Una Encuesta Nacional de Vivienda Demuestra Que Ciertas ‘Brechas’ Clave Plantean un...

Una Encuesta Nacional de Vivienda Demuestra Que Ciertas ‘Brechas’ Clave Plantean un Desafió a la Expansión de la Compra de Viviendas

La mayoría de las personas considera que la compra de una vivienda propia ofrece lo mejor de ambos mundos: una inversión segura con un gran potencial


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–14 de abril de 2004–La Encuesta Nacional de Vivienda 2003 de Fannie Mae revela que, en los Estados Unidos, la mayoría de las personas considera que ser propietario de una vivienda es una inversión segura y que posee un gran potencial. No obstante deben atenderse cuatro “brechas” críticas a fin de llegar a los sectores marginados y estrechar las diferencias en la compra de vivienda propia de las minorías. La encuesta también indica que un obstáculo importante que los hogares hispanos donde se habla principalmente español deben enfrentar al comprar una vivienda propia es contar con información precisa sobre el proceso de compra de una vivienda.

“La encuesta de este año nos ayudará a alcanzar nuestro Respaldo Para el Sueño de Casa Propia extendiéndolo a las familias marginadas. Esto nos permitirá adquirir un mejor conocimiento de las brechas relativas a la compra de una vivienda propia por parte de las minorías y de las mejores estrategias para cerrarlas”, afirma Franklin D. Raines, Presidente y Director Ejecutivo de Fannie Mae.

El Respaldo Para el Sueño de Casa Propia ampliado de Fannie Mae consiste en un ambicioso esfuerzo para crear seis millones de nuevos propietarios de vivienda (incluidas 1.8 millones de familias de minorías) durante los próximos diez años, ayudar a las familias a mantener sus hogares y ampliar la oferta de viviendas a precios razonables donde más se necesiten.

¿CUÁLES SON LAS “BRECHAS”?

La encuesta demuestra que existen cuatro áreas importantes que deben atenderse a fin de expandir la compra de vivienda propia: una brecha de información, una brecha de asequibilidad, una brecha de crédito y una brecha de confianza general:

1. Brecha de información: La encuesta ilustra una diferencia importante entre el público en general y las comunidades minoritarias en sus niveles de información precisa acerca del proceso de compra de una vivienda. Esta brecha es particularmente pronunciada entre los miembros de la comunidad hispana cuyo idioma principal es el castellano (hispanos de habla española). Sólo el 23 por ciento de las personas de origen africano y el 18 por ciento de los hispanos de habla española aseguran contar con un entendimiento superior al promedio del proceso de compra de una vivienda, comparado con un tercio de las personas en general.

Las respuestas de los encuestados a una serie de preguntas de verdadero o falso referidas al proceso de compra de una vivienda indican una amplia variación en el conocimiento dependiendo del tema, e indican que existen diferencias importantes entre grupos demográficos. Las siguientes son algunas de las respuestas:

— El 65 por ciento de los hispanos cuyo idioma principal es el inglés (hispanos de habla inglesa), el 60 por ciento de las personas de origen africano y sólo el 27 por ciento de los hispanos de habla española saben que una hipoteca no requiere un compromiso de 30 años, comparado con el 74 por ciento de la totalidad de los encuestados.

— El 64 por ciento de los hispanos de habla inglesa, el 57 por ciento de las personas de origen africano y sólo el 22 por ciento de los hispanos de habla española saben que no es necesario tener una calificación de crédito perfecta para calificar para una hipoteca, comparado con el 73 por ciento de la totalidad de los encuestados.

— El 55 por ciento de los hispanos de habla inglesa, el 51 por ciento de las personas de origen africano y sólo el 39 por ciento de los hispanos de habla española saben que no es necesario permanecer en el mismo trabajo durante al menos cinco años para calificar para una hipoteca, comparado con el 65 por ciento de la totalidad de los encuestados.

2. Brecha de asequibilidad: Si bien la falta de información precisa sobre el proceso de compra de una vivienda distingue a los grupos minoritarios del público en general, la encuesta revela que una brecha de asequibilidad divide a los inquilinos, las personas de bajos ingresos y los “buscadores” (aquéllos que comenzaron el proceso de compra de una vivienda, pero que no lo completaron) de los propietarios de vivienda y del público en general. El 35 por ciento de la totalidad de los inquilinos han tratado de convertirse en propietarios pero no tuvieron éxito, y la razón más frecuentemente citada fue la asequibilidad.

Más de la mitad (el 51 por ciento) del total de buscadores afirmaron que la razón por la que no completaron el proceso de compra de una vivienda fue que era más caro de lo que inicialmente pensaron, o que les preocupaba obtener una hipoteca de bajo costo dado su historial de crédito. Los reparos en cuanto a la asequibilidad son generados principalmente por falta de ahorros, ya que los buscadores sólo ahorran la mitad que el promedio para el resto de los estadounidenses (7.6 por ciento de su ingreso mensual, comparado con el 13.7 por ciento para todo el país).

3. Brecha de crédito: En los Estados Unidos, muchas personas continúan preocupadas por el hecho de que sus historiales de crédito les dificultarán asegurarse una hipoteca para la compra de una vivienda. Además, diferentes sectores de la población cuentan con una experiencia significativamente menor y menos información sobre crédito y deuda. Entre el público en general, el 40 por ciento afirma que cuenta con una gran experiencia, el 38 por ciento asegura contar con cierta experiencia, y el 21 por ciento tiene escasa o ninguna experiencia en crédito y deuda. Las personas de origen africano y los hispanos de habla inglesa reportan aproximadamente el mismo nivel de experiencia en crédito y deuda que el público en general, pero sólo el 15 por ciento de los hispanos de habla española declaran contar con una gran experiencia.

Las preocupaciones referidas al crédito son la segunda razón principal (39 por ciento) generalmente mencionada por los inquilinos al explicar por qué no compraron una vivienda; el primer motivo fue el costo. Las preocupaciones referidas al crédito constituyen un problema aún mayor para los hogares minoritarios, puesto que el 49 por ciento de los hispanos de habla inglesa, el 46 por ciento de hispanos de habla española y el 42 por ciento de las personas de origen africano mencionaron las preocupaciones referidas al crédito como la razón principal por la que no compraron una vivienda.

4. Brecha de confianza: La encuesta ilustra una clara brecha de confianza entre las minorías y el público en general respecto a la posibilidad de completar con éxito el proceso de compra de una vivienda. Esta brecha se ve magnificada por preocupaciones sobre factores tales como la discriminación y los futuros aumentos del precio de las viviendas.

Los hispanos de habla inglesa (3.8 en una escala de confianza de 1 a 5) fueron casi tan confiados como el público en general (3.9) y pudieron completar las diferentes etapas del proceso de compra de una vivienda, pero las personas de origen africano (3.6) y los hispanos de habla española (3.4) fueron menos confiados. Las personas de origen africano fueron particularmente menos confiadas en su capacidad de llevar a cabo el proceso de compra de una vivienda sin sufrir discriminación (3.4 comparado con 4.0 para el público en general). En tanto, los hispanos de habla española se mostraron menos confiados en cuanto a la posibilidad de obtener una hipoteca (3.2 comparado con 3.9 para el público en general) y encontrar un profesional de bienes raíces adecuado (3.1 comparado con 3.5).

En general, el 49 por ciento de las personas cree que es más difícil comprar una vivienda ahora que en la época de sus padres, comparado con un 46 por ciento que considera que ahora es más fácil hacerlo. El 62 por ciento de los inquilinos, el 59 por ciento de aquéllos que ganan menos de $35,000 al año y el 53 por ciento de los hispanos de habla inglesa consideran que es más difícil. No obstante, el 56 por ciento de los hispanos de habla inglesa asegura que actualmente es más fácil. Las personas de origen africano están ampliamente divididas, pues el 50 por ciento afirma que es más fácil hoy y el 46 por ciento que es más difícil.

La encuesta indica que las percepciones de aumentos en los precios de la vivienda también pueden tener un efecto en la confianza de los compradores de viviendas. El 64 por ciento de las personas cree que los precios de las viviendas aumentarán en el próximo año, un incremento de 13 puntos porcentuales respecto a la encuesta de 2002 (51 por ciento).

CÓMO SATISFACER LAS NECESIDADES DE LOS HISPANOS DE HABLA ESPAÑOLA, LOS NUEVOS INMIGRANTES

La encuesta revela que los hispanos de habla española enfrentan desafíos de asequibilidad especiales así como de otro tipo, según lo demuestra el hecho de que la mayoría afirma que envían una importante suma de dinero a sus familiares en su país de origen. La cantidad promedio mencionada totalizó $223 por mes, lo que ciertamente constituye una dificultad porque el 70 por ciento de los hispanos de habla española afirman ganar menos de $35,000 al año.

Como informe paralelo a la Encuesta Nacional de Vivienda Fannie Mae 2003, la compañía publicó un nuevo documento de Fannie Mae titulado “De la tierra natal al hogar: Inmigrantes y propietarios de vivienda en las zonas urbanas de los Estados Unidos” de Demetrios Papademetriou y Brian Ray, del Instituto de Política Migratoria. El estudio pone de relieve los desafíos de crear oportunidades de compra de una vivienda propia para las familias de inmigrantes, un elemento vital y creciente del mercado de la vivienda.

El documento revela que un obstáculo importante que los inmigrantes deben enfrentar para hacer realidad la compra de una vivienda propia en los Estados Unidos consiste en la dificultad de conseguir viviendas a un precio razonable en muchas áreas urbanas. El hecho de que muchos inmigrantes tienden a agruparse en las tradicionales “ciudades de ingreso” —muchas de las cuales son mercados de alto costo— sólo agrava este problema. De acuerdo al análisis, el 52 por ciento de los inmigrantes vive en las diez áreas metropolitanas con mayores poblaciones de inmigrantes, y casi el 50 por ciento de los que llegaron en los años noventa aún vivían en las ciudades de ingreso en el año 2000. El informe indica que el asesoramiento intensivo y la educación del comprador orientadas a los hogares de inmigrantes dispuestos a comprar una vivienda podrían resultar muy efectivos para aumentar los porcentajes de compradores de vivienda propia.

UNA BUENA INVERSIÓN

En general, más de cuatro de cada cinco personas (84 por ciento) afirman que una razón importante para poseer una vivienda es que se trata de una buena inversión a largo plazo, una cifra casi idéntica al porcentaje de respuesta (82 por ciento) de la encuesta de 2002. La encuesta de este año revela que la mayoría de las personas (61 por ciento) considera que la compra de una vivienda propia ofrece lo mejor de ambos mundos: es una inversión segura y a la vez tiene un gran potencial. Esta respuesta es algo inferior respecto a la de 2002 (70 por ciento), pero aún bastante importante teniendo en cuenta que sólo el 47 por ciento de los encuestados son optimistas en cuanto a la economía en su conjunto.

De manera similar a años anteriores, el público también adopta una visión muy positiva de la compra de una vivienda con relación a otras opciones de inversión. Sólo el 39 por ciento de los encuestados afirmaron que una Cuenta de Jubilación Individual (IRA) o una cuenta 401k es una inversión segura con un gran potencial, y apenas el 26 por ciento declaró que una cuenta de ahorros o del mercado monetario compartía ambas características. Los fondos mutuos de inversión (20 por ciento) y las acciones (12 por ciento) también obtuvieron bajas calificaciones para estas dos características.

La vasta mayoría (87 por ciento) de los propietarios de viviendas afirmaron que el valor de sus hogares aumentó desde que los compraron, y el 76 por ciento informa que su inversión en vivienda aumentó en valor aún más de lo que anticiparon.

El 57 por ciento de los arrendatarios afirman que es muy probable o algo probable que compren una vivienda en los próximos tres años. Los inquilinos pertenecientes a las minorías son particularmente optimistas respecto a la compra de una vivienda: 63 por ciento de los inquilinos de origen africano, 64 por ciento de los inquilinos hispanos de habla inglesa y 59 por ciento de inquilinos hispanos de habla española afirman que es muy probable o algo probable que adquieran una vivienda en los próximos tres años.

Si desea consultar el informe de la Encuesta Nacional de Vivienda de Fannie Mae, visite el sitio web http://www.fanniemae.com/global/pdf/media/survey/survey2003.pdf.

Para consultar el nuevo estudio de inmigración, visite el sitio web. http://www.fanniemae.com/commentary/index.jhtml?p=Issues+%26+Commentary

La Encuesta Nacional de Vivienda Fannie Mae fue realizada por la empresa de investigación Penn, Schoen & Berland Associates. La muestra representativa nacional incluyó 715 adultos de al menos 18 años de edad. También se confeccionaron tres submuestras adicionales de minorías: 259 adultos de origen africano, 236 adultos hispanos de habla inglesa y 235 adultos hispanos de habla española. Las entrevistas se realizaron entre el 17 de diciembre de 2003 y el 6 de enero de 2004. Las entrevistas a los hispanos de habla inglesa se llevaron a cabo en inglés y las entrevistas a los hispanos de habla española, en español. Los márgenes de error son los siguientes: ± 3.7 por ciento para la muestra nacional, ± 6.2 por ciento para la muestra de norteamericanos de origen africano y ± 6.5 por ciento para las muestras de hispanos.

Fannie Mae es una empresa cuyas acciones se cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York y es la compañía de servicios financieros no bancarios más importante del mundo. Opera conforme a un contrato federal y es la fuente de financiamiento de hipotecas de vivienda más importante de los Estados Unidos. A través de su “Compromiso con el Sueño Dorado”, Fannie Mae se ha comprometido a extender la posibilidad de acceder a una vivienda propia a millones de compradores que desean adquirir su primera vivienda; a ayudar a elevar el porcentaje de compra de una vivienda de minorías a por lo menos 55 por ciento; a lograr que la compra de una vivienda y la vivienda alquilada sean un éxito para millones de familias en riesgo de perder sus viviendas; y a expandir la oferta de viviendas a precios razonables donde más se necesiten. Desde 1968, Fannie Mae ha provisto fondos de financiamiento hipotecario por valor de $5.9 billones para 60 millones de familias. Usted puede obtener más información sobre Fannie Mae en Internet visitando el sitio web http://www.fanniemae.com.

El Respaldo Para el Sueño de Casa Propia es una marca comercial de Fannie Mae. Está prohibido el uso sin autorización de estas marcas.

Uso de estilo: La Junta de Directores de Fannie Mae ha autorizado a la compañía a operar como “Fannie Mae” y las acciones de la compañía se cotizan ahora en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) con el símbolo “FNM”. A fin de facilitar la claridad y evitar confusiones, se solicita a las agencias de noticias que se refieran a la compañía exclusivamente como “Fannie Mae”.

–30–

CONTACTO:

Brian Faith

202-752-6720

O

Betsy Hildebrandt

202-752-7608

o

Cristina Miranda

202-752-5603

Una Encuesta Nacional de Vivienda Demuestra Que Ciertas ‘Brechas’ Clave Plantean un Desafió a la Expansión de la Compra de Viviendas