Se acabó el ‘Happy Hour’ para los estados endeudados

Se acabó el ‘Happy Hour’ para los estados endeudados

El Marin Institute presenta un informe sobre la crisis en torno a los ingresos derivados de las ventas de bebidas alcohólicas y los presupuestos estatales


COMPARTE ESTA NOTA

SAN RAFAEL, California, 17 de noviembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El Marin Institute, el organismo controlador del sector de las bebidas alcohólicas, publicó hoy un informe que analiza los éxitos y los fracasos de los estados que presentaron proyectos de ley durante la sesión legislativa del 2009 para aumentar los impuestos sobre las ventas de bebidas alcohólicas.

Veinticinco estados presentaron proyectos de ley en 2009 para aumentar los ingresos derivados de las ventas de licores. De estos, 14 fueron derrotados, debido en gran parte a la presión ejercida por el sector, dejando unos $2,600 millones de dólares sobre la mesa. Por otra parte, debido a que la mayoría de los impuestos sobre las ventas de bebidas alcohólicas no son ajustados por inflación, los tesoros estatales y federales de EE.UU. perdieron, sólo en 2008, unos $5,870 millones en ingresos fiscales reales derivados de la venta de cerveza.

“Los estados están encarando un reto económico de proporciones no vistas desde la Gran Depresión”, dijo Michele Simon, director de investigación y política del Marin Institute. “Sin embargo, al ceder a la presión del sector de las bebidas alcohólicas, los legisladores están renunciando a ingresos valiosos y contribuyendo a ensanchar la brecha entre el costo de los daños relacionados con el alcohol y nuestra capacidad para pagarlo”.

Los ingresos fiscales derivados de las ventas de bebidas alcohólicas han sido una fuente confiable y popular de ingresos para los estados, especialmente cuando los recursos se destinan a programas de tratamiento o prevención, lo cual tiene sentido si se considera que los contribuyentes son los que generalmente pagan la cuenta por los daños relacionados con el consumo de alcohol (por ejemplo, los costos de la policía y atención médica). Sin embargo, debido a la intensa presión ejercida por la industria de licores, los gobiernos estatales y federales siguen mostrándose indecisos a actualizar las tasas impositivas sobre las ventas de bebidas alcohólicas. “La creciente brecha entre la disminución del valor real de los impuestos sobre las ventas de licores, y los precios y los costos de las consecuencias negativas del consumo de alcohol es una bomba de tiempo”, declaró Simon.

Seis estados, entre ellos Illinois, Kentucky, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York y Carolina del Norte, aprobaron proyectos de ley y recaudarán unos $340 millones en nuevos ingresos. Diez estados aún tienen legislación pendiente para recaudar ingresos derivados de las ventas de licores, entre ellos California. En ese estado, el proyecto de ley 1019 presentado por la asamblea podría recaudar $1,440 millones para establecer el Programa de Servicios Relacionado con el Alcohol, que ayudaría a mitigar los aproximadamente $38,400 millones anuales en daños relacionados con el consumo de alcohol en dicho estado.

“El Marin Institute recomienda que los defensores y responsables de normativas examinen las tasas impositivas sobre las ventas de licores en sus estados y consideren la introducción de nueva legislación que impondría “cargos por daños”, y destinaría ingresos a programas y servicios para ayudar a reducir el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y reducir el consumo por parte de menores de edad, además de reducir los distintos tipos de daños relacionados con el alcohol”, agregó Simon. “Los estados deberían indexar las tasas impositivas a la inflación, para que el valor real no disminuya con el tiempo, y hacer permanente los incrementos de impuestos”.

Para descargar el informe completo, titulado “In the Red, Alcohol Revenue and State Budgets in Crisis” (Endeudados: la crisis en torno a los ingresos derivados de las ventas de bebidas alcohólicas y los presupuestos estatales), visite el sitio MarinInstitute.org.

Contacto: Michael Scippa 415-548-0492

Jorge Castillo 213-840-3336

FUENTE Marin Institute

Se acabó el ‘Happy Hour’ para los estados endeudados