¿Son los estudios clínicos para mí?

¿Son los estudios clínicos para mí?

Por el Instituto Nacional del Cáncer


COMPARTE ESTA NOTA

BETHESDA, Maryland, 1 de mayo de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — De acuerdo con encuestas llevadas a cabo entre individuos de todas las razas y etnias, la mayoría de la gente no conoce mucho acerca de los estudios clínicos. Sin embargo, mucha gente de la comunidad hispana teme y desconfía de los médicos, de los hospitales y de la investigación médica. En parte, esta desconfianza puede originarse del legado de las esterilizaciones obligatorias que las mujeres latinas experimentaron antes de la Segunda Guerra Mundial en Puerto Rico.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20110316/MM66939LOGO)

Estas ideas pueden impedirles que se hagan exámenes selectivos para la detección de enfermedades como el cáncer cervical, el cual ellas padecen con una frecuencia más elevada que mujeres de otros grupos raciales o étnicos. Con pruebas regulares de Papanicolaou y exámenes pélvicos, esta enfermedad puede en gran parte prevenirse y curarse.

Y esta desconfianza puede también impedir que los hispanos participen en estudios clínicos. Los estudios clínicos pueden significar un compromiso más profundo con un sistema en el que muchos hispanos no solo desconfían, sino que probablemente no entienden.

Cómo obtener orientación

Los estudios clínicos son estudios de investigación en los que la gente ayuda a los médicos a encontrar formas de mejorar la salud y el tratamiento del cáncer. Las personas se ofrecen como voluntarias para ayudar a probar si los tratamientos nuevos son seguros y efectivos antes de que los médicos los pongan a disposición del público en general. Muchas personas que participan en los estudios clínicos dicen que lo hacen porque quieren contribuir con el esfuerzo de investigación para combatir el cáncer.

La población hispana es el grupo étnico de crecimiento más rápido en los Estados Unidos. Está compuesta por una mezcla de herencias étnicas y raciales procedentes de más de 20 países. Y, a menos que suficientes hispanos participen en los estudios clínicos, es probable que los científicos no puedan determinar si todos los pacientes hispanos con cáncer, presentes y futuros, se beneficiarán de los avances que se están probando.

Existen otros obstáculos además del temor que puede impedir que los miembros de la comunidad hispana participen en los estudios clínicos.

Toda la información, los formularios y las instrucciones pueden ser abrumadores, y esto puede ser particularmente cierto para los miembros de la comunidad hispana que no hablan inglés. Afortunadamente, la mayoría de los sitios en donde se están llevando a cabo los estudios clínicos tienen formularios en español y ayudas educativas disponibles, así como intérpretes.

La comunidad hispana es muy diversa; sin embargo, algunas creencias se infiltran en la cultura. La resignación suele seguir a un diagnóstico de cáncer, impulsada por una creencia en el fatalismo. Las mujeres hispanas pueden sentirse incómodas al recibir atención médica de proveedores varones. Perduran los temores de recibir un placebo o una “píldora de azúcar,” o de ser usadas como “conejillos de indias”.

La falta de seguro médico puede ser un obstáculo importante para que los hispanos piensen si van o no a participar en estos estudios. Sin embargo, algunos costos los pagan los patrocinadores del estudio, y los costos adicionales para el participante de un estudio clínico generalmente no son mayores que el costo de atención rutinaria. Cuando los planes de seguro médico no cubren los costos, es probable que los participantes puedan hacer arreglos con el personal del estudio clínico.

Muchos hospitales y centros oncológicos están trabajando arduamente para lograr cambios que faciliten que los hispanos participen en estudios clínicos. Los orientadores bilingües de participantes y los servicios de interpretación pueden ayudar a estos para que entiendan los formularios de consentimiento y demás materiales. El personal del departamento de facturación o los trabajadores sociales pueden ayudar a quienes deseen participar con la preocupación de los costos. Y, las personas que pueden tener problemas con el transporte, el cuidado de niños y otros problemas familiares, por lo general, pueden encontrar programas comunitarios que pueden ser de ayuda.

El sitio web del NCI tiene información valiosa acerca de los estudios clínicos: cómo funcionan y lo que pueden esperar los participantes. Visite http://www.cancer.gov/espanol y haga clic en Estudios clínicos para encontrar folletos gratuitos. Usted puede solicitar un DVD gratis si busca en Publications Locator del NCI, y luego busca el artículo Q021. También puede ver un video en YouTube, o llamar al 1-800-422-6237 (1-800-CANCER) para aprender más al respecto.

Si usted desea enviar un correo electrónico a un especialista en información del cáncer, use el formulario disponible en http://www.cancer.gov/espanol/instituto/correo-electronico, Cualquiera de estos recursos pueden ayudarle.

FUENTE National Cancer Institute

¿Son los estudios clínicos para mí?