Tras 10 días de sacrificio, mujeres de la frontera ponen fin a...

Tras 10 días de sacrificio, mujeres de la frontera ponen fin a huelga de hambre

Su acción desencadena un nuevo diálogo, y atención federal para la frontera EE.UU. - México


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 17 de noviembre de 2010 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente comunicado es emitido hoy por La Mujer Obrera:

Once mujeres de bajos ingresos que viven en la frontera entre México y Estados Unidos, la región más empobrecida del país, lanzaron una huelga de hambre frente a la Casa Blanca el 8 de noviembre de 2010, para suscitar atención sobre las condiciones económicas de la región. El miércoles 17 de noviembre a las 11:00, las mujeres harán la acción final de la huelga de hambre, seguido de una ceremonia de clausura frente a la Casa Blanca, que llevará a la ingestión de los primeros bocados de comida sólida de las mujeres a mediodía, y a una conferencia de prensa.

La frontera entre México y Estados Unidos tiene una larga historia de abandono económico y explotación, más recientemente como resultado de los acuerdos internacionales de comercio, las iniciativas sobre seguridad fronteriza, los sentimientos antiinmigrantes y la guerra a las drogas. Como resultado, la región tiene el ingreso per capita más bajo del país, y un índice de desempleo históricamente 250-300% más alto que el resto de la nación.

Las mujeres de la frontera, que representan tanto la pobreza como la promesa de la región fronteriza, son madres y abuelas de bajos ingresos que condujeron 2,000 millas y ayunaron frente a la Casa Blanca durante 10 días completos.

A raíz de sus esfuerzos, un grupo de funcionarios federales planea visitar la frontera para continuar el diálogo iniciado en los últimos 10 días.

Las mujeres de la frontera, que tienen un riesgo desproporcionado de desempleo y pobreza, se han resistido a asumir el rol de víctimas y están reconstruyendo sus comunidades con un coraje dignificado. Están ejerciendo el derecho a decidir su propio destino y trabajar para el desarrollo significativo de sus comunidades, a fin de mejorar la calidad de vida de sus hijos y nietos.

La seguridad genuina debe incluir el desarrollo y el empoderamiento económico de las mujeres. El gobierno y las instituciones filantrópicas han hecho de tales inversiones un foco central en el nivel internacional, pero han descuidado invertir en esfuerzos similares en las comunidades empobrecidas de los Estados Unidos.

Las mujeres han demostrado que no son invisibles ni desechables, y que tiene un plan para reconstruir sus comunidades. “Han financiado el muro fronterizo, ahora inviertan en las comunidades fronterizas”, dijo Ana Gómez, una de las participantes en la huelga de hambre.

Más información disponible en: lamujerobrera.wordpress.com

FUENTE La Mujer Obrera

Tras 10 días de sacrificio, mujeres de la frontera ponen fin a huelga de hambre