Una encuesta señala que muchos hispanos saben poco sobre las enfermedades mentales

Una encuesta señala que muchos hispanos saben poco sobre las enfermedades mentales

Los expertos destacan la importancia de conocer las señales de alerta


COMPARTE ESTA NOTA

Arlington, VA–(HISPANIC PR WIRE)–3 de octubre de 2006–Una encuesta reciente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) revela que los hispanos carecen de información y compresión importantes sobre las señales de alerta, las causas y los tratamientos eficaces para las enfermedades mentales, tales como la depresión. Dos de cada cinco personas de origen hispano (42 por ciento) dijeron que sabían poco o casi nada sobre las enfermedades mentales. Sin embargo, al preguntarles si pensaban que saber más sobre las señales de alerta de estas enfermedades sería útil, el 84 por ciento dijo que sí.

“La diferencia en el nivel de conocimiento tiene consecuencias muy graves” declaró el doctor Pedro Ruiz, presidente de la APA. “En un año promedio, aproximadamente una de cada cinco personas en los Estados Unidos padece un trastorno mental que es posible diagnosticar. Es decir, son pocas las familias que no se ven afectadas por una enfermedad mental. Gente de todas las razas y culturas podrían beneficiarse al entender mejor cómo estas enfermedades pueden afectar su vida”, recalcó.

Otro dato que la encuesta destacó es que el 88 por ciento de los hispanos considera que es importante contar con un título médico para diagnosticar y tratar las enfermedades mentales. El doctor Ruiz explica que “al ser médicos, los psiquiatras son los profesionales más adecuados para evaluar el estado físico y mental de la persona. Los médicos cuentan con capacitación única para diagnosticar y tratar lo que afecta a la mente y el cuerpo. Tenemos el compromiso de ayudar a las comunidades hispanas a eliminar los mitos sobre la salud mental”.

El doctor Ruiz señaló que los adelantos en la ciencia médica han resultado en tratamientos innovadores que ayudan a las personas a vivir a pleno y en forma productiva. “La enfermedades mentales son reales y se pueden tratar. Hoy conocemos mejor que nunca el funcionamiento del cerebro y la forma en que afecta la salud en general”, agregó el doctor Ruiz.

“Hay que asegurarse de que los hispanos se beneficien de estos hallazgos. Esto significa aclarar los mitos e informarlos para que obtengan la ayuda necesaria. Realmente podemos ayudar a los hispanos para que tengan una mente sana que les permita disfrutar de una vida sana.”

De hecho, los tratamientos para las enfermedades mentales son eficaces. El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) descubrió recientemente que la tasa de éxito en el tratamiento para la depresión es favorable (entre el 70 y 80 por ciento) en comparación con la del tratamiento para otras enfermedades crónicas como las enfermedades cardíacas (entre el 45 y 50 por ciento). Además, la encuesta indicó que muchas personas no entienden que, en la mayoría de los casos, hay tratamientos exitosos para las enfermedades mentales más comunes.

Según el doctor Ruiz, “las repercusiones de las enfermedades mentales, cuando no son tratadas, son enormes para la vida familiar, el trabajo y la sociedad en general”. Los trastornos mentales representan cuatro de las 10 causas principales de discapacidad en los Estados Unidos y, en el año 2000, la carga económica de tan solo la depresión se calculó en ochenta y tres mil millones de dólares.

Otros hallazgos

— El estigma perdura: el 37 por ciento de los adultos hispanos encuestados dijo que los amigos tal vez no busquen tratamiento por temor a lo que piensan los demás.

— Los grupos que trabajan en el campo de salud mental y los medios de comunicación pueden ayudar mediante imágenes positivas: la mayoría de los hispanos adultos encuestados dijo que las historias favorables en los medios de comunicación sobre las enfermedades mentales (60 por ciento) y la presentación favorable de casos de personas con enfermedades mentales en los programas de televisión y las películas (64 por ciento) influirían “bastante” o “algo” para superar el estigma relacionado con las enfermedades de salud mental.

— Las enfermedades mentales se deben a factores relacionados con la genética y el medio ambiente, acontecimientos traumáticos, y otras enfermedades y lesiones físicas con consecuencias psiquiátricas. Sin embargo, más de un tercio de los hispanos piensa equivocadamente que una causa principal de las enfermedades mentales es la debilidad emocional o personal, y una proporción similar (27 por ciento) piensa que el envejecimiento constituye una de las causas principales.

“Lo más importante es que la gente entienda que las enfermedades mentales son muy tratables”, explica el doctor Ruiz. “Mediante la campaña de la APA, conocida como ‘Mentes sanas. Vidas sanas’, informamos sobre los hallazgos científicos más actualizados relacionados con problemas de salud mental comunes, las señales de alerta, los lugares que ofrecen ayuda y las opciones de tratamiento.”

Para obtener asistencia profesional, las personas pueden acudir al médico de atención primaria o al psiquiatra. Al ser médicos, los psiquiatras se especializan en el funcionamiento del cerebro. Son los únicos profesionales de salud mental que cuentan con capacitación sobre el funcionamiento biológico del cuerpo y la mente.

Acerca de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA):

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría es una sociedad nacional de especialización médica integrada por más de 37.000 médicos que se dedican al diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades mentales que incluyen los trastornos relacionados con el uso de sustancias. Mentes sanas. Vidas sanas. Trabajamos para que su mente vuelva a estar sana y logre llevar una vida sana.

Infórmese más en el sitio de la APA en http://www.HealthyMinds.org.

Acerca de la encuesta:

Esta encuesta nacional, que entrevistó a 1.005 adultos de los Estados Unidos de 18 o más años de edad, fue llevada a cabo por Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) entre el 17 y el 21 de marzo de 2006 y estuvo a cargo de Knowledge Networks. La muestra representativa de la población adulta de los Estados Unidos se estableció sobre la base de una metodología diseñada para tal fin.

Margen de error: Los resultados obtenidos de todas la selección de encuestas se hallan sujetas a errores de muestreo. El error de muestreo es la diferencia entre los resultados tomados de la muestra actual y los resultados que podrían haberse obtenido de haber encuestado a toda la población definida. El error de muestreo en esta encuesta (n = 1.005) es del +/- 3,1 por ciento. Cabe destacar que el margen de error aumenta al comparar subgrupos tales como las categorías por sexo o raza.

Una encuesta señala que muchos hispanos saben poco sobre las enfermedades mentales