¿Se siente como pez fuera del agua cuando cocina mariscos en el...

¿Se siente como pez fuera del agua cuando cocina mariscos en el asador?



COMPARTE ESTA NOTA

–(HISPANIC PR WIRE – CONTEXTO LATINO)–Las hispanas se están encargando en estos tiempos del asador, ofreciendo a sus familias una amplia gama de comidas saludables como pescado, frutas y vegetales a la parrilla.

Según la encuesta Hispanic GrillWatchTM Survey de Weber, el 36 por ciento de los hispanos afirman que las mujeres son las que se encargan principalmente del asador en el hogar (en comparación con el 42 por ciento de los hombres) durante la temporada de parrilladas. Por tanto, aparentemente los deberes en este campo se comparten con bastante equidad. El sondeo también reveló que los mariscos se están convirtiendo en alimento básico del repertorio para asar de los hispanos, con un incremento del 51 al 61 por ciento el año pasado, y la gran mayoría- 83 por ciento- afirma que también cocina frutas y vegetales en la parrilla.

Si ya ha demostrado su pericia de asador con alimentos tradicionales como la hamburguesa y el bistec, ya podría haber llegado el momento de ir en busca de pesca de altura. Impresione a amigos y familiares con suculentos pescados asados a la perfección acaramelada y ahumada. Sólo tiene que seguir estos consejos, cortesía de los expertos de Weber, para hacer sensación en su próximo asado.

Muchos pescados, pero poco tiempo

Con tantos peces que hay en los mares, la labor de seleccionar cuál va a asar podría ser una tarea abrumadora. Comience con pescados carnosos y firmes como pez espada, atún o salmón”, Jamie Purviance, chef y autora del más reciente libro de cocina de Weber Real GrillingTM. “Estos pescados son más fáciles de asar, porque tienden a mantenerse íntegros mucho mejor que las variedades de texturas más delicadas y propensas a desmoronarse como la perca y la trucha”.

La frescura ante todo

Independientemente del tipo de pescado que elija para asar, según Purviance, la clave principal para un gran sabor y textura es la frescura. Recuerde estos detalles:

— La carne debe ser brillante y lustrosa, no opaca, y además, firme y elástica al tacto.

— El pescado debe oler a mar, no a. pescado podrido. Así que use su nariz como guía útil.

— ¡No pierda tiempo y póngalo en el congelador! Si no va a asar el pescado inmediatamente, manténgalo en su envase original y guárdelo en la parte más fría del congelador, pero no más de dos días.

Evite que se le pegue el pescado

Uno de los temores más comunes a la hora de asar un pescado de textura más fina y escamosa como la trucha o la perca, es que la carne podría pegarse a la parrilla cuando se le da vuelta con la espátula. Estos consejos de la Chef Purviance impedirán que eso le ocurra, independientemente de la variedad que esté asando:

— Fuego intenso: Asegure que su asador esté bien caliente, precalentándolo en fuego intenso por 10 minutos antes de colocar el pescado en la parrilla.

— Parrilla limpia: Antes de asar el pescado, limpie la parrilla con un cepillo de cerdas de bronce. Le será más fácil la limpieza después que el asador se haya calentado un poco.

— Una pizca de aceite: Aplique con la brocha una fina capa de aceite en ambos lados del pescado, pero no en la parrilla. Use un poco más de aceite adicional en caso de que vaya a asar un filete más delgado.

— Mucha paciencia: El acaramelado se produce con mayor rapidez cuando el pescado se mantiene en su lugar sobre una parrilla caliente. Es mejor mantener cerrada la cubierta lo más posible, y darle una sola vuelta al pescado.

— El tiempo preciso: Ase el primero de los lados por un poquito más de tiempo que el segundo. El que se pone primero sobre la parrilla deberá ir arriba en el plato. Ese tiempo adicional en el asador contribuirá a que se despegue con mayor facilidad, y le dé al pescado las marcas de la parrilla que constituyen la presentación del pescado.

¿Listo para sacar el pescado?

El pescado estará adecuadamente cocinado cuando se va volviendo opaco. Para probar saque uno del asador. Con el sitio de presentación hacia abajo, haga un pequeño corte en el centro del pescado. Si aún se ve translúcido en esa sección, vuélvalo a asar durante un minuto o dos.

“Sin embargo, el pescado recocido es un crimen”, asegura Purviance. “Sáquelo del asador antes de que comience a desmoronarse. En el caso de mariscos como los camarones o vieiras (que no se desmoronan) corte uno por el centro. Si tiene un color opaco y blanco perlado, y rezuma los jugos internos, está listo para servir.

Para más consejos acerca de cómo asar pescado-como tiempos y temperaturas de cocción-además de una gran cantidad de recetas deliciosas, visite http://www.weber.com.

NOTA A LOS EDITORES: Una imagen de alta resolución estará disponible en la página principal de Hispanic PR Wire en: http://http://www.hispanicprwire.com/home.php?l=es

¿Se siente como pez fuera del agua cuando cocina mariscos en el asador?