Todo sobre los tratamientos de conducto por el Dr. Javier Ortiz, endodoncista...

Todo sobre los tratamientos de conducto por el Dr. Javier Ortiz, endodoncista en Rodeo Dental & Orthodontics



COMPARTE ESTA NOTA

BROWNSVILLE, Texas, 13 de mayo de 2014 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El tratamiento de conducto es un procedimiento dental especial que se usa en casos graves de caries o infecciones dentales. Son causas comunes de tratamiento de conducto las caries sin tratar, los dientes que ya han recibido múltiples procedimientos, los dientes astillados o quebrados o que hayan tenido un arreglo previo grande, o los traumatismos en la boca.

Foto – http://photos.prnewswire.com/prnh/20140508/86015

Foto – http://photos.prnewswire.com/prnh/20140508/86014

Si bien los tratamientos de conducto tienen mala reputación, en realidad no son más incómodos que un arreglo normal. Para ayudar a que se entienda mejor qué sucede durante este procedimiento, vayamos a lo básico.

Primero nos meteremos en la anatomía del diente y el modo en que el tratamiento de conducto es tan efectivo contra el dolor y el deterioro dental. Luego avanzaremos, paso a paso, hacia el proceso del tratamiento de conducto, que realmente no es nada terrible.

Dentro del diente

Dentro del esmalte duro de su diente hay un nervio rodeado por una zona llamada pulpa. La pulpa es una zona blanda de tejidos conectivos y vasos sanguíneos, y se ubica entre el nervio y la parte blanca del diente (el esmalte). El nervio que está en el centro del diente es lo que nos permite sentir dolor cuando tenemos una caries, un diente roto o cuando hay sensibilidad a alimentos o bebidas.

Cuando es necesario hacer un tratamiento de conducto, el dentista debe ingresar y sacar el nervio y la pulpa que lo rodea. Luego limpia el diente y lo vuelve a cerrar con amalgama, corona u otro método para arreglarlo.

¿Por qué se deben quitar la pulpa y el nervio?

El interior del diente solamente funciona para enviar mensajes de calor, frío o dolor a su cerebro. La pulpa y el nervio no son, en realidad, importantes para la salud y vitalidad del diente. Por lo que cuando se los quita, el diente puede continuar funcionando normalmente otra vez.

El motivo para eliminarlos es evitar la infección y aliviar el dolor. Si el nervio o la pulpa se dañan, pueden comenzar a acumularse bacterias en la pulpa. Esto puede producir infecciones dolorosas o un absceso en el diente.

Por eso, si el nervio es la causa del dolor del diente, también se debe retirar la pulpa para evitar la infección que puede extenderse a otras zonas de la cara y causar dolor, problemas de drenaje en la raíz o pérdida ósea en la mandíbula.

Tratamientos de conducto, paso a paso

El endodoncista es el dentista que se especializa en problemas de la pulpa y del nervio de las piezas dentales. A menudo, son los profesionales que harán el tratamiento de conducto (en especial, los más complejos). Sin embargo, su dentista habitual puede realizar el procedimiento según el caso específico y cuán cómodo se sienta con su diente.

Los tratamientos de conducto no son muy distintos de los arreglos comunes. Esto es lo que ocurre paso por paso.

1er. paso: Radiografía. Su dentista o endodoncista evaluará si hay infección en los huesos y el tamaño y forma del tratamiento de conducto en el diente.

2do. paso: Anestesia y preparación. El endodoncista le anestesiará la boca, pondrá un látex en la boca para mantenerla seca, y aplicará el torno en el diente para crear un acceso. Esto es muy similar al procedimiento de cualquier arreglo dental.

3er. paso: Retiro de la pulpa y del nervio. El endodoncista quitará la pulpa y el nervio del diente, y en el proceso quitará todas las bacterias que pudiera haber tenido el diente. A partir de ahora, el diente no le causará más dolores.

4to. paso: Limpieza. El endodoncista limpiará el diente usando limas de varios tamaños, raspando con suavidad y limpiando las paredes internas de la raíz. El diente luego se enjuaga con agua o hipoclorito de sodio para una limpieza final. El objetivo es asegurarse de que no queden bacterias ni otros restos de tejido para asegurar la limpieza y evitar infecciones.

5to. paso: Cierre. Una vez que está limpio, hay que tapar el diente, pero los tiempos varían. Muchas veces, nuestro ortodoncista aplicará un medicamento en el diente y se deberá esperar aproximadamente una semana antes de tapar el diente definitivamente, dando tiempo para que se limpie toda posible infección. En este caso, se coloca en el diente una amalgama o corona provisoria para mantenerlo limpio hasta que se coloque la amalgama definitiva.

6to. paso: Arreglo de pieza dental. Si la caries o daño fuera muy grande, en lugar de amalgama se pondrá una corona u otro tipo de arreglo. Estas clases de tratamiento ayudarán a restaurar las funciones del diente y evitar que se quiebre. Solamente su endodoncista puede determinar qué pasos adicionales se deben dar para que el diente vuelva a ser operativo.

Si hay una leve molestia luego del tratamiento, puede tomar ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve) para ayudar a aliviar la natural inflamación de los tejidos que puede quedar debido a la infección o al tratamiento en sí. Sin embargo, la mayoría de las personas retomará sus actividades habituales al día siguiente.

¿Miedo? ¡Para nada!

La verdad no tan atemorizadora es que los tratamientos de conducto alivian más que causan dolor, por lo que no debe temer si su dentista le indica uno. Hable con su médico si tiene síntomas como dolor de dientes agudo al morder o hacer presión, prolongada sensibilidad de los dientes, inflamación y dolor en las encías, o pérdida del color en las piezas dentales. Son todos signos de que puede necesitar un tratamiento de conducto.

Pero recuerde también que a veces no hay ningún síntoma. Tenga la rutina de hacer visitas periódicas para limpieza para detectar los problemas antes de que se conviertan en dolorosos y requieran un tratamiento de conducto.

Javier J. Ortiz D.M.D.

El Dr. Ortiz finalizó su residencia como endodoncista en la Facultad de Medicina Dental de Boston University donde también se graduó como Master en Biología Oral. Es graduado de la Escuela de Odontología de la Universidad de Puerto Rico en Puerto Rico. El Dr. Ortiz es miembro de varias organizaciones profesionales incluso la Asociación Americana de Endodoncistas, y la Asociación Dental Americana. También es miembro activo de la Asociación de Exalumnos de Endodoncia de Boston University.

Rodeo Dental & Orthodontics es un consultorio que considera que la satisfacción de los pacientes es su prioridad número uno. Nuestra misión es brindar una experiencia dental integral para todas las edades, en un entorno divertido y tranquilizador. Nuestro equipo brinda un amplio rango de servicios para adultos incluso tratamientos de conducto. El Dr. Ortiz de Rodeo Dental se especializa en tratamientos de conducto y brinda a nuestros pacientes técnicas nuevas y mejoradas ni bien están disponibles. Está decidido a cambiar el modo en que las personas opinan sobre el “tratamiento de conducto”. En verdad, él está cambiando la manera en que las personas se hacen los tratamientos de conducto. Si desea más información sobre tratamientos de conducto o sobre cualquiera de las especialidades de nuestros consultorios, visite nuestro sitio web en http://www.rodeodentaltexas.com para encontrar el consultorio más cercano.

FUENTE Rodeo Dental and Orthodontics

Todo sobre los tratamientos de conducto por el Dr. Javier Ortiz, endodoncista en Rodeo Dental & Orthodontics