/half04telereport.htm.

FUENTE: “Internet Auction Fraud Targeted by Law Enforcers” (Fraude de subastas por Internet combatido por oficiales de la ley). Federal Trade Commission (Comisión Federal de Comercio). Disponible en: http://www.ftc.gov/opa/2003/04/bidderbeware.htm.

FUENTE: “Facts for Consumers” (Datos para el consumidor). Federal Trade Commission (Comisión Federal de Comercio). Disponible en: http://www.ftc.gov/ftc/consumer.htm.

FUENTE: “Identity Theft: The Aftermath 2003” (Robo de identidad: Los resultados del 2003). Identity Theft Resource Center (Centro de recursos contra robos de identidad). Disponible en: http://www.idtheftcenter.org/index.shtml.

SBC Communications Inc. es una compañía Fortune 50 cuyas compañías filiales, operando bajo la marca SBC, proveen una gama completa de servicios de voz, datos, redes, e-business, publicidad y publicaciones de directorios, así como servicios relacionados, a empresas, consumidores y otros proveedores de telecomunicaciones. SBC es propietaria de 60 por ciento de Cingular Wireless, que le sirve a más de 46 millones de clientes inalámbricos. Las compañías SBC proveen líneas de acceso DSL de alta velocidad a Internet a más consumidores en los Estados Unidos que cualquier otro proveedor, y se encuentran entre los proveedores líderes en el país en servicios de Internet. Las compañías SBC ahora también ofrecen servicio de televisión satelital. Se puede obtener información adicional sobre SBC, sus productos y servicios en www.sbc.com.

SBC es una marca comercial registrada de SBC Knowledge Ventures, L.P. SBC Yahoo! DSL es un servicio de información que combina transporte DSL, acceso a Internet y aplicaciones de SBC Internet Services, con contenido, servicios y aplicaciones personalizados de Yahoo! Inc. Los logotipos de Yahoo! son marcas comerciales de Yahoo! Inc. Los logotipos de SBC son marcas comerciales de SBC Knowledge Ventures, L.P. © 2004 SBC Knowledge Ventures, L.P. Todos los derechos reservados.

–30–

CONTACTO:

Mónica Talán

512-495-1767

SBC Communications avisa sobre los principales tipos de fraude y amenazas del 2004